La agricultura es más que una actividad económica, refleja el compromiso, amor y dedicación que significa poner en la tierra, cuidar, ver crecer y finalmente cortar y llevar a los hogares las legumbres, granos o frutas que se convertirán en deliciosos alimentos que la familia compartirá y disfrutará.

Afortunadamente las mujeres actualmente tienen acceso igualitario a las oportunidades, caso concreto son los proyectos productivos, que no solo les permite su autoconsumo, también les permite generar sus propios ingresos, lo que les da mayor seguridad y con su natural liderazgo las empodera para el bien de su familia y de su comunidad.

Es necesario saber que la alimentación y el bienestar de la familia son importantes razones para proteger la tierra y los recursos productivos, pero sobre todo para sentirnos orgullosos de la producción y exportación del trabajo de mujeres mexicanas.