Desde 1993, fecha que la Organización de las Nacional Unidad (ONU) escogió para celebrar el Día Mundial de la Libertad de Prensa, se ha insistido de manera infatigable sobre el acceso de la sociedad a los medios de comunicación para participar en el debate público y en la rendición de cuentas de los gobiernos, para asegurar la transparencia de las instituciones y el Estado de derecho.  

Las nuevas formas de comunicación conocidas como Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), son un instrumento muy valioso para que la prensa llegue a más personas, pero también son un acceso a los medios para  que los ciudadanos expresen  sus opiniones.

Esta fecha fue elegida  para coincidir con el aniversario de la Declaración de Windhoek, donde los representantes de los medios de comunicación africanos redactaron en la capital de Namibia un documento donde se plasmaban los principios de la libertad de prensa.