El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) decidió revocar el permiso de liberación al ambiente en etapa comercial de soya genéticamente modificada resistente al glifosato (evento MON-0432-6), una vez que comprobó que se perdió el control de material genéticamente modificado permitido.

A través de muestreos y análisis de laboratorio realizados por los técnicos del SENASICA, se constató que la semilla fue sembrada durante el ciclo Otoño-Invierno 2016, en algunos predios de la zona en donde la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó la suspensión del permiso.

El órgano de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) decidió revocar el permiso, luego de contar con los resultados de las pruebas realizadas en el Centro Nacional de Referencia en Detección de Organismos Genéticamente Modificados (OGM), con la convicción de cumplir puntualmente con los mandatos de ley y el respeto irrestricto a los derechos humanos.

Con base en resultados científicos, obtenidos durante todas las fases de prueba estipuladas en la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM) para la liberación de semillas OGM, el SENASICA expidió el permiso el 5 de junio de 2012, en favor de la empresa Monsanto Comercial, S. de R.L. de C.V.

El permiso se otorgó, como lo mandata la LBOGM, con el dictamen vinculante de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), en lo que se refiere a la protección del medio ambiente y la biodiversidad, así como con la autorización de la Secretaría de Salud para el uso de la soya GM en la alimentación.

Es necesario recordar que desde junio de 2016, el permiso MON-0432-6 se encuentra suspendido para la siembra de la semilla en 19 municipios de Campeche, Quintana Roo y Yucatán, en atención a las resoluciones del Poder Judicial de la Federación y a la recomendación 23/2015 emitida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de 2015 y aceptada por la SAGARPA.

Cabe mencionar que la resolución se toma también en congruencia con el espíritu del Gobierno Federal de mantenerse atento a la voz de las comunidades indígenas del país y resolver las diferencias con base en ciencia y en total apego al Estado de Derecho.