Análisis de Impacto Regulatorio (AIR)

El Análisis de Impacto Regulatorio (AIR) es una herramienta de política pública que tiene por objeto garantizar la calidad de las regulaciones y que los beneficios sean superiores a los costos.

El AIR permite analizar sistemáticamente los impactos potenciales de los instrumentos regulatorios para la toma de decisiones gubernamentales, fomentando que estos sean más transparentes. 

Los primeros esfuerzos por implementar el AIR en el plano internacional se llevaron a cabo en la década de los setenta en Estados Unidos y Dinamarca. Sin embargo, fue a finales de los noventa, tras la recomendación del Consejo para la Mejorar la Calidad de la Regulación, que el AIR se convirtió en un instrumento de uso generalizado en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En México, la implementación del AIR comenzó en la década de los noventa con las reformas promovidas a la Ley Federal sobre Metrología y Normalización de 1997. En el año 2000 se estableció la obligatoriedad de presentar el AIR para todas las dependencias que elaboren anteproyectos de leyes, decretos legislativos y actos de carácter general, cuando generan costos de cumplimiento para los particulares.

Los elementos constitutivos del AIR, de acuerdo con las buenas prácticas internacionales, son los siguientes:

  • Definición del problema y objetivos generales de la regulación.
  • Identificación de las posibles alternativas a la regulación.
  • Impacto de la regulación (costo-beneficio).
  • Cumplimiento y aplicación de la propuesta.
  • Evaluación de la propuesta.
  • Consulta pública.

De acuerdo con las características de los anteproyectos, la CONAMER clasifica al AIR en los siguientes tipos:

AIR de Alto Impacto. Es utilizado cuando el impacto potencial de la regulación es alto en la economía y en la población, en función de los procesos, actividades, etapas del ciclo de negocios, consumidores y sectores económicos afectados por el anteproyecto.  

AIR de Impacto Moderado.  Se utiliza cuando el  impacto potencial de la regulación es medio en la economía y en la población, en función de los procesos, actividades, etapas del ciclo de negocios, consumidores y sectores económicos afectados por el anteproyecto.

AIR de Actualización Periódica. Se presenta cuando el anteproyecto debe modificar disposiciones que por su naturaleza deban actualizarse periódicamente, pero sin imponer obligaciones adicionales a las ya existentes.

AIR de Emergencia. Se presenta cuando el anteproyecto cumple con los criterios para la emisión de regulación de emergencia, los cuales son:

  1. Si tiene una vigencia no mayor a los 6 meses.
  2. Si el objeto es evitar, atenuar o eliminar un daño existente a la salud, bienestar de la población, al medio ambiente y recursos naturales.
  3. Si no se ha solicitado trato de emergencia previamente con un contenido equivalente.

Con el AIR se desarrolla un análisis sistemático de los impactos potenciales de las regulaciones para la toma de decisiones de los gobiernos locales, fomentando que estas impulsen la transparencia y eficiencia en el actuar del gobierno e incidan positivamente en los sectores productivos.