El evento consistió en diálogos de un día y medio entre oficiales de gobierno de cuatro países latinoamericanos (México, Colombia, Perú y Guatemala) con un aproximado de 12 participantes en las mesas y otros 30 observadores de distintas dependencias del gobierno mexicano.