En general, existen tres tipos de formas de medios de pago aceptados:

1. Efectivo. Siempre es recomendable llevar al menos un poco de dinero en efectivo para realizar transacciones pequeñas. Para ello, puede cambiarse el dinero desde antes de salir o llevar alguna moneda de amplio reconocimiento internacional (como dólares estadounidenses o euros) que después puede cambiarse en casas de cambio del país de destino.

  • Es importante cambiar el efectivo en casas de cambio autorizadas; hacerlo en la calle o en el mercado negro hace probable convertirse en víctima de fraude y  acabar con dinero falso. Una buena práctica es comparar los tipos de cambio en varias casas para  encontrar la mejor oferta. También es recomendable preguntar si existe comisión por la transacción –en algunos casos es muy elevada.
  • La ventaja de llevar dinero en efectivo es que una vez cambiado a la moneda local será aceptado en todas partes.
  • La desventaja es que existe la posibilidad de perder el dinero o ser robado. Por ello es recomendable tratar de guardar el dinero en las cajas fuertes de los hoteles. Asimismo, una buena práctica es dividir el efectivo y guardarlo en diferentes lugares de nuestro equipaje y pertenencias para evitar perderlo todo de una vez.

2. Tarjetas bancarias (débito y crédito). Es recomendable llevar alguna tarjeta de débito o crédito cuando se viaja, aún si no se tiene planeado utilizarla. Hacerlo sirve como una suerte de seguro. Las tarjetas bancarias con sellos internacionales (como Visa o MasterCard) son aceptadas en casi todo el mundo, en establecimientos y cajeros automáticos (ATM, por sus siglas en inglés). Es importante tener en mente que la disponibilidad de cajeros y el grado de aceptación varía considerablemente entre países y entre regiones dentro de los países (por lo general, las zonas urbanas son más proclives a este tipo de bancarización).

  • Las tarjetas bancarias son quizá la forma más segura de llevar dinero. En caso de robo o extravío pueden cancelarse en las líneas de atención telefónica o cibernética de los bancos. Además, las tarjetas de crédito suelen otorgar seguros de viaje a sus titulares.
  • El punto débil de usar las tarjetas bancarias en el extranjero es que los bancos en general cobran comisiones altas.
  • No obstante, las instituciones bancarias suelen tener productos especiales para viajeros con mejores tasas y seguros en caso de extravío. Es recomendable acercarse al banco para averiguar las opciones que manejan.
  • En cualquier caso, si se planea utilizar las tarjetas bancarias en el extranjero debe notificarse al banco (ya sea en sucursal o llamando a su línea de atención a clientes) sobre la intención de utilizar las tarjetas bancarias. De otro modo, se corre el riesgo de que el banco rechace el pago o la solicitud de retiro obedeciendo a sus políticas de seguridad.

3. Cheques de viaje. Los cheques de viaje son documentos emitidos por bancos o instituciones financieras que pueden ser cambiados por dinero en efectivo en cualquier país. Estos cheques son emitidos por cantidades fijas.

  • Tienen la ventaja de que en caso de robo o extravío puede solicitarse una reposición. Es importante apuntar los números de serie de los cheques y guardarlos en un lugar seguro (un correo electrónico, por ejemplo) para hacer la reclamación en su caso.
  • Como desventajas se encuentra que se cobran comisiones por cambiar y cobrar los cheques. Además, en ocasiones su aceptación es limitada. 
Si necesitas llevar esta información contigo, te invitamos a descargar el documento.