La Procuraduría General de la República (PGR) incineró en Nuevo León, más de cinco toneladas 552 kilogramos de narcóticos, relacionados con 19 expedientes.

 

La droga destruida comprende: cinco toneladas 544 kilos de marihuana, más de  siete kilogramos de heroína,  casi 14 gramos de metanfetamina, más de nueve gramos de cocaína y 35 unidades (comprimidos) de metanfetamina.

 

La Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), en su Delegación en Nuevo León, realizó la diligencia ministerial, en cumplimiento al Programa de Destrucción de Narcóticos, y a lo dispuesto en el Código Federal de Procedimientos Penales, el cual prevé la incineración de drogas aseguradas y los objetos que son instrumentos del delito.

 

La ceremonia de incineración se llevó a cabo en las instalaciones de la VII Zona Militar, de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), ubicadas en el kilómetro 1+500 de la carretera Laredo, del municipio de Escobedo.

 

Contó con apoyo de elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Peritos y efectivos del Ejército Mexicano, y ante representantes del Órgano Interno de Control de la PGR, quienes supervisaron que el proceso se llevara a cabo en términos de la normatividad de la materia aplicable.




5.jpg
3.jpg
4.jpg
2.jpg
1.jpg