La Delegación de la Procuraduría General de la República en Guerrero incineró un total de 469 kilos, 316 gramos y 589 miligramos de diversos narcóticos; y, en otro acto, destruyó 45 máquinas tragamonedas. 

Los alcaloides carbonizados incluyeron 318 kilos con 257 gramos y 820 marihuana; 141 kilos con 510 gramos y 400 miligramos de opio; 8 kilos con 649 gramos y 800 miligramos de semilla de amapola; y, 580 gramos de semilla de marihuana. 

También, 79 gramos con 592 miligramos de cocaína; 70 gramos con 200 miligramos de dihidrocodeína; 16 gramos con 265 miligramos de metanfetamina; 11 plantas de amapola; seis unidades de psicotrópicos; y, 152 gramos con 512 miligramos de sustancias negativas. 

Esos narcóticos fueron asegurados en acciones coordinadas por los tres órdenes de gobierno, y están relacionadas con expedientes de averiguaciones previas y procesos penales por delitos de contra la salud. 

La quema se realizó en las instalaciones de la 35/ava Zona Militar, localizadas en la comunidad de Xocomanatlán, municipio de Chilpancingo, en presencia del representante del Órgano Interno de Control de la PGR, quien dio fe de la identificación y pesaje de las drogas incineradas. También asistieron elementos del Ejército Mexicano y de las policías Federal Ministerial, Estatal Preventiva y Ministerial del Estado. 

En otro acto, la Delegación de la PGR destruyó, con el empleo de una retroexcavadora, 45 máquinas tragamonedas, aparatos mejor conocidos como "minicasinos"; dicha destrucción se llevó a cabo en las instalaciones de la propia dependencia en Chilpancingo, en presencia del representante del Órgano Interno de Control, quien constató la cantidad e inhabilitación de los minijuegos. 

Estos aparatos se relacionan con averiguaciones previas integradas por delitos violatorios de la Ley Federal de Juegos y Sorteos, radicadas en la Subdelegación de Procedimientos Penales "A".