La Procuraduría General de la República (PGR) a través de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo, por conducto de su Delegación en Baja California, incineró más de una tonelada y media de narcóticos relacionados con diversas averiguaciones previas y causas penales. 

La diligencia ministerial dio cumplimiento al Programa de Destrucción de Narcóticos y a lo dispuesto en el Código Federal de Procedimientos Penales, el cual prevé la incineración de drogas aseguradas y los objetos que son instrumentos del delito. 

La medida se efectuó en las instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), ubicadas en la delegación de San Quintín del municipio de Ensenada, en presencia de autoridades militares y personal del Órgano Interno de Control de la PGR. Éste último verificó que el procedimiento se llevara a cabo en los términos de la normatividad en la materia aplicables. 

Lo incinerado incluyó una tonelada 417 kilos 519 gramos 700 miligramos de marihuana; 203 kilos 44 gramos 700 miligramos de metanfetamina; 46 kilos 320 gramos de cocaína y 38 kilos 877 gramos de heroína.