El Subprocurador García Cervantes dijo que el compromiso es combatir cualquier práctica de corrupción y violación a los Derechos Humanos. 

Para la Procuraduría General de la República, es fundamental fortalecer la capacidad de investigación científica para demostrar culpabilidades e inocencias, con el propósito de disminuir la aplicación de medidas cautelares como el arraigo, afirmó su titular Jesús Murillo Karam. 

Las metas de la Procuraduría General de la República, son que no haya víctimas y se tengan los instrumentos y tecnologías necesarias para procurar justicia, pero sobre todo, usar el talento, la vocación y la pasión para recomponer el tejido social que es pilar fundamental del Estado. 

Al conmemorar la adopción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, Murillo Karam, puntualizó: hacer justicia es la tarea, no sólo consignar, es entender en dónde están las responsabilidades y es, también, tratar de hacer valer la inocencia. Es proteger a las víctimas, esa es nuestra tarea. 

Ante los servidores de la dependencia, el procurador General de la República señaló que la meta es que no haya víctimas, "sé que es un sueño, que sería imposible en cualquier país que no hubiese ninguna víctima, pero esa debe ser nuestra meta". 

No lo vamos a lograr si no nos creen y si no creemos en nosotros mismos, advirtió Murillo Karam, al tiempo que los exhortó a que apliquen todos los días, su talento y vocación para hacer realidad que nuestro país tenga una mejor sociedad. 

Por su parte, el Subprocurador de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad, Ricardo Francisco García Cervantes, dijo que la PGR está comprometida a consolidar en el ámbito de su función ministerial y policial la promoción de los derechos humanos. 

Explicó que uno de los ejes rectores que el Presidente Enrique Peña Nieto estableció en su toma de posesión, es que se trabajará por un Gobierno eficaz que tenga un propósito fundamental: "hacer realidad los derechos humanos que reconoce nuestra Constitución". 

La PGR, señaló tiene la ineludible misión de contribuir a garantizar el Estado democrático de derecho y preservar el cumplimiento irrestricto de una procuración de justicia federal eficaz y eficiente, apegada a los principios de legalidad, certeza jurídica y respeto a los derechos fundamentales. 

También recordó, que la afrenta a la dignidad humana perpetrada durante la guerra y la necesidad de prevenir horrores semejantes en el futuro, es lo que llevó a situar de nuevo al ser humano en el centro del debate y a codificar sus derechos y libertades fundamentales en el plano internacional. 

La PGR, no puede ser una persecutora de criminales, se ha avanzado mucho en privilegiar los derechos humanos y entre los retos pendientes que el Estado reconoce, señaló el Subprocurador García Cervantes, está el de continuar con la promoción de la cultura de la legalidad, a través de la capacitación, creación y aplicación de protocolos en materia policial.