El papel de la Procuraduría General de la República es corregir conductas inadecuadas, afirmó el titular de la dependencia Jesús Murillo Karam, quien acompañado del gobernador de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez, inauguraron el edificio sede de la Institución, en la capital de ese estado.

Ante autoridades del gobierno del estado, del Ejército, Armada, Policía Federal, así como la Oficial Mayor de la PGR, Judith Aracely Gómez Molano, el Procurador convocó a los servidores públicos de la Institución a seguir desempeñando sus labores con la certeza de que su esfuerzo permitirá mejorar las condiciones.

En el ánimo de construir un México distinto, dijo, hoy se pone en funcionamiento una nueva instalación para trabajar en coordinación, sin distingo de ningún tipo en la búsqueda de conductas adecuadas para sancionar aquellas que afectan a los mexicanos.

Como representantes de la sociedad, debemos evitar las desviaciones que conducen a lo indebido, y estas instalaciones son el símbolo del camino correcto, de lo que debe de ser la verdadera construcción del México del mañana.

Previamente el Delegado de la PGR en Tabasco, Francisco Javier Molares Pulido señaló que no se escatimará recurso alguno para atender las denuncias presentadas por los ciudadanos.

El nuevo edificio sede está construido en una superficie de 10 mil metros cuadrados donados por el gobierno de Tabasco, donde entrarán en funcionamiento las áreas de ministerios públicos adscritos a Juzgados de Distrito y Tribunales, como procedimientos penales y de la Agencia de Investigación Criminal, entre ellos servicios periciales y Policía Federal Ministerial, entre otras.

El Gobernador Núñez Jiménez dijo que la construcción de este nuevo edificio refleja la coordinación de quienes se encargan de procurar justicia y brindar seguridad a la ciudadanía, y este evento ocurre en los momentos en que estamos redoblando esfuerzos y en la víspera también, de la implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal.