Señoras y señores senadores, buenas tardes. Me da mucho gusto encontrarme con mis amigas y amigos senadores, con quienes durante más de dos años trabajamos en la construcción de acuerdos en beneficio de las y los mexicanos, comparezco ante esta Comisión con motivo del nombramiento con el que me honra el presidente de la república Enrique Peña Nieto para el cumplimiento de las atribuciones establecidas por el Artículo 102, apartado A, de nuestra constitución. 

Para el Estado mexicano uno de sus temas capitales es la vigencia, el respeto y la protección efectiva de los derechos fundamentales. La Procuraduría General de la República es la primera institución garante de los derechos humanos, cuando una persona acude ante el Ministerio Público en su calidad de representante social lo hace con la finalidad de que se haga justicia ante una violación de sus derechos, ello implica que se le escuche, se le represente y se le proteja. 

De contar con la ratificación de esta honorable soberanía, haré valer en todo momento una Procuraduría General de la República firme, pero respetuosa y garante de los derechos, el primordial de ellos el de acceso a la justicia como una pieza fundamental de la defensa de los derechos humanos. Será prioritario atender con apego estricto a la ley y los requerimientos emitidos por la Comisión Nacional de Derechos Humanos y de los organismos nacionales e internacionales en la materia. 

La relación con la sociedad es indispensable, por ello estableceremos un diálogo abierto, mediante mecanismos de interlocución permanente, con organizaciones de la sociedad civil y se intensificarán los programas de capacitación que fortalezcan la cultura institucional de los derechos humanos y el cumplimiento puntual de la ley. Tengo la convicción de que la confianza de los ciudadanos se logra acercando las instituciones a las personas y cumpliendo con las exigencias legales de los servidores públicos. 

La función constitucional de la institución es la procuración de justicia, en su cumplimiento se fortalecerán políticas para hacer más eficaz la investigación y persecución de los delitos federales, el objetivo es hacer más eficiente la procuración de justicia y combatir con rigor la impunidad. Por tal motivo, coordinaremos a las diferentes unidades de la Procuraduría para el ejercicio de su función sustantiva y la atención a los principios constitucionales de procuración de justicia e impulsaremos el rediseño institucional que permita el cumplimiento de nuestra obligación de acuerdo a la ley. 

Una procuración de justicia que todos deseamos ejemplar requiere de agentes del Ministerio Público, de policías de investigación y personal pericial de excelencia, a través de la permanente actualización de conocimientos jurídicos y el perfeccionamiento de las técnicas de investigación. En esta línea de acción trabajaremos con protocolos de investigación, en específico los relativos a desaparición forzada, tortura y ejecución extrajudicial, los cuales daremos a conocer oportunamente. 

Consolidaremos a la Agencia de Investigación Criminal, privilegiando las áreas de inteligencia, servicios periciales, vinculación nacional e internacional. La prioridad del Gobierno de la República y de mi gestión es con el Estado de derecho. 

Fortaleceremos las políticas de coordinación con las entidades federativas para el combate a los delitos vinculados con la delincuencia organizada, adicionalmente, en el marco de las acciones anunciadas por el Presidente de la República, la Procuraduría desarrollará e implementará políticas públicas que contribuyan a generar un entorno favorable a la justicia cotidiana. 

Por otra parte, se fortalecerán los mecanismos de política criminal, así como instrumentos de estadística aplicada, criminológicos y de procesamiento de información para generar inteligencia en la investigación y persecución de los delitos. 

La Reforma Político-Electoral trajo consigo un nuevo marco legal en materia penal electoral, así como el combate a la corrupción, la Procuraduría, a través de la Fepade, garantizará condiciones que abonen a la legalidad y a la certeza de las elecciones de este año. 

Por su parte, la Fiscalía Anticorrupción será parte fundamental para el ejercicio honesto e íntegro de la Función Pública. 

La transformación jurídica más importante del Derecho Penal Contemporáneo es la entrada en vigor, en todo el territorio nacional, del nuevo Sistema de Justicia Penal, la Procuraduría ha venido trabajando en ello, se intensificarán las acciones tendentes a su operación plena, en coordinación con el Poder Judicial de la Federación y el órgano implementador federal, con políticas que contribuyan al cumplimiento de sus objetivos. 

En el ámbito de sus atribuciones, la Procuraduría continuará coadyuvando con el Poder Legislativo Federal en el análisis y la opinión técnica de los proyectos de leyes, como los referentes a ejecución de penas, justicia para adolescentes y delincuencia organizada, entre otras, que forman parte de la creación y armonización legislativa para la vigencia del nuevo Sistema de Justicia. 

Reconozco la exigencia ciudadana por transparentar el trabajo realizado en la procuración de justicia, estoy convencida de la importancia de la transparencia y de la rendición de cuentas, por lo que reestructuraré el modelo institucional de ejecución del marco normativo de la materia. En este contexto, la Procuraduría General de la República asumirá, en cumplimiento de los compromisos específicos, del plan de acción de la política de gobierno abierto a nivel federal. 

Adicionalmente instrumentaré reglas específicas para la implementación de políticas archivísticas que garanticen la generación, disponibilidad y destino final de la información. Se hará de la transparencia y de la rendición de cuentas una política institucional, siempre garantizando, con base en la legislación correspondiente, el derecho a la privacidad mediante la protección de los datos personales. 

Senadoras y senadores, soy una servidora pública con más de 30 años de trayectoria profesional en el Poder Judicial de la Federación, en la Procuraduría General de la República y en el Senado mexicano, puedo decirles que jamás he recibido ningún señalamiento profesional, ni personal, que permitiera dudar de mi honestidad y de mi capacidad. No puedo dejar de mencionar el imaginario conflicto de intereses que se me atribuye por el empleo de mi hermano Leopoldo. 

En este sentido, y perdón por las alusiones familiares, pero no he sido yo quien las ha puesto en la discusión pública, quiero decir que mi hermano ha trabajado en diferentes lugares, algunos en el sector público, y siempre lo ha hecho con la misma autonomía que yo, nuestras trayectorias no tienen vinculación alguna, los únicos intereses reales que quiero defender en la Procuraduría General de la República son los de la sociedad mexicana, a la cual he servido con probada honestidad. 

Integrantes de la comisión de justicia, ofrezco un trabajo basado en los cuatros ejes que he desarrollado, transparencia, procuración de justicia eficaz, implementación del Nuevo Sistema de Justicia Penal y especialmente en el respeto y la defensa de los derechos humanos, en este acto hago entrega a la Secretaria Técnica, para su distribución, de un documento que contiene los ejes de acciones prioritarias con independencia de hacer llegar próximamente un plan de trabajo, la vigencia de los principios constitucionales éticos de la procuración de justicia, el combate a la corrupción la transparencia y la apertura gubernamental son el reto y mi compromiso. 

El objetivo es contar con una institución confiable, cercana a la gente, eficaz en sus investigaciones y transparente, con ello fortalecemos la dimensión de la representación social del Ministerio Público de la Federación, el desafío al cual nos enfrentamos, es refrendar la confianza ciudadana en la Procuraduría General de la República, todos aspiramos una institución ejemplar. 

Hoy acudo al Senado de la república para reiterar mi compromiso con la justicia en México, si ustedes así lo determina pondré todas mis capacidades en el cumplimiento de tan alta y honrosa responsabilidad. 

Muchas gracias.