La Procuraduría General de la República (PGR) incineró más de 95 kilos de narcóticos y destruyó nueve máquinas tragamonedas, relacionados con diversas averiguaciones previas, en el estado de Baja California Sur.

 

Lo incinerado incluyó 94 kilos 35 gramos 450 miligramos de marihuana, un kilo 116 gramos 980 miligramos de metanfetamina, 191 gramos 290 miligramos de cocaína, 170 miligramos de clonazepam en polvo, cinco unidades de clonazepam, 16 unidades de metilenodioxianfetamina y 463 prendas de vestir.

 

La Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), en su Delegación en Baja California Sur, dio cumplimiento al Programa de Destrucción de Narcóticos y a lo dispuesto en el Código Federal de Procedimientos Penales, el cual prevé la incineración de drogas aseguradas y los objetos que son instrumentos del delito.

 

La incineración se efectuó en el campo de tiro Laguna Seca, de la Tercera Zona Militar, en presencia de elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y personal del Órgano de Control Interno de la PGR, quien verificó que el procedimiento se llevara a cabo en los términos de la normatividad en la materia.

 

Asimismo, en el relleno sanitario municipal, se realizó la destrucción de nueve máquinas tragamonedas, aseguradas en diversos operativos realizados en la entidad.

 

La destrucción responde a lo establecido en el Programa de Combate a los Delitos previstos en la Ley General de Juegos y Sorteos, contemplado en el Artículo 12, fracción II, de dicha legislación.