• Se logró afectar sustancialmente la estructura criminal, con la detención de nueve de sus integrantes, entre ellos, el segundo nivel de mando y el jefe de plaza en Tampico.

 

Derivado de una exhaustiva investigación, la Procuraduría General de la República (PGR), a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), desarticuló un grupo criminal considerado brazo armado de una organización delictiva que opera en el estado de Tamaulipas.

 

Como resultado de esta investigación integral, la Unidad Especializada en investigación de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas, en coordinación con la División de Investigaciones de la Policía Federal, identificó que dicho grupo criminal se dedicaba a la comisión de diversos delitos, principalmente, tráfico de droga, armas, robo de hidrocarburos, secuestro y cobro de piso, en los municipios de Tampico, Ciudad Madero y Altamira, en el estado de Tamaulipas, así como el tráfico de drogas hacia los Estados Unidos de América.

 

Con las acciones ministeriales que se han llevado a cabo, se logró afectar sustancialmente la estructura criminal, con la detención de nueve de sus integrantes, entre ellos, el segundo nivel de mando dentro de la mencionada organización delictiva y el jefe de plaza y de sicarios en Tampico, Tamaulipas.

 

En las inmediaciones de esa ciudad, se llevaron a cabo dos operativos en los que se aseguró:

  • Dos camionetas doble cabina con blindaje artesanal
  • 2 armas de fuego tipo Barret calibre 50.
  • 6 fusiles AR-15.
  • 1 fusil calibre 308.
  • 4 fusiles AK-47.
  • 1 arma corta calibre .38 súper
  • 1,500 cartuchos útiles de diferentes calibres.
  • Diversos cargadores.
  • 1 arma larga
  • 3 cargadores para cuerno de chivo
  • 24 Cartuchos útiles calibre7.62 mm
  • 200 doscientos gramos de heroína
  • 50 kg de Marihuana
  • 1 camioneta Mod. 2013
  • Equipo de comunicación satelital

 

Con estas acciones, el Gobierno de la República, a través de dependencias que integran el Gabinete de Seguridad, reiteran su compromiso de combatir la delincuencia organizada con todos los recursos que le provee la Ley, para garantizar un México en paz, en estricto apego a los derechos humanos y el debido proceso.