En el marco de la adopción continua de medidas para recuperar bienes culturales protegidos, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) entregó al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) un lote de más de 110 piezas arqueológicas y un fósil de reptil tras repatriaciones desde seis países.


El conjunto de bienes fue repatriado como resultado de la actuación coordinada entre la Secretaría de Relaciones Exteriores, la Procuraduría General de la República y el Instituto Nacional de Antropología e Historia, la cual concluyó con distintas entregas por parte de autoridades extranjeras, así como de restituciones voluntarias por parte de personas en diversos países.


En los procesos respectivos de repatriación intervinieron puntualmente las Embajadas de México en Bélgica, Canadá, El Salvador, España e Italia, así como los Consulados mexicanos en las ciudades estadounidenses de Albuquerque, Dallas, El Paso, Raleigh y San José.


Los bienes en cuestión serán individualmente analizados y registrados por especialistas del INAH con el objetivo de determinar qué culturas prehispánicas los elaboraron y obtener datos sobre reptiles que vivieron hace más de 65 millones de años.


Dentro del conjunto de bienes destacan un yugo de la cultura olmeca, elaborado en granito de un intenso tono oscuro y veteado, que presenta motivos decorativos finamente detallados de cabeza de serpiente en ambos extremos; se cree que formó parte una ofrenda funeraria de un caballero noble. La pieza representa la forma de un aditamento utilizando en el ritual del juego de pelota.


También un fósil de mesosaurio (reptil acuático) casi completo en roca sedimentaria de tono rojizo pálido, cuya antigüedad se calcula entre 270 y 300 millones de años.


Dado el gran valor que el pueblo de México confiere a su patrimonio cultural, es política firme del Gobierno de la República adoptar oportunamente todas las medidas a su alcance para protegerlo.