La Procuraduría General de la República (PGR) integra cinco averiguaciones previas, por aseguramientos, que suman un total de dos toneladas 198 kilos 920 gramos de marihuana, llevados a cabo en municipios fronterizos de Tamaulipas.​

El primer aseguramiento de una tonelada 406 kilos del enervante, se dio cuando elementos del Ejército Mexicano realizaban reconocimientos terrestres sobre la carretera a Piedras Negras, entronque al Puente número III, al poniente de la colonia Voluntad y Trabajo, de Nuevo Laredo, Tamaulipas.​

Ahí detectaron e inspeccionaron una caja Termo-King, abandonada a un costado de la carretera sin su respectivo tracto camión y en la que localizaron 136 paquetes con marihuana, ocultos en un doble fondo artesanal ubicado al fondo de la misma.

En otra acción llevada a cabo en el ejido Guadalupe, municipio de Matamoros, Tamaulipas, el Agente del Ministerio Público de la Federación inició una averiguación previa, luego de la puesta a disposición de 56 paquetes con marihuana con un peso de 553 kilos 820 gramos.

El vegetal fue asegurado por personal de Fuerza Tamaulipas-Policía Estatal, luego de que dos individuos lograron huir abandonando la droga en una camioneta Chevrolet, línea Silverado, con placas de Tamaulipas.

El tercer aseguramiento se dio en la ribera del Río Bravo, del poblado Rancherías, cuando elementos del Ejército localizaron una camioneta Suburban, con placas de Texas, abandonada en una brecha. De su interior extrajeron un total de 24 paquetes con un peso de 91 kilos 700 gramos de marihuana.

Posteriormente, se llevó a cabo el aseguramiento de 17 paquetes que pesaron 130 kilos de marihuana, en las inmediaciones del poblado Guardado de Arriba, municipio de Miguel Alemán. La droga fue asegurada por elementos del Ejército Mexicano y estaba oculta entre la maleza.

La quinta puesta a disposición la hizo también personal militar, quien aseguró tres paquetes con marihuana, con un peso de 17 kilos 400 gramos.

Previo a este último aseguramiento, los militares observaron a cuatro hombres quienes al verse descubiertos se lanzaron al río Bravo y cruzaron a territorio estadounidense, dejando abandonada también una camioneta Ford, línea Pick Up y una lancha con motor fuera de borda.

Todo el vegetal de cultivo ilícito fue puesto a disposición de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), en su Delegación en Tamaulipas, quien continua las investigaciones por delitos Contra la Salud, contra quien o quienes resulten responsables.