• Los plagios fueron perpetrados durante los últimos meses en los municipios de Atenco, Coacalco y Ecatepec
  • Se acreditaron hasta el momento cinco plagios, la mayoría de sus víctimas han sido mujeres y a una de ellas la asesinaron, de acuerdo con la indagatoria que integra el AMPF

En el marco de la Estrategia Nacional contra el Secuestro, la Procuraduría General de la República consignó a seis miembros de un grupo criminal, entre ellos dos mujeres, como probables responsables en la comisión de los delitos de delincuencia organizada, secuestro, contra la salud y violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos; a los imputados se les vincula con por lo menos cinco plagios perpetrados en los últimos meses.

Así lo informó la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), al señalar que todos fueron puestos a disposición de un Juez de Distrito en Naucalpan, Estado de México; los cuatro probables responsables  quedaron internados en el CEFERESO No. 14, en Gómez Palacio, Durango, en tanto que las mujeres fueron remitidas para su reclusión al Centro Federal Femenil (CEFEFE Noroeste), en Tepic, Nayarit.

De acuerdo con la averiguación previa que integra el agente del Ministerio Público de la Federación, elementos de la Policía Federal, dependiente de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) lograron la detención de este grupo delictivo que, de junio a octubre de este año cometieron cinco secuestros en los municipios de Atenco, Coacalco y Ecatepec, en el Estado de México.

La representación social indicó que con las pesquisas se ha acreditado hasta ahora que fueron ocho las  víctimas de este grupo criminal, entre ellas, dos menores y cinco mujeres; una de ellas fue asesinada no obstante haber cobrado una cantidad de dinero que exigieron como rescate. El cuerpo de la mujer se localizó en Ecatepec, Estado de México con base en la indagatoria. 

Se informó que los probables responsables empleaban el mismo modus operandi. Sorprendían a sus víctimas cuando estas se encontraban a bordo de sus vehículos y luego de someterlas las conducían a diferentes casas de seguridad donde las mantenían cautivas mientras exigían a los familiares distintas cantidades de dinero como rescate. Las investigaciones, encabezadas por el Ministerio Público de la Federación continúan.