La Procuraduría General de la República, a través de su Delegación Estatal, refuerza mecanismos para combatir delitos ambientales y de pesca ilegal en el estado, principalmente de la especie marina Isostichopus badionotus, conocida como "pepino de mar", que se produce en los litorales de la Península Yucateca. 

Con este propósito, la Delegación Estatal de la PGR inició trabajos coordinadamente con los tres órdenes de gobierno y con autoridades del sector naval y militar; también con personal de la Dirección General de Inspección y Vigilancia de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA) y del Centro Regional de Investigación Pesquera del Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA). 

Esta labor tiene como objetivo obtener herramientas y encontrar soluciones para prevenir los delitos ambientales, específicamente la pesca ilegal de especies en veda y/o en peligro de extinción. 

En días pasados, agentes del Ministerio Público Federal, de la Policía Federal Ministerial y Peritos de la Delegación Estatal, recibieron capacitación por parte de especialistas de Conapesca e Inapesca, a fin de implementar mecanismos para erradicar la depredación de las especies marinas, así como establecer criterios para la obtención pruebas y ejercer acción penal contra las personas que dañen al ecosistema. 

En esas reuniones de trabajo, realizadas en la sede de la PGR en el estado, se destacó la importancia de intercambiar conocimientos entre personal de la PGR y las autoridades de tres órdenes de gobierno para lograr acuerdos que eviten la depredación de la especie marina mencionada durante su periodo de veda, que comprende del 1 de abril del 2012 al próximo 14 de febrero en la Península de Yucatán. 

Para cuidar la reproducción de esta especie marina, se propuso impulsar un Programa de Ordenamiento Pesquero.