Primero que nada señor Gobernador déjeme agradecerle la hospitalidad del Estado de Querétaro, además de tradicional, aumenta con su generosidad y amabilidad.

Agradecerle señor Procurador del Estado de Querétaro y a los señores Procuradores que asisten a esta reunión regional en la que nos sentamos no a competir, ni a discutir, sino a compartir, unificar esfuerzos, definir estrategias, medir los resultados, corregir errores y poder determinar con ello algo que ha sido crucial en la primera etapa del combate a una delincuencia que agobia al país.

La coordinación fue el paso primario y necesario para poder empezar con eficiencia, a lograr un propósito real de buscar la paz, pero la coordinación es sólo eso, el primer paso, fundamental, de la mayor importancia, pero el primer paso.

Hemos tenido que cambiar prácticamente todo, la relación entre los cuerpos de seguridad, locales y federales, la relación entre los cuerpos de seguridad y los cuerpos de los equipos de la procuración de justicia, y hacerlo ha sido un esfuerzo de todos, en el que todos hemos puesto de nuestra parte.

La coordinación que nos ha permitido entender específicamente en dónde y de qué se trata el problema en cada una de las entidades, y a veces, de qué se trata en cada una de las regiones de las propias entidades, para poderlo combatir con profesionalismo, con eficacia, con certeza.

Cuando vemos los porcentajes y las cifras de las disminuciones y de los avances, o el número del desmembramiento de bandas, podemos decir que vamos por un camino que va hacia su destino con buen ritmo y con buena dirección, pero que no termina, que no puede quedarse sólo en eso.

Y hoy, esta conferencia de procuradores se hace, en lo que pretendemos sea la cuna de una nueva forma de enfrentar la delincuencia y de una nueva forma de hacer justicia y de una nueva forma de garantizar los derechos de todos los mexicanos.

Las grandes transformaciones son realmente notorias, hemos modificado instituciones, instituciones físicas, instituciones en sus componentes y en sus contenidos y hemos modificado prácticamente la mayoría de todas nuestras leyes que tienen que ver con la seguridad y la justicia, tenemos códigos nuevos, reglas nuevas.

Déjenme decirles que con orgullo, hoy México es uno de los países más avanzados en su legislación de protección de derechos humanos, que tenemos leyes que incluso empiezan a hacer ejemplo para otras entidades, que hemos logrado modificar aquellas reglas para la aplicación de la justicia, que durante un buen tiempo mantuvieron a un país que estaba en paz, pero que hoy, ante un país mucho más grande, mucho más complejo, mucho más sofisticado, se quedaban cortas.

Es la modificación de todo esto, la que hará posible un futuro mucho más propio, adecuado, pacífico, tranquilo, pero no nos podemos quedar sólo en eso, porque lo que fundamentalmente requerimos, lo que verdaderamente nos dará la pauta de que estamos logrando el propósito final, es cuando logremos construir una mentalidad distinta.

Una mentalidad distinta en cuanto a los ciudadanos, pero fundamentalmente una mentalidad distinta ante los funcionarios que tienen que ver con esta área, mentalidades en las que esté implícito el espíritu, la vocación, el deseo de ser útil.

Los jóvenes que están sentados en la parte de atrás, son los primeros alumnos de esta institución que todavía no está terminado, pero que ya estamos usando en las partes útiles y que llegaron aquí ya profesionistas, que vienen ya de escuelas superiores y que tienen un ánimo distinto, vienen aquí porque quieren compartir su deseo de vivir en un país mejor y vienen a preparase para poder poner su parte, para poder aportar.

Yo espero que estos jóvenes sean el principio de muchos más, que desde adentro o desde afuera podamos ir modificando nuestra cultura de civilidad, que podamos ir modificando nuestras actitudes y nuestras conductas, de manera tal que podamos lograr a fin de cuentas, el México en paz en el que todos queremos vivir.

Este lugar será además un símbolo, aquí se prepararon los planes, se hacían las estrategias de la delincuencia para perturbar la paz del país, aquí en este mismo lugar hoy haremos los planes y las estrategias y la preparación de los cuerpos para poder combatir a quienes desde aquí la hacían, y desde aquí será combatidos.

Tenemos mucha fe, en que el profesionalismo que empezamos a imbuir, que cuando inauguremos este espacio en toda su plenitud y todos los espacios de capacitación que se dan en los cuerpos policiacos que el Presidente de la República instrumenta con toda claridad en todas las áreas podamos realmente ya no hablar de cifras, sino hablar de paz.

Lograr lo que tiene que ser principio y fin, la única fórmula real para poder establecer una paz fundada, un crecimiento que nos dé la certeza de que cada mexicano tiene una oportunidad, un crecimiento que nos permita saber a plenitud que en este país se puede vivir bien, se puede vivir en paz y se puede tener armonía.

No es sólo trabajo de la autoridad, estamos obligados todos, ciudadanos somos todos y ciudadanos obligados todos.

Yo quiero festinar la apertura de esta conferencia regional sobre esa base, sobre la base de una esperanza cierta fincada en bases reales, en las bases que ha fincado el Presidente de la Republica, que ha fincado nuestro Congreso, en las que la política de estado, en donde no vemos partidos, ni vemos diferencias de raza, de clase o de religión. Nos unimos todos para lograr el propósito común, somos un pueblo unificado en un territorio que quiere hacer normas que se cumplan, principios e instituciones que sirvan para fomentar esas reglas.

Todo esto será posible insisto, si crecemos y le damos a todos una oportunidad, ese es el trabajo que el gobierno hace también para aportar a la seguridad, asegurarnos de ese crecimiento, utilizar la ley, la voluntad y la fuerza para que ese crecimiento real, nos dé la oportunidad a todos y podamos no tener que luchar contra la miseria y delincuencia, sino que el desarrollo nos de la paz, la tranquilidad y la fuerza para hacer de México un país mejor, con esa esperanza, con ese propósito, con esa tendencia yo quiero invitar al señor Gobernador a que inaugure esta Conferencia Regional de Procuradores.

Muchas gracias