Efectuado en el Salón Independencia de la PGR.

Muy buenos días tengan todos ustedes, bienvenidos a la Procuraduría General de la República. 

Saludo de manera muy especial a nuestros invitados en el presídium, a los representantes del Poder Judicial de la Federación de la Secretaría de Relaciones Exteriores, y desde luego, al Representante Adjunto de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México, bienvenido. 

Saludo también de manera muy especial a las Senadoras de la República que nos acompañan, Senadora Arely Gómez, Senadora Angélica de la Peña, bienvenidas. 

Servidores públicos, expositores, representantes del Poder Judicial, como dije, Magistrado Nieves Luna, bienvenido. 

Representantes de la organización civil, académicos, invitados que atendieron esta convocatoria a este evento. 

Saludo también a los representantes de los medios de comunicación. 

En nombre del Procurador General de la República, les doy la bienvenida a todos ustedes a este foro denominado "México ante el mecanismo de examen periódico universal: Justicia y Derechos Humanos", que organizan de manera conjunta el Consejo de la Judicatura Federal, la Secretaría de Relaciones Exteriores y esta Procuraduría. 

Como ustedes saben, dentro del proceso de elaboración del informe nacional que entregará nuestro país en los próximos meses, con el objetivo de ser evaluado por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, se han diseñado espacios que pretenden integrar aportaciones con el ánimo de construir un documento que dé cuenta de los avances, de los retos y los desafíos que tiene el estado mexicano en materia de protección de derechos humanos. 

Hoy estamos aquí reunidos con la finalidad de detenernos por un momento y pensar qué es lo que México ha estado haciendo en materia de derechos humanos y en particular en materia de procuración y administración de justicia. 

En materia de derechos humanos nuestro efecto constitucional es claro y no deja lugar a duda, inicia por lo más elemental, lo más básico y también lo más importante, que no puede ser otra cosa que la afirmación de lo que es la convicción de todos nosotros, que los derechos humanos son el eje rector de la actuación del Estado mexicano. 

Si bien es cierto que hoy nos hemos colocado a la vanguardia al haber hecho posible reformas constitucionales de gran calado, como ya refirió el Representante de la Oficina del Alto Comisionado, de reformas en materia de derechos humanos, en la reforma en materia de amparo y yo agregaría una que consolidamos también en los años pasados que fue la reforma en materia de acciones colectivas. 

No podemos ser complacientes con nosotros mismos y quedarnos hasta ahí, hay muchos, muchos retos en esta materia, incluyendo retos también en el ámbito legislativo. 

Sin embargo, estoy segura que ustedes comparten conmigo el hecho de que el reto más importante está en que estos principios, estas normas de derechos fundamentales plasmados en la Constitución sean letra viva, estén vigentes y sean reales para todas las personas que viven, habitan o transitan este país. 

Este desafío implica la acción coordinada y decidida de los tres poderes de la Unión, de todas las autoridades e instituciones de los tres niveles de Gobierno, organismos de protección de derechos humanos, sociedad civil. 

El Estado mexicano debe dejar atrás una actitud reactiva para asumir una postura proactiva en materia de derechos humanos, ésa es la convicción del Gobierno de la República que encabeza el Presidente Enrique Peña. 

Esto significa aún más sí atender las evaluaciones puntualmente, hacer un esfuerzo porque cada autoridad del Estado mexicano atiende estas recomendaciones, pero también consolidar una política integral en materia de derechos humanos a través de una estrategia completa, articulada que dirija las acciones de todos los ámbitos de Gobierno y de cada uno de los servidores públicos que pertenecen a ellos. 

No puedo dejar de mencionar que en la anterior evaluación realizada en 2009, una de las principales recomendaciones que se planteó a través de este mecanismo, fue la implementación pronta y efectiva de la reforma al sistema de justicia penal, afín de investigar cabalmente las violaciones a los derechos humanos y abatir la impunidad a la que ya recibió el Subprocurador García Cervantes, que es uno de los problemas más complejos que tenemos en este país. 

En este tema particular el Gobierno de la República ha decidido impulsar de manera decidida el tránsito ordenado y eficaz al sistema penal adversarial. 

Una primera decisión que se ha tomado ha sido apoyar las reformas legislativas que hagan posible la expedición de un Código Único de Procedimientos Penales y de una Ley General Penal, ambos ordenamientos permitirán que México cuente con un modelo propio que tome en cuenta la realidad nacional y que sirva para cumplir los fines que establece la Constitución, tener una justicia pronta y expedita. 

Estamos convencidos que una de las formas de garantizar la observancia de los derechos humanos es a partir, como ya dije, de contar con un sistema de justicia ágil, eficiente, confiable y lo más importante, accesible a todas las personas. 

Sin duda es uno de los retos más importantes que este Gobierno y en particular, esta Procuraduría, tiene constante. Estamos trabajando en forma decidida y entusiasta todos los días para lograr este propósito siempre en forma plural, escuchando todas las voces de la mano de organizaciones civiles, legisladores, academia, sociedad civil y desde luego de todos los operadores del sistema. 

No podemos negar que existen pendientes impostergables que el Estado mexicano deberá enfrentar bajo una estrategia precisa y coordinada con el fin de garantizar el respeto irrestricto de los derechos humanos, así como una procuración e impartición de justicia eficaz. 

Por eso estamos aquí, para hacer memoria de conocer los avances de los últimos años, pero también para señalar los desafíos que se deben resolver en la materia, que este foro cumpla con sus objetivos, estoy segura que con las aportaciones que se deriven de este foro, el informe final que rinda México se enriquecerá, pero más importante aún, servirá como guía que contribuya a dirigir los esfuerzos y acciones de este Gobierno para hacer que México sea un ejemplo de un país prospero, en paz, pero sobre todo, justo. 

Muchas gracias. 



�����oo0oo����� 

Intervención del Subprocurador de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la República, Ricardo Francisco García Cervantes, durante el Foro "México ante el Mecanismo de examen periódico universal: Justicia y Derechos Humanos", en Salón Independencia de la PGR. 

México, D. F., a 10 de junio de 2013 

Muchísimas gracias, simplemente para agradecer y saludar a todos los que se han dado cita hoy, los que han aceptado el participar en este evento que a instancias del Consejo de la Judicatura Federal, la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Relaciones Exteriores en presencia de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos, se realiza sólo cada vez que las cosas serias, puntuales y concretas las dirá la Subsecretaria Mariana Benítez. 

Sólo quiero resaltar que estar en esta casa, da la oportunidad de puntualizar primero que las 34 observaciones que tienen que ver con la procuración y administración de justicia, resultado de la primera etapa de evaluación, nos plantea temas de una actualidad tan mal, combate a la impunidad, la erradicación de la tortura, la desaparición forzada, la violencia contra las mujeres, a los niños. 

Y en una revisión próxima en el mes de octubre, tendremos que como país y esto es sólo la reflexión que quiero hacer, como país, como Estado, Nación, tendremos que enfrentar las recomendaciones y la evolución que ha tenido durante estos cuatro años nuestro país. 

Y hacer una evaluación a convocatoria, por ejemplo, la que se hará hoy un trabajo de reflexión, la convocatoria de las instancias federales me parece que tiene que estar necesariamente acompañado de la dimensión nacional de esta revisión. De la dimensión nacional de las recomendaciones. 

Es en los estados y en los municipios en donde también debe hacerse una evaluación del estado que guarda no sólo los derechos humanos en general y la aplicación de las normas constitucionales, federales, sino la necesaria adecuación de la legislación local y la puesta en práctica por las autoridades y demás inmediato contacto con el ciudadano, que son las autoridades municipales. 

Y por último, decir que México no sólo debe ver este mecanismo de evaluación, que como alguien dijo y qué bueno que aquí se aclara porque muchos pueden tener la duda, esto es un chascarrillo, de que es una fiesta del periódico El Universal, no, es una evaluación a todos los estados que han asumido el compromiso de crear sociedades democráticas, Estado de Derecho, ciudades de derechos, protección de los derechos humanos, no hay derechos humanos sin los mecanismos de protección no son eficaces. 

Y decía entonces simplemente que México no es cualquier país en el concierto de las naciones, México no puede estar y aunque este mecanismo no es efectivamente para contrastar o comparar a los países, no se trata de hacer un ranking, de saber quién, pero sí necesariamente va en prestigio de la construcción democrática de la convivencia civilizada de el aprecio por la dignidad de la persona en las sociedades de los países del mundo. 

Y como digo, México no es cualquier país, México no puede alcanzar su destino sin comprometer también el destino común que tiene con la región centroamericana y en el concierto de todas las naciones. 

México si quiere ejercer su liderazgo en el mundo, si quiere tener credibilidad, si quiere ser atractivo para el desarrollo y los negocios, tiene que ser contundente en la construcción de una sociedad democrática, de una sociedad de derechos y por supuesto, una convivencia en la que las garantías de respeto a los derechos humanos sean vigentes. 

Por eso es que este evento, ya será la Subprocuradora Mariana Benítez quien profundice, tiene para la Procuraduría General de la República la oportunidad de revisar, por supuesto, los compromisos en materia de las recomendaciones ya planteadas, pero también necesariamente de su relación e interacción con todas las entidades de la República, todas las entidades federativas en el cumplimiento de las recomendaciones orientadas a combatir o a eliminar la impunidad, problema central y fundamental de nuestro estado, a garantizar la existencia y los mecanismos de protección de los derechos humanos desde el ámbito municipal hasta el ámbito federal. 

Ésa es la responsabilidad de la Procuraduría General de la República, atender los temas propiamente que van orientados a eliminar la impunidad, entre otros y principalmente el cambio o la adecuación al nuevo sistema de justicia penal. 

Muchas gracias por estar aquí y espero que los trabajos de este día nos oriente como Nación, como estado nacional para poder presentar con objetividad, con honestidad, con sinceridad los avances y también, todavía, nuestras dificultades en materia de derechos humanos. 

Muchas gracias.