Al participar en el Programa de Capacitación de Talento y Capital Humano.

Monterrey, N.L., a 09 de mayo de 2013 

PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA, JESÚS MURILLO KARAM (JMK): Quiero decir señor Gobernador, señor Director, señores dirigentes de las instituciones educativas y miembros, sociedad, a los que nos une hoy la búsqueda de otro camino más para tratar de transformar una realidad y que se nos volvió adversa, brutalmente adversa y tratar de devolverla al cauce de la paz, de la tranquilidad, del orden. 

Qué mejor que hacerlo en un estado que encontró fácil y la palabra fácil la pongo entre comillas, pero quiero decir fácil por lo rápido y por lo bien hecho, una forma para encausarse en el combate contra el crimen, que redujo la violencia y que empieza a dar resultados que son ejemplo para todo el país. 

En eso también me sumo a la felicitación del señor Gobernador, que hace el señor rector. 

Qué mejor es estar en un estado en el que este grupo de jóvenes escogió de manera personal estudiar una carrera que hace muy poco tiempo hubiera llamado la atención, lo hicieron cuando supimos de esto, recordar mis tiempos escolares. 

Yo hice mi tesis sobre criminología y la inicié porque en alguna ocasión, porque en algún discurso, el criminólogo de entonces, que era verdaderamente un personaje en el país, que me llama la atención que no sea más recordado de apellido Quiróz Cuarón generaba una verdadera inquietud en los jóvenes, haciéndoles sentir algo que después se perdió, haciéndoles sentir que defender a la sociedad de quien rompe las reglas establecidas en el Estado de Derecho, es alguien que debe ser, primero en un intento de reinserción social vuelto a acomodar adecuadamente en la sociedad, pero segundo, sancionado para evitar que el ejemplo de la impunidad deteriore y produzca un problema serio en la sociedad. 

Estudiar criminología pareciera entonces, en mi concepto, un buen camino de ser útil, me llamó mucho la atención ver un grupo tan grande estudiando criminología en esta universidad porque ya con esto nos enseñan ustedes lo que para mí es el primer requisito, lo decía ayer, el primer requisito para servir en una institución hoy nos tiene la confianza de la sociedad, que hoy está deteriorada, pero la tenemos que reconvertir, porque la única forma en que puede ser útil es siendo confiable. 

Qué mejor reconvertirla que utilizando esta característica que ustedes nos muestran cuando se inscriben a estudiar criminología, un deseo evidentemente claro de serle útil a la sociedad, se llama vocación, elemento central para poder ser funcionario público, pero mucho más centrado para dedicarse a lo que significa resguardar, salvaguardar a la propia sociedad de los elementos que la deterioran. 

Vive el país un problema serio en ese sentido, hoy el país tiene un problema muy serio que requiere de instituciones bien formadas, pero fundamentalmente de individuos bien construidos mentalmente, con propósitos definidos. 

Entendidos de lo que significa la ética y de lo que significa algo que el señor rector repitió varias veces, la utilidad social de su trabajo, entendidos de que lo que van a construir, es exactamente el mundo en el que van a vivir sus hijos, es exactamente el lugar en donde quieren desarrollar sus vidas, ustedes, sus familias, la mía y las de todos los que nos llamamos mexicanos por vivir en este territorio, constituidos por una norma común y establecidos en las costumbres y la idiosincrasia de las condiciones que nosotros nos rigen. 

Van ustedes a proteger eso, van ustedes a crear además una mejor forma de vida, van por lo menos a colaborar a hacerlo, y nosotros los vamos a recibir esperanzados en poder estar en poder inyectar ética, vocación, espíritu de servicio, ganas, de emociones, pero quiero que su edad nos ayude con esto. 

Porque no entiendo la función pública sin emoción, porque no lo entiendo sin ese entendimiento pleno entre lo que la sociedad quiere y lo que nosotros podemos darle, de que no lo entiendo, incluso, sin un espíritu de sacrificio propio para poder darnos un entorno, ahí sí puede ser egoísta para todos, incluidos nosotros. 

Eso es lo que quiero y eso es lo que espero, y eso es lo que los mexicanos esperan, hoy logramos una nueva etapa, hoy confiamos una nueva forma de investigar en la justicia, para la justicia, con la justicia. 

La van a inaugurar ustedes, ustedes son la primera generación que se incorpora a lo que va a ser en muy pocos días, la nueva Procuraduría en la Nación. 

Ustedes se integrarán con quienes desde adentro y ya hay muchos, están también en la misma tesitura, ser útiles, ser honestos y tratar de salvar los valores fundamentales que nos hacen vivir en sociedad. 

A eso a lo que los invitamos, y por ello, estoy tan agradecido con la noción con que tomó el señor Gobernador del estado y el señor rector con la fuerza con la que el señor Procurador nos ha estado auxiliando para sacar adelanto esto, porque además con la certeza de que saben que este es el camino, de que ya lo ensayaron y les fue bien. 

Quiero decirles que me siento muy orgulloso de que se incorporen con los trámites que faltan los que se vayan a incorporar, todavía falta que ustedes vean de que se trata y que ustedes tomen una decisión, pero que se incorporen a las filas del lado que busca la justicia, y que se incorporen con esa idea, de que van por la justicia. 

Esa justicia es una tarea muy ardua, puede ser hasta ingrata, pero no creo, de veras, no creo que haya mejor tarea para alguien que quiere vivir bien, que los demás vivan bien, que la paz sea la norma y que el progreso sea la meta. 

A eso es a lo que los hemos invitado, muy bienvenidos y muchas gracias a todos.