La naturaleza brinda una gran cantidad de servicios a las poblaciones humanas, tan esenciales como el agua, el aire limpio, y los suelos fértiles. Éstos y muchos otros servicios más que proporcionan los ecosistemas hacen que las Áreas Naturales Protegidas (ANP), sean de enorme valor para el ser humano.