Yo creo que sí, tal vez lo conozcas como Diego Rivera. Nació hace 131 años, el 8 de diciembre de 1886 en Guanajuato, Guanajuato. Sus padres fueron don Diego Rivera, maestro rural  su madre doña Pilar Barrientos, dedicada al cuidado del hogar. 

A la edad de 10 años, Diego fue considerado un niño genio e ingreso a la Academia de San Carlos.

Era tan listo que recibió  una beca para estudiar en Paris. De 1910 a 1917 su vida transcurre entre  viajes de México a Europa.

Es en esta época dónde crea  un importante número de obras cubistas.

En 1921, se integró al programa cultural del gobierno, encabezado por el Ministro de Educación José Vasconcelos con un estilo de formas planas, simplificadas y decorativas en el movimiento muralista que narra la historia social y política de México. Entre sus murales importantes se encuentran los del Palacio de las Cortes en Cuernavaca;  Bellas Artes, en la Ciudad de México, el Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, el de Rockefeller Center de Nueva York; este último es destruido antes de que lo acabe por tener un retrato de Lenin.

Su importancia radica en su magna producción mural, sus más de tres mil cuadros, los centenares de dibujos, obras gráficas e ilustraciones; así como su rico legado de escritos. Y  sobre todo por el sin fin de significados que se pueden apreciar a través de su pincel, en algunos momentos retrata la realidad, en otros la interpreta y en alguno de sus murales capta la identidad de lo mexicano, el dolor, la tristeza, el imaginario mexicano, la burla, el enojo y la esperanza del pueblo de México. Su obra trasciende el tiempo y el espacio.  Diego Rivera muere el 24 de noviembre de 1957 a la edad de 70 años, en su casa de San Ángel Inn hoy (Museo Casa Estudio Diego Rivera).