ONU Mujeres y la Secretaría de Relaciones Exteriores del Gobierno de México desarrollaron conjuntamente el proyecto “Protocolo de atención consular para personas víctimas de violencia basada en el género” con el fin de contar con un instrumento para fortalecer las acciones del personal consular, asegurar los derechos de la población objetivo y cumplir las obligaciones nacionales e internacionales del Estado Mexicano en materia de igualdad y no discriminación.

El proyecto se enmarca en la Agenda de Género de la Secretaría de Relaciones Exteriores para incentivar acciones que permitan dotar de herramientas a los consulados bajo el principio de igualdad de género y no discriminación. La realización de este Protocolo representa la creación de un documento estratégico referente en el quehacer institucional de la Dependencia en favor de la igualdad sustantiva y en contra de toda forma de discriminación y violencia basada en el género.

¿Para qué sirve?

El objetivo de este Protocolo es proporcionar al personal consular una herramienta que les auxilie en la tarea de garantizar una atención integral a mujeres y niñas migrantes víctimas de violencia basada en género. Implica un nuevo modelo de atención consular que busca brindar atención especializada al identificar necesidades específicas de la población que atendemos. De igual manera, pretende servir como instrumento útil de detección de posibles violencias que enfrentan las mujeres y niñas migrantes que residen en su circunscripción y como un documento de orientación en política preventiva.

¿Por qué se hizo?

Las mujeres y niñas migrantes mexicanas en Estados Unidos de América (EUA), enfrentan situaciones múltiples de discriminación y violencia. También se ha detectado que uno de los principales problemas que afectan a las mujeres mexicanas que residen en Europa y América Latina es la violencia intrafamiliar. En ambos casos, las condiciones de extranjeras, el tema de la custodia de los hijos, las hacen particularmente vulnerables.

La violencia contra las mujeres es una grave violación de derechos humanos y una emergencia global que se perpetúa en contextos de tolerancia social sistemática. A nivel global, se estima que 35% de las mujeres ha sufrido violencia física y/o sexual por parte de su compañero sentimental o una persona distinta a éste en algún momento de su vida. La violencia física, psicológica y económica que sufren las mujeres ocurre tanto en los espacios públicos como en los privados. Esta violencia