La conducta empresarial responsable (CER) es el comportamiento esperado a nivel internacional por parte de las empresas, a través del cual evitan la generación de consecuencias negativas por sus operaciones y, en caso de haber contribuido a ellas, adoptan medidas pertinentes para remediarlas. La conducta empresarial responsable contribuye al desarrollo sostenible y ético de los países en donde operan. Este estándar es aplicable a las empresas independientemente de su forma jurídica, tamaño, sector o propiedad, incluidas sus cadenas de suministro y otras relaciones comerciales.

La conducta empresarial responsable está contemplada en diversos instrumentos internacionales, entre ellos los Principios Rectores de la ONU sobre las Empresas y los Derechos Humanos, las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales , la Guía de la OCDE de Debida Diligencia para una Conducta Empresarial Responsable, así como la Declaración Tripartita de la OIT de Principios sobre las Empresas Multinacionales y la Política Social, de la OIT.

La Secretaría de Economía, a través del Punto Nacional de Contacto, tiene la misión de promover la conducta empresarial responsable, por medio de la difusión de las Líneas Directrices para Empresas Multinacionales de la OCDE.

La CER es el término utilizado en el marco de la OCDE. No obstante, existen otros términos relacionados con la CER, como la responsabilidad social empresarial (RSE) o corporativa (RSC). Por ejemplo, en 2011 la Comisión Europea definió la RSC como la responsabilidad de las empresas por su impacto en la sociedad, la cual, a diferencia de la CER, se refiere a las acciones de las empresas que van más allá de sus obligaciones jurídicas hacia la sociedad y el medio ambiente.

/cms/uploads/image/file/693276/Foro_Nac-RespSoc_web-banner_visualiza.jpg

Contenido de la página:

I. Líneas Directrices para Empresas Multinacionales.

II. Punto Nacional de Contacto.

III. Instancias específicas.

IV. Debida Diligencia para una Conducta Empresarial Responsable

V. Informes anuales ante el Comité de Inversión de la OCDE.

VI. Eventos

VII. Material informativo.

VIII. Enlaces de interés

IX. Otros documentos sobre CER y Responsabilidad Social Empresarial

I. Líneas Directrices para Empresas Multinacionales

Las Directrices son una serie de principios y estándares de conducta empresarial responsable que forman parte de la Declaración sobre Inversión Internacional y Empresas Multinacionales, adoptada en el seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) el 21 de junio de 1976. México es un país adherente de la Declaración desde su incorporación como miembro de la Organización en 1994.

Las Directrices buscan garantizar que las operaciones de las empresas multinacionales se desarrollen en armonía con las políticas públicas, fortalecer la base de confianza mutua entre las empresas y las sociedades en las que desarrollan su actividad, contribuir a mejorar el clima para la inversión extranjera y potenciar la contribución de las empresas multinacionales al desarrollo sostenible.

Los países miembros de la OCDE revisan periódicamente las Directrices para asegurar que su contenido se encuentre actualizado y refleje los cambios globales. Su última versión data del año 2011.

Las disposiciones sustantivas de las Directrices se encuentran contenidas en los siguientes capítulos:

I. Conceptos y principios El primer apartado de las Directrices establece los conceptos y los principios que ponen en contexto a todas las recomendaciones de los siguientes capítulos, por lo cual representa la columna vertebral del documento al subrayar las ideas que subyacen tras ellas.

II. Principios generales Este capítulo contiene recomendaciones específicas dirigidas a las empresas y establece el marco de principios comunes para los siguientes apartados, ya que incluye disposiciones importantes tales como la implementación de la debida diligencia, la atención de los impactos adversos, el involucramiento de las partes interesadas entre otros.

III. Divulgación de información En este apartado se insta a las empresas a ser transparentes en sus obligaciones, así como proporcionar información clara y completa a las solicitudes públicas de información.

IV. Derechos humanos Las empresas pueden tener un impacto en prácticamente todo el espectro de derechos humanos internacionalmente reconocidos. En tal virtud, es importante que cumplan sus responsabilidades. Este capítulo de las Directrices se inspira en el Marco de las Naciones Unidas para las Empresas y los Derechos Humanos a fin de poner en práctica los Principios Rectores: “Proteger, Respetar y Remediar”.

V. Empleo y relaciones laborales Este capítulo se enfoca en el papel de las Directrices para promover entre las empresas multinacionales la implementación de los estándares internacionales desarrollados por la Organización International del Trabajo.

VI. Medio ambiente El capítulo del medio ambiente establece una serie de recomendaciones para que las empresas multinacionales mejoren su desempeño y ayuden a maximizar su contribución a la protección ambiental a través de sistemas de gestión interna y una mejor planeación.

VII. Lucha contra la corrupción, las peticiones de soborno y otras formas de extorsión El soborno y la corrupción dañan las instituciones democráticas y son perjudiciales para el gobierno corporativo. Las empresas juegan un importante papel en el combate de estas prácticas. La OCDE lidera los esfuerzos globales para nivelar el campo de juego para los negocios internacionales luchando para eliminar la corrupción. Las recomendaciones de las Directrices están basadas en el extenso trabajo que la OCDE ha realizado en este campo.

VIII. Intereses de los consumidores Las Directrices instan Lineamientos para la atención de Instancias Específicas de conformidad con las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales que apliquen prácticas comerciales, de marketing y publicitarias leales y garanticen la calidad y fiabilidad de los bienes y servicios que proveen. Este capítulo se inspira en el trabajo del Comité de la OCDE sobre Políticas del Consumidor y del Comité sobre Mercados Financieros, así como de otras organizaciones internacionales, incluyendo la Cámara de Comercio Internacional, la Organización Internacional de Normalización y las Naciones Unidas.

IX. Ciencia y tecnología Este capítulo reconoce que las Empresas Multinacionales son el principal conducto para la transferencia de tecnología transfronterizo. Su objetivo es promover la transferencia de tecnología a los países receptores y contribuir a sus capacidades para innovar.

X. Competencia Este capítulo se enfoca en la importancia de las Empresas Multinacionales lleven a cabo sus actividades de manera consistente con las leyes y regulaciones aplicables en materia de competencia y se les exhorta a que se abstengan de celebrar acuerdos anticompetitivos que obstruyan la operación eficiente de los mercados nacionales e internacionales.

XI. Cuestiones tributarias Las Directrices son el primer instrumento internacional sobre responsabilidad social corporativa que cubre las cuestiones tributarias. Con ello constituyen un cuerpo importante de instrumentos en la materia, como la Convención Modelo de Convenio Fiscal de la OCDE y la Convención Modelo de las Naciones Unidas sobre la Doble Tributación en Países Desarrollados y Países en Desarrollo. Este capítulo incluye recomendaciones fundamentales en materia tributaria.

/cms/uploads/image/file/720688/PNC_punto-nac-contacto_banner-INFOGRAFIAS_.jpg

II. Punto Nacional de Contacto (PNC)

/cms/uploads/image/file/667991/punto_nacional_contacto-banner.jpg

 

Su operación se basa en cuatro criterios fundamentales para asegurar que los PNCs de todos los países adherentes actúen de manera equiparable (equivalencia funcional).

  1. Visibilidad Los gobiernos adherentes acuerdan crear un PNC, así como informar al sector empresarial, a las organizaciones de trabajadores y a otras partes interesadas, incluidas las ONG, acerca de la disponibilidad de los mecanismos asociados con los PNC en la implementación de las Directrices.
  2. Accesibilidad Para su efectivo funcionamiento, los PNC deben facilitar el acceso a la información a las organizaciones empresariales, de trabajadores, no gubernamentales y al público en general. Las comunicaciones electrónicas también pueden ser útiles en este sentido. Asimismo, los PNC responderán a toda solicitud legítima de información y, asumirán la consideración sobre cuestiones que planteen las partes interesadas de manera eficaz y oportuna.
  3. Transparencia La transparencia es un criterio importante que contribuye favorablemente a la responsabilidad del PNC y logra la confianza del público en general. Así, como principio general, las actividades del PNC serán transparentes. No obstante, cuando el PNC ofrezca sus “buenos oficios” para la implementación de las Directrices en las instancias específicas, se adoptarán las medidas necesarias para mantener la confidencialidad de los procedimientos con el objeto de lograr la mayor eficacia posible. Los resultados que se generen por esta labor serán transparentes salvo que correspondiera mantener la confidencialidad para lograr la efectiva implementación de las Directrices.
  4. Responsabilidad Una función más activa respecto de la ampliación del perfil de las Directrices –así como de su potencial para ayudar en la resolución de cuestiones delicadas que se susciten entre empresas y las sociedades en las que ellas operan– también atraerá la atención del público sobre sus actividades. En el ámbito nacional, los parlamentos podrán tener participación. Los informes anuales y las reuniones periódicas de los PNC brindarán una oportunidad para compartir experiencias y alentar las “mejores prácticas” respecto de los PNC. Asimismo, el Comité de Inversión de la OCDE mantendrá intercambios de opinión, en los que se compartirán experiencias y se evaluará la eficacia de las actividades de los PNC. 

/cms/uploads/image/file/667712/video_ocde.jpg

El Punto Nacional de Contacto de México se encuentra adscrito a la Dirección General de Inversión Extranjera (DGIE) de la Secretaría de Economía.

Para información relativa al funcionamiento del PNC o sobre la manera de presentar una solicitud de instancia específica, favor de contactar a:

Sergio Juárez Plata

Director General de Inversión Extranjera

Teléfono: +52 (55) 5229-6100 Ext. 33403

pnc.mexico@economia.gob.mx

Av. Insurgentes Sur 1940, piso 8, Col. Florida, Delegación Álvaro Obregón, México, D.F. 01030

III. Instancias específicas

El PNC también ofrece servicios de mediación para tratar de solucionar los problemas que pudieran surgir por la supuesta inobservancia de las Directrices en un marco de colaboración y respeto entre las partes. Estos procedimientos, denominados instancias específicas, están diseñados para que cualquier persona u organización que se sienta afectada puede acceder a ellos y para resolverse de manera pronta, a través de tres etapas:

I. Evaluación Inicial: Para determinar si las cuestiones planteadas ameritan un análisis profundo y la petición se realiza de buena fe;

II. Etapa 2 – Ofrecimiento de Buenos Oficios: Para asistir a las partes en sus esfuerzos al resolver las cuestiones que se hubieran suscitado y facilitar la generación de acuerdos.

III. Etapa 3 – Conclusión: Para emitir la declaración o informe final del PNC respecto del procedimiento.

Lineamientos para la atención de Instancias Específicas de las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales

  • Descarga aquí el documento

Instancias específicas atendidas

Base de datos de la OCDE sobre instancias específicas (English)

Guía para los Puntos Nacionales de Contacto sobre los derechos de los pueblos indígenas en el manejo de instancias específicas (español) (English)

IV. Debida Diligencia para una Conducta Empresarial Responsable

Las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales reconocen y alientan los aportes positivos de las empresas al progreso económico, medioambiental y social, pero también reconocen que las actividades empresariales pueden generar impactos negativos relacionados con el gobierno corporativo, los trabajadores, los derechos humanos, el medio ambiente, el cohecho y los consumidores. La debida diligencia es el proceso que deben llevar a cabo las empresas para identificar, prevenir, mitigar y explicar cómo abordan estos impactos negativos reales y potenciales en sus propias actividades, su cadena de suministro y otras relaciones comerciales, tal como se recomienda en las Directrices de la OCDE. Una debida diligencia eficaz debe estar apoyada por medidas para integrar la CER en las políticas y sistemas de gestión, y pretende posibilitar que las empresas reparen los impactos negativos que causan o a los que contribuyen.

A fin de promover la debida diligencia, la OCDE ha elaborado una Guía de Debida Diligencia para una CER, así como diversos instrumentos sobre debida diligencia para sectores específicos.

Enlaces a instrumentos

  • Directrices de la OCDE sobre la Debida Diligencia para la Conducta Empresarial Responsable (español) (English)
  • Herramienta de Sensibilización del Riesgo para las Empresas Multinacionales en Zonas de Gobernanza Débil (English)
  • Directrices de la OCDE sobre la Debida Diligencia para la Gestión Responsable de la Cadena de Suministro de Minerales en Áreas de Conflicto o de Alto Riesgo (español) (English)
  • Directrices de la OCDE y la FAO para cadenas de suministro agrícola responsable (español) (English)
  • Directrices de la OCDE sobre la  Debida Diligencia para la participación significativa de las partes interesadas del sector extractivo (español) (English)
  • Directrices de la OCDE para la  Debida Diligencia en las  cadenas de suministro del sector de textil y  calzado (español) (English)
  • Debida diligencia para préstamos empresariales y un aseguramiento de valores responsables (español) (English)
  • Debida diligencia Conducta empresarial responsable para inversionistas institucionales (español) (English)
  • Acciones prácticas para que las empresas identifiquen y aborden las peores formas de trabajo infantil en la cadena de suministro de minerales (English)
  • Informe sobre la Conducta empresarial responsable en el sector extractivo y minero en América Latina y el Caribe (español/English/português)
  • Informe sobre la Conducta empresarial responsable en el sector financiero en América Latina y el Caribe (español/English/português)
  • Informe sobre la Conducta empresarial responsable en el sector agrícola en América Latina y el Caribe (español/English/português)

Inscríbete al curso gratuito de la OCDE sobre las cuestiones esenciales de la debida diligencia para una CER (disponible solo en inglés)

V. Informes anuales ante el Comité de Inversión de la OCDE

VI. Eventos

  • 8° Foro Nacional sobre Responsabilidad Social Corporativa: “La protección y el tratamiento de datos personales por las empresas” (2021)
  • 7º Foro Nacional sobre Responsabilidad Social Corporativa: “La protección de los intereses del consumidor: una cuestión de responsabilidad social corporativa” (2020)
  • 6° Foro Nacional sobre Responsabilidad Social Corporativa: “Inclusión laboral, avances y desafíos” (2019)
  • 5° Foro Nacional sobre Responsabilidad Social Corporativa: “Igualdad de género en el marco del desarrollo sostenible. Agenda 2030” (2018) (parte 1) (parte 2)
  • 4° Foro Nacional sobre Responsabilidad Social Corporativa: “Empresas y derechos humanos” (2017) (parte 1) (parte 2)
  • 3° Foro Nacional sobre Responsabilidad Social Corporativa: “Empleos de calidad: productividad, equidad y competitividad” (2016)
  • 2° Foro Nacional sobre Responsabilidad Social Corporativa: “Desarrollo Sustentable” (2015)
  • 1° Foro Nacional sobre Responsabilidad Social Corporativa: “Acciones responsables para una sociedad sustentable” (2014)

VII. Material informativo

VIII. Enlaces de interés

IX. Otros documentos sobre CER y Responsabilidad Social Empresarial