NUM.020 / Ciudad de México.

  • El titular de la SADER sostuvo reunión de trabajo con la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de la Cámara de Senadores.
  • Se tiene prioridad en el desarrollo de los pequeños y medianos productores, pero no se descuidarán aspectos fundamentales de la agricultura comercial, como lo es la sanidad agropecuaria y pesquera y apoyos a la comercialización, entre otros.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) impulsará en 2019 proyectos prioritarios que se centran en el rescate del campo expresado en el logro, en primer lugar, de la seguridad alimentaria, la cual actualmente está en niveles inferiores a lo establecido por organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), lo que puede poner en riesgo la viabilidad del sector.

Así lo aseguró el secretario Víctor Villalobos Arámbula, durante una reunión de trabajo anoche con la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de la Cámara de Senadores, en la que enfatizó que actualmente México importa alrededor del 50 por ciento de productos básicos del campo (somos primer comprador internacional de maíz y segundo de leche en polvo), de ahí la necesidad de avanzar también hacia la autosuficiencia en básicos.

Explicó que en la Secretaría recaen cuatro de los 25 programas prioritarios del Gobierno de México (Precios de garantía, Fertilizantes, Crédito ganadero a la palabra y Autosuficiencia alimentaria), mismos que, además de ser esquemas tendientes a respaldar a los pequeños productores, se enmarcan en una visión de futuro que permitirá garantizar la disponibilidad de alimentos para una población creciente.

Igualmente,  estos programas ayudarán a que el país deje de ser vulnerable por depender del abasto externo, al tiempo que se abate la pobreza en el medio rural, sostuvo.

Para ello, acotó, al igual que ha pasado con los estados del norte del país, el sur-sureste deberá recibir los beneficios de la  tecnología, innovación, mecanización, extensionismo y de infraestructura,  para aprovechar la disponibilidad de recursos, como suelo y agua, y la presencia de productores dispuestos a  mejorar su actividad.

Villalobos Arámbula afirmó que el impulso de los agricultores de subsistencia y pequeños productores no será a costa de los más desarrollados.

Nos enfocamos en equilibrar las condiciones para obtener más producción y llevar beneficios donde se necesita, expuso; ejemplificó que mientras un productor del norte puede levantar hasta 18 toneladas de maíz en una hectárea, uno del sur obtiene sólo dos toneladas (sin dejar de reconocer situaciones agronómicas diferentes). El conjunto de programas del gobierno para el campo permitirá elevar la productividad en estas zonas, remarcó.

Se pronunció por llevar a cabo prácticas sustentables en el sector, para lo cual un indicador es, refirió, medir la huella hídrica  en la producción de alimentos (la cantidad de agua que requiere la producción de cada producto agrícola). Anunció que por vez primera en 30 años se pondrá en marcha un programa nacional de suelos.

Víctor Villalobos apuntó que el presupuesto para la SADER que se apruebe en el Congreso será ejecutado con eficiencia, transparencia y cero corrupción, apegado a la rendición de cuentas; se evaluará trimestralmente su impacto en resultados, lo que abre la posibilidad de corregir oportunamente desviaciones en el cumplimento de metas.

En la reunión sostenida en la antigua sede del Senado, resaltó que el sector rural recibirá recursos presupuestales adicionales con base en nuevos y ambiciosos programas, como el de Sembrando Vida (siembra de árboles frutales y maderables) y Jóvenes Construyendo el Futuro. Señaló que con la reorientación de acciones en la SADER, dejando de lado ineficiencias, es factible hacer más con lo mismo.

El presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de la Cámara de Senadores, José Narro Céspedes, subrayó que en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador el país tendrá un sector rural sólido y productivo.

Estableció que los legisladores estarán a la altura de las necesidades de los sectores pesquero, agrícola y ganadero.

Los integrantes de la comisión se pronunciaron a favor de apoyar al campo mexicano  y a la SADER para subsanar los grandes pendientes en el sector rural de México.