-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Señor Presidente:

Muy buenos días.

Señores Secretarios; señores empresarios; representantes de la sociedad civil; señores Gobernadores.

Estamos cumpliendo apenas, señor Presidente, dos meses de una fecha que ha marcado un antes y un después para los estados de Chiapas, de Oaxaca, de Morelos, del Estado de México, de Guerrero y de Veracruz. Sismos, agua, que afectaron vidas y patrimonio.

Apenas recibimos, señor, de los sismos los primeros reportes. Quedaba claro que el reto que enfrentábamos iba a ser grande y que iba a, además, ser muy complicado.

Usted, desde el principio, tenía claro que era un reto que iba a involucrar al Gobierno, en primera instancia, pero que también iba a involucrar a la sociedad civil y al sector privado.

Desde principio, desde los primeros momentos, hizo un llamado a la sociedad civil para que se involucrara. El llamado fue atendido desde el principio, con generosidad, con solidaridad, con creatividad y con un gran empuje.

Desde entonces, a dos meses de su llamado, la idea en este evento, es que cada uno tenga oportunidad de reportarle cómo va; cómo ha sido el esfuerzo de recaudación, cómo está siendo el esfuerzo de despliegue, y cada uno de ellos, en su trinchera, qué es lo que está haciendo en términos de transparencia, porque el esfuerzo que están haciendo ellos, así como está haciendo el Gobierno, al mismo tiempo que busca ser eficaz, quiere, también, ser transparente.

Ellos y nosotros, estamos haciendo esfuerzos por trasparentar cada peso que se ha movilizado, de suerte tal que, la sociedad en su conjunto, sepa todas las fuentes de recursos y sepa también el uso que se le ha venido dando.

La sociedad civil ha actuado un papel muy relevante en todas las etapas de la atención a las consecuencias de los desastres naturales. Se movilizó desde la atención a la emergencia. Ahí, acompañó a servidores públicos, a nuestras Fuerzas Armadas, a la Policía Federal, en la atención de la emergencia; destacadamente instituciones como la Cruz Roja y la Organización de las Naciones Unidas.

Y han sido actores, nos han acompañado en los esfuerzos de reconstrucción. Destacadamente señor, Fideicomiso Fuerza México, la Fundación Slim, pero también los bancos, no solamente en su función ordinaria, sino haciendo un esfuerzo extraordinario de sensibilizar y de llevar recursos a la región; las aseguradoras, que habrán de reportarnos cómo van.

Hemos visto que la cultura de la previsión es una cultura que está cada vez más acendrada y, por lo tanto, las aseguradoras jugando un papel muy relevante, y muchas otras fundaciones, muchas de ellas aquí, representadas, que han jugado un esfuerzo y han hecho un papel muy relevante.

En todo este esfuerzo, señor, destacar que hemos contado con el apoyo solidario, eficaz, prudente de los señores Gobernadores que aquí nos acompañan, que han estado, junto con su Gobierno, permanentemente atentos y pendientes de la atención que la población requiere, o ha requerido, para hacerle frente a la emergencia.

Para poder movilizar estos apoyos a la sociedad civil, se tuvieron que hacer algunas adecuaciones a nuestro marco normativo. Algunas, que fueron aprobadas apenas en la Ley de Ingresos, en donde, por un lado, se liberan de trámites y de requisitos para recibir, por ejemplo, donativos de exterior.

Por otro lado, se aclara que la población que recibe apoyo de estos recursos no tiene que acumularlos para efectos del Impuesto Sobre la Renta. Se incluyeron algunas modificaciones importantes para efecto de darle facilidad a los donativos que nos llegaban de fuera. Por la vía de nuestro sistema de aduanas, se eliminaron los pagos de impuestos de comercio y, en la Ley de Ingresos se estableció la obligación de ir transparentando, de hacer cortes periódicos en términos de cómo estos donativos han venido siendo movilizados.

Recibimos solidaridad del resto del mundo. Tuvimos aportaciones, literalmente, señor, de todos los continentes, tanto en especie como con personal. De Norteamérica, por ejemplo, nos llegaron rescatistas, nos llegaron ingenieros, se hicieron aportaciones a la Cruz Roja y a World Vision México.

El Caribe envió médicos y apoyo para los hospitales. Centroamérica envió rescatistas e ingenieros estructuralistas. Sudamérica se hizo presente con diversos expertos, unidades caninas; ayuda en especie a través del DIF Nacional, de la Cruz Roja Mexicana, la base Aérea Militar y Protección Civil.

Europa mandó, también, expertos, y apoyo a la Cruz Roja y llegaron donativos al fideicomiso Fuerza México. Asia envió expertos y también aportaciones monetarias que llegaron a la Cruz Roja y al fideicomiso Fuerza México.

África hizo una aportación monetaria, también, al fideicomiso Fuerza México. Naciones Unidas y la Santa Sede, también, se hicieron presentes.

Con todos ellos estamos muy agradecidos. Muchos de ellos, hoy, tendrán la oportunidad de reportarle personalmente, pero, señor Presidente, tenga usted la certeza de que sociedad y Gobierno hemos trabajado juntos, en beneficio de México y de los mexicanos.

Si usted me lo autoriza, veríamos un pequeño video, presentaríamos un pequeño video. Lo proyectaríamos sobre la transparencia en la plataforma Fuerza México y el Sistema de Información de FONDEN.

Y sí usted me lo permite, después de ello, el Subsecretario Galindo nos haría un corte de los últimos recursos aprobados por el FONDEN apenas, el día de ayer. Mañana volverá a sesionar para esos efectos.

Y luego, iríamos escuchando a diversos representantes del sector asegurador, de algunos de los fideicomisos que aquí lo acompañan, para que podamos reportarle cómo vamos. En todos los casos, cuánto se ha recaudado. En todos los casos, cómo se piensa ejercer. Y siempre, cómo pretendemos transparentarlo.

Muchas gracias, señor Presidente.

Y muchas gracias a todos ustedes.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Señor Presidente:

Esto da cuenta de la primera de las instrucciones que usted nos dio, que el apoyo fuera transparente, que fuera georreferenciado, que atrás de cada peso que se entregara, hubiera evidencia puntual de quien lo había recibido y por qué razón había, así, sucedido.

Si me autoriza usted que Fernando Galindo nos de la última actualización del FONDEN. Sesionó el día de ayer, volverá a sesionar el día de mañana, y con cargo a ello, nos puede dar cuenta de cuál es el balance puntual de los apoyos que se han venido aprobando en estos, literalmente, en estos días.

-LIC. FERNANDO GALINDO FAVELA: Con su permiso, señor Presidente.

Muy buenas tardes a todos.

Si nos pudieran poner la lámina.

Como bien lo comenta el señor Secretario de Hacienda, el día de ayer, sesionó el FONDEN, que una vez que se tienen los diagnósticos definitivos por parte de cada uno de los comités de evaluación, se pudo revisar la información presentada por cada una de las entidades federativas y por las dependencias del Gobierno Federal, para poder autorizar los recursos, el día de ayer.

El monto autorizado en la sesión del FONDEN, asciende a 12 mil 990 millones de pesos el día de ayer, que corresponden: tres mil 509 a Oaxaca, dos mil 35 a Chiapas, tres mil 717 a Morelos, a la Ciudad de México mil 664 millones de pesos, y al Estado de México 973.

No desgloso el resto de las nueve entidades federativas que ya tuvieron autorización de recursos del FONDEN.

Si lo revisamos por sector. Al sector educativo, el día de ayer se autorizaron siete mil 300 millones de pesos, y al sector vivienda tres mil 50 millones de pesos.

Una vez que se termine ya con los diagnósticos definitivo en el resto de las entidades federativas, vamos a poder autorizar, el día de mañana, el resto de los recursos autorizados, y presentados al Comité Técnico del FONDEN.

Es cuánto.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Señor Presidente:

Uno de los actores más relevantes en la atención a la emergencia, es, justamente, el sector asegurador.

Y le pediríamos, si usted nos autoriza, a Manuel Escobedo, Presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, nos presentará un balance, que es un balance que se actualiza todos los miércoles, en donde podemos dar cuenta de cuáles son los montos reclamados, cuáles los siniestros a los que ya se le ha hecho frente, con la absoluta certeza de la solvencia del sector asegurador y de su plena liquidez, para atender con eficiencia las coberturas y los riesgos que fueron cubiertos.

-MTRO. MANUEL ESCOBEDO CONOVER: Señor Presidente:

Muchísimas gracias. Buenas tardes.

Señores Secretarios; colegas; miembros del presídium:

Al día de ayer, el corte de las solicitudes de indemnización presentadas al sector asegurador, asciende a 38 mil 832. Este número, sin duda, seguirá creciendo en las próximas semanas.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Perdón, Manuel, si nos repitieras.

-MTRO. MANUEL ESCOBEDO CONOVER: 38 mil 832, es el número de hasta abajo del lado izquierdo, acumulando los siniestros del día 7 y el día 19.

Se han cerrado cuatro mil 449 siniestros hasta la fecha, y se está estimando la pérdida, por el momento, en 16 mil 447 millones de pesos.

La experiencia del sector asegurador, es que en los próximos nueve a 18 meses, deberán estar cerrados el 80 por ciento de los siniestros que se hayan vivido durante este evento.

Los eventos catastróficos, como son los terremotos, tienen un periodo largo de incubación y de descubrimiento de las pérdidas, por lo que durará un poco más concluir, y siempre hay siniestros complejos que pueden tardar en cerrarse, después de los 18 meses.

Sin embargo, el sector asegurador está comprometido en agilizar lo más posible las indemnizaciones, y cerrar este siniestro lo antes posible. Para ello, quisiéramos solicitar algunos apoyos que nos ayudarían de manera importante.

Los enumero rápidamente.

Nos ayudaría contar con el listado oficial de viviendas, edificios, con dictamen de demolición generado por los DRO´s. También, sería útil agilizar los dictámenes finales sobre la situación de los edificios en los que está pendiente, por parte de la autoridad, la determinación de la gravedad del daño.

Contar con el listado de los propietarios de los inmuebles dañados por parte del Registro Público de la Propiedad, o por SEDUVI, así como los gravámenes de las viviendas.

Pedir a la Procuraduría Social de la Ciudad de México, oriente a los condóminos con daños, para que se organicen en asociaciones civiles, y lleguen a convenios legales en los formalicen las decisiones que tomarán acerca de los edificios dañados.

Y, por último, que en el caso de hipotecas, los bancos, como beneficiarios preferentes, emitan comunicados respecto de cada inmueble en los que se estipule a quién se va a indemnizar y los porcentajes de pago correspondientes.

En un contexto más amplio de prevención, me gustaría informar que, desde el mes de mayo, hemos venido trabajando con la Secretaría de Hacienda para instrumentar una política pública de administración de riesgos, que nos permita alinear los esfuerzos del sector asegurador con los efectivos de la Administración Pública a nivel federal. Esto, en el contexto de las políticas (inaudible) que mantienen la estabilidad financiera en nuestro país.

Es muy importante continuar con la construcción de estas políticas, porque comprenden, también, la gestión del Gobierno que administra el Gobierno Federal, tal como lo demuestran los eventos de naturaleza catastrófica, y contribuyen a la reducción de las vulnerabilidades que plantea la brecha de aseguramiento, incluyendo su componente de riesgos catastróficos. También, mejoran el control interno y la congruencia en la forma de gestionar los riesgos públicos.

En línea con estas ideas, el sector asegurador presenta tres ideas, en las que nosotros participaremos activamente:

Una. Debemos buscar soluciones de fondo a la problemática que, en caso de siniestro, representan las partes comunes de los condominios. Esto se debe hacer tanto desde el punto de vista de los propios seguros, pero también desde un punto de vista regulatorio.

Segundo. El sector asegurador debe capitalizar las lecciones que hemos aprendido en estos sismos, para mejorar nuestra oferta.

Y, por último. Hemos estado trabajando, y estamos muy cercanos a poder presentar una propuesta para ampliar las coberturas de seguros catastróficos, a través de una oferta de microseguros en la materia, complementarios al FONDEN, así como productos ligados a predial o a esquemas de reconstrucción.

Muchísimas gracias.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Muchas gracias, Emmanuel Escobedo.

Si aclarar, señor, en lo que comentaba Manuel; estos nueve a 18 meses, es para que se cierre la atención al siniestro, pero desde el principio, el asegurado tendrá la certeza de que contará con los recursos y con el acompañamiento. Pero, como aquí se ha señalado, la reconstrucción de un edificio, la recuperación de una planta industrial, tomará de principio a fin, algo más del periodo de tiempo.

Muchos de los daños que aquí se ha comentado, implican un desembolso inmediato de las aseguradoras, y por eso, la importancia de estos cortes periódicos que habremos de estar haciendo los miércoles para que se pueda ver el avance y la pertinencia de haber contado con el este mecanismo prudencial.

Uno de los primeros que acudió al llamado que usted hiciera, fue el armado de un fideicomiso Fuerza México, al amparo del Consejo Coordinador Empresarial.

Este instrumento no es el único. Las más de las fundaciones tienen su propio desempeño, pero se ha convertido en un elemento rector muy importante y que nos ha ayudado a la coordinación, que nos ha ayudado a la convocatoria, que nos ha ayudado e emitir lineamientos de transparencia, y que ha ayudado, sobre todo, a que los esfuerzos de reconstrucción impliquen que se apoye a la mayor parte de la gente, sin que haya redundancia o desperdicio.

Mucha de la información que está en portal de Transparencia, ha sido un insumo útil para el fideicomiso Fuerza México para identificar dónde están los daños en cada uno de los diferentes tramos y de los distintos elementos que fueron dañados, para concentrar el esfuerzo de la sociedad civil en la atención.

Y habremos, si usted lo autoriza, de ver primero un video, y después de escuchar a Juan Pablo Castañón Castañón, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-JUAN PABLO CASTAÑÓN CASTAÑÓN: Gracias, Presidente.

Esto, se lo debemos a al Consejo de la Comunicación, y agradecemos a los medios de comunicación que lo estén dando a conocer para motivar a las personas a participar.

Señor Presidente:

Muchas gracias por recibirnos aquí, y darnos la oportunidad que, como empresarios y sociedad, podamos contribuir en lo que México, a lo que a los mexicanos nos corresponde después de estos sismos.

Saludo a los señores Secretarios y señoras Secretarias; a los señores Gobernadores; a los empresarios.

Amigos todos.

A los medios de comunicación, también. Muchas gracias.

Hace dos meses, los mexicanos tuvimos que hacer frente al dolor de la tragedia.

En Chiapas y Oaxaca, y luego en Ciudad de México, Morelos, Guerrero y Puebla, Tlaxcala, con mucho esfuerzo hemos pasado por los momentos más dolorosos. Pero ahora, tenemos que enfrentar los más difíciles; la recuperación de nuestras comunidades, y una recuperación integral.

No hay pérdida más grande que la vida de quienes, muy lamentablemente, perecieron en estos eventos. Pero tampoco hay valor más importante, que la esperanza para seguir avanzando.

En el sector privado, desde el primer momento en que supimos la gravedad de los sismos en el Sureste, nos dimos a la tarea, juntos, para apoyar a quienes más lo necesitaban en ese momento.

Primero. Para atender la emergencia, y después para planear la reconstrucción inteligencia, honesta, transparente, participativa.

Un recuento de la ayuda que entregaron y canalizaron las empresas durante esas primeras semanas de emergencia, nos arroja una suma de más de 13 mil millones de pesos en ayuda y productos; entre alimentos, víveres, medicinas, equipos para remoción de escombros, traslados, equipos para encontrar y colaborar, para colaborar con las autoridades para encontrar a las personas.

Así, pudimos hacer frente de las necesidades de los días inmediatos después de los sismos. A partir de entonces, hemos trabajado en planes para la reconstrucción y la recuperación de la actividad productiva, para ir dejando atrás la tragedia y retomar la marcha de nuestras vidas de nuestro México.

Gran cantidad de empresas, fundaciones y organizaciones de la sociedad civil, coinciden en la necesidad de trabajar no sólo en la emergencia, sino en la reconstrucción de las poblaciones más afectadas. La solidaridad fue, y es enorme.

Pero sabíamos desde un principio, que los grandes retos serían la coordinación de los esfuerzos, la eficiencia en la inversión de los recursos y la transparencia y la rendición de cuentas.

Al día siguiente del sismo que afectó la Ciudad de México, Morelos, Puebla, Guerrero y Estado de México, el 20 de septiembre, firmamos el contrato del fideicomiso privado Fuerza México; un fondo orientado a administrar y operar los recursos y las donaciones realizadas por organizaciones empresariales; empresas, particulares, ciudadanos, personas, trabajadores de las mismas empresas, para colaborar en la reconstrucción.

Se constituyó para focalizar la ayuda y coordinarnos todos con la autoridad, y entre las propias iniciativas de la sociedad, para asegurarnos que el apoyo llegue a dónde se requiere con mayor urgencia, haciéndolo rápido, con calidad y con transparencia.

Establecimos un comité técnico del fideicomiso, conformado por representantes de organizaciones empresariales y miembros de organismos de la sociedad civil especializados en transparencia.

Además, hemos conformado subcomités de asesoramiento especializado, para asegurarnos que el fideicomiso se conduzca bajo criterios técnicos, imparcial.

Así, se está cuidando que el fideicomiso se apegue a seis características básicas:

Atender una causa específica, la reconstrucción.

Potencializar la coordinación y evitar duplicidad.

En tercer término. Priorizar los proyectos en áreas donde más se necesitan, donde haya mayor poder de multiplicación.

En cuarto. Captar fondos internacionales y continuar captando fondos nacionales. Va a ser un proceso de medio alcance.

Permitir economías de escala.

Y, por último. Tener un ejemplo de transparencia.

El objetivo, es que el fideicomiso siga las mejores prácticas internacionales para asignar los recursos a donde sean más necesarios y tengan mayores beneficios sociales. Y a la vez, que cumpla con los estándares más elevados de transparencia para generar confianza en la ciudadanía, respecto al uso de los mismos recursos.

Cabe aquí, destacar, que se trata de un fideicomiso privado que no percibe ni ejerce recursos públicos de ningún tipo. Todos los recursos son aportados por la sociedad, y serán ejercidos por el propio fideicomiso, en complemento de lo que pueda hacer con los recursos públicos las autoridades en las distintas zonas, y lo que podamos hacer complementariamente a través del esfuerzo de las empresas, de fundaciones y organizaciones de la sociedad civil.

El trabajo conjunto con la autoridad sí es relevante, en cuanto a la coordinación. El fideicomiso busca ser un ejemplo de coordinación de lo que es posible realizar cuando trabajamos juntos, sociedad y gobierno.

Uno de los objetivos fundamentales de este fideicomiso, es priorizar las necesidades en la reconstrucción y asegurar que los recursos se dirijan donde son más necesarios.

Es fundamental la información que el Estado nos ha brindado. El censo de afectaciones, la información respecto a qué comunidades tienen más necesidades y los espacios de oportunidad para la cooperación complementaria.

La idea de un mecanismo para la coordinación de los esfuerzos, tiene el objetivo de canalizar mejor los recursos y destinarlos en marcha, para poner en marcha la vida de las comunidades.

Por ello, establecimos dos formas de participar en el fideicomiso, Presidente.

Por un lado, a través de donaciones directas, en efectivo o en especie, ya sean dirigidas a una obra específica, a un municipio o a todo el proyecto en general. O a través de esquemas de coordinación; es decir, fundaciones y empresas que ya tengan sus propios programas o mecanismos de gestión, que puedan, y podamos colaborar juntos, así el fideicomiso, junto con ellos, poniendo en común los proyectos y recursos que destinaremos juntos a la reconstrucción, para que finalmente evitemos las duplicidades y generemos mayor profundidad en la ayuda y los esfuerzos.

Pero no sólo vamos a reconstruir edificios o casas. El objetivo, es reanimar la vida social; la vida social y productiva de quienes han sido más afectados y están en los lugares más apartados.

Por eso, y como se comentará más adelante, hemos tomado la decisión de reconstruir comunidades completas, en lugar de arreglar viviendas o escuelas dispersas. Además, involucraremos a las mismas comunidades en las definiciones y en la propia reconstrucción.

El modelo de intervención busca ser integral.

Aunque la mayor parte de la reconstrucción se destinará a viviendas, en cada lugar tendremos que trabajar en lo que haga falta de reconstrucción de escuelas, templos, clínicas, mercados, monumentos históricos, indispensables para reactivar la vida de las comunidades.

Y en una segunda etapa, buscaremos alternativas para su economía, como las empresas sociales o la vinculación con las cadenas de valor ya establecidas. Esto, lo haremos, justamente, mediante un alto grado de coordinación, como es necesario.

En los municipios seleccionados, de los que comentará en un momento más Alejandro Ramírez, buscaremos distintas iniciativas con un enfoque integral, que permitan darle vida a las comunidades y esperanza a las familias.

Complementando el esfuerzo gubernamental, podemos hacer un trabajo integral en las comunidades.

Estamos trabajando activamente en esta etapa de coordinación con instituciones de gran prestigio, muchas de las cuales se encuentran aquí, como la Fundación Slim, la Fundación Río Arronte, las fundaciones de los bancos Bancomer, Banorte y los demás bancos, de las que comentará en unos momentos, también, Marcos Martínez.

ProViva, Construyendo, World Vision, entre otras muchas fundaciones, con las que nos necesitamos vincular para resolver y profundizar en la ayuda.

Consideramos que con los esfuerzos coordinados de distintas instituciones, podremos llegar a impactar integralmente entre 20 y 30 municipios en esta primera etapa.

El objetivo, es, entre todos, sacar adelante pueblos enteros, con el entusiasmo de su propia gente, con el esfuerzo de ellos mismos, escuchando sus necesidades, y con el trabajo y los recursos que las empresas y las personas, y las fundaciones, podemos dar. Y en todo momento, coordinados con la autoridad, para implementar y complementar los esfuerzos.

Además, tenemos el objetivo de reconstruir con calidad, no sólo recuperar lo que se perdió, sino mejorarlo sustentablemente.

Tenemos el firme compromiso de que este esfuerzo de reconstrucción se traduzca en una mejor calidad de vida, de la vivienda, de la convivencia, de la infraestructura, entre las personas que viven en estas zonas más afectadas.

Sabemos que esta tarea nos corresponde a todos y que no hay ganancia en trabajar de manera aislada. Tenemos que alinear nuestros objetivos y perseguirlos de manera conjunta.

Por eso, reconozco a los funcionarios públicos aquí, presentes, de las Secretarías de Hacienda, Gobernación, Cultura, Desarrollo Agrario y Territorial y Urbano, Educación, Nacional Financiera, ISSSTE, SEDESOL, Seguro Social e INFONAVIT, que los hemos visto en el campo haciendo un esfuerzo cotidiano. Todos, trabajando en lo que les corresponde.

Y estos últimos, el Seguro Social y el INFONAVIT, nos han habilitado su sistema para recibir con facilidad las donaciones de las empresas, al contribuir a la institución, con las cuotas que les corresponden.

Durante estas semanas, el trabajo ha fluido con facilidad y la coordinación ha sido fundamental.

México gana, si trabajamos juntos.

México ya sufrió, pero hoy, necesitamos que la reconstrucción sea una fuente de esperanza y ejemplo hacia adelante.

Los recursos ejercidos por el sector privado van a responder con confianza a la generosidad de los mexicanos, y esperamos que el uso de los recursos públicos puedan ser complementados con los mismos, para llegarle a la gente y reconstruir la esperanza sobre este México que estamos construyendo todos juntos, Presidente.

Gracias.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Señor Presidente.

Uno de los retos más importantes en la reconstrucción, por cuanto a vivienda se refiere, fue la definición del mecanismo de pago y la forma de hacerlo efectivo; un tema al que la Secretaria Rosario Robles dedicó mucho tiempo, mucho empeño y un gran compromiso.

Eso implicaba no solamente la parte financiera, sino la parte de cómo la hacíamos llegar en cada domicilio, en cada vivienda, el recurso, abriendo una cuenta de ahorro, acompañada a la cuenta de ahorro, de una tarjeta de débito. No solamente estamos reconstruyendo, sino bancarizando.

Pero para que pudieran utilizarse esas tarjetas de débito, teníamos que construir todo un marco que permitiera que las tarjetas se tradujeran en materiales, que se tradujeran en empresas que ayudaran a la reconstrucción, que se tradujeran en recursos de los que las familias pudieran echar mano para poder usar los recursos, de forma tal que les ayudaran.

En ese esfuerzo, la banca mexicana juega un papel muy importante.

Recién firmamos, por sus instrucciones, un convenio entre BANSEFI y TELECOM, pero la banca en su conjunto, tiene una gran presencia, una gran densidad, y en donde no la había han hecho un enorme esfuerzo por estar presentes; por lo que no solamente ahí, sino en la atención de sus clientes y en la recaudación de recursos para la reconstrucción, han estado activos.

Y de todo ello, habrá de darnos cuenta el ingeniero Marcos Martínez Gavica, que preside la Asociación de Bancos de México.

-ING. MARCOS MARTÍNEZ GAVICA: Muchas gracias, Secretario.

Muy buenas tardes, Presidente.

Secretarios; Gobernadores; y demás colegas que nos acompañan. Medios de comunicación, por supuesto.

Tenemos una presentación que tiene dos segmentos:

El Primero. Es qué es lo que hizo la banca frente a los siniestros.

Y lo Segundo. Qué es lo que estamos haciendo como parte de la recaudación de fondos para ayudar a los damnificados.

Lo primero, como bien lo mencionó hace un momento el Secretario, algo muy importante, es que no deje de haber efectivo, y esto, en el pasado, nos sucedía.

De hecho, en el Huracán Wilma, tuvimos el problema de que se acabó el efectivo y tuvimos que abrir las tarjetas de crédito sin autorización, para que pudieran comprar cosas la gente.

A partir de ahí, se hizo un plan coordinado por la Secretaría de Hacienda, en donde participó BANXICO, Banjército y la ABM.

Qué hicimos cada quien.

El BANXICO se encarga de llevar el dinero a dónde tengamos que ir. Nosotros, a poner la infraestructura, que significa poner telecomunicaciones, poner plantas de luz, por si no hay teléfonos o no hay luz. La infraestructura y las TPB´s, para poder accesar con las tarjetas y sacar efectivo. Banjército lo opera, opera las casillas que tenemos, y, por supuesto, cuida el dinero.

Y fue por esa razón que, en la primera visita que hicimos a Ixtaltepec, donde usted entregó las primeras tarjetas de BANSEFI, aunque no había infraestructura bancaria, estaban las sucursales, los cajeros, caídos, si pudieron disponer de efectivo.

Esta fue la primera acción que, creo, que es importante, porque la banca nunca paró y nunca dejó de atender a sus clientes.

La segunda, es que se crearon programas para el diferimiento parcial o total de pagos de capital de intereses para las pequeñas empresas, para las micro y las pequeñas empresas. Y para las personas físicas, también, nuevos plazos de gracia para que comiencen a volver a sus obligaciones, a pagar sus obligaciones, a partir del año próximo.

En esto, se incluyeron los estados de Chiapas, Ciudad de México, Morelos, Oaxaca, Puebla, Guerrero y Estado de México.

Tengo pendientes algunas cifras de Guerrero y Estado de México, pero le hablo de las otras.

Nada más en esta ciudad y esos cuatro estados, se ponen a disposición de los clientes a 168 mil créditos hipotecarios, a un millón 700 mil créditos, acreditados de nómina, a 300 mil acreditados de coche, y en crédito personal a dos millones 750 mil; o sea, hay más de cuatro millones 900 mil créditos que se han puesto a disposición de las personas para ser favorecidos, incluyendo al estado de Guerrero, al Estado de México, pasaremos los seis millones. Quien lo pida, tendrá esos beneficios.

Por supuesto, como fue afectada la operación bancaria, lo que hicimos fue ponernos de acuerdo entre los bancos y eliminar todas las comisiones temporalmente en los cajeros automáticos para que, en donde hubiera un cajero, aunque no fuera de su banco, pudieran disponer de dinero, los clientes.

Qué más hicimos.

Tenemos puestos ya por algunos bancos, créditos hipotecarios nuevos para la reparación parcial de las casas que sufrieron, o los departamentos que sufrieron daños, y que la gente no tiene liquidez; son créditos que se comienzan a pagar hasta el año que entra y son a plazos y a tasas bastante accesibles para que puedan reconstruir rápidamente su casa.

Todos los casos que han solicitado apoyo, lo tienen. En un principio, hubo algunas quejas en la CONDUSEF; 80, que no son muchas, pero 80 que no estaban recibiendo suficiente atención en los créditos hipotecarios, todas están atendidas, y en 65 de los casos, están resueltas a su favor, porque tenían razón y están listas.

Hemos creado un equipo entre la CONDUSEF, la Secretaría de Hacienda y la ABM, para que cualquier otro caso no tenga problemas.

Igual, se pusieron líneas telefónicas para dar información de los seguros. Era la mayor preocupación, los seguros de las hipotecas, están siendo atendidos y se crearon claves para que cualquier persona que tenga retraso ahora en sus créditos, no sea reportado al Buró de Crédito y no quede con una marca negativa.

Estas son las medidas que hicimos para que los clientes puedan pasar estos malos momentos sin una preocupación, por sus créditos.

Por otro lado, 21 de los bancos, que son los que tienen red de sucursales y red de cajeros, sobre todo, hicimos diferentes promociones para recibir apoyo por parte de los colaboradores de los bancos, de los clientes y de los usuarios de la banca.

Hemos podido recaudar, hasta el 3 de noviembre; 403 millones de pesos, 500 millones de pesos prácticamente, y tenemos una proyección, por lo que nos dicen algunos de los bancos, de que al final, podremos acabar recabando entre 700 y 750 millones de pesos para las obras de reconstrucción que mencionaba el Presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

Algunos de los asociados hicieron aportaciones directas a organizaciones sociales para atender la contingencia. Aquí estamos destacando a la Cruz Roja, hubo bancos que aportaron directamente ahí, o a Save The Children, o a Fondo Unido, y otros bancos van a ejercer el recurso directamente o a través de organizaciones con los que han trabajado tradicionalmente en este tipo de desastres.

Estos son principalmente ProViva, que mencionaron aquí hace un momento, y algunas otras organizaciones, que ya están muy probadas.

De hecho, en el banco en el que yo laboro entregamos cuatro mil casas, que ha hecho Proviva en los últimos 12 años con total transparencia y eficiencia, y ha hecho más de 63 mil casas.

También, tenemos la firma con el Convenio de Coordinación y Colaboración con Fuerza México.

De los apoyos, el 40 por ciento tenemos información de que va a ser dirigido a centros educativos. Y el 60 por ciento restante va a ser destinado a vivienda principalmente, pero también a otras acciones, como apoyo a centros comunitarios, los mercados, a preservación de patrimonio cultural.

Y en algunas instituciones van a apoyar a artesanos para la reconstrucción de sus talleres y a rehabilitar las cadenas productivas.

Por último, hablando de transparencia, dependiendo de qué banco la divulgación de la información para que se haga pública y sea transparente es de distintas naturalezas.

Algunos han escogido hacerlo a través de redes sociales, de Twitter y de Facebook. Aquí tenemos bancos como, por ejemplo, Inbursa, aquí presente, o Banco del Bajío o Banorte.

En las páginas de internet corporativas están prácticamente todos los bancos.

Comunicados de prensa, donde participa también aquí presente Citibanamex o Ve por Más, que también está presente en esta reunión.

En la contratación de despachos externos para elaborar reportes auditados, donde está también Inbursa y está BBVA Bancomer.

Los resultados de las acciones se concluirán en los informes de responsabilidad social corporativa. Esto sucede en Santander y Scotiabank principalmente.

Hasta el momento hemos firmado, seis de los bancos, el Convenio de Colaboración con el Fideicomiso Fuerza México: Santander Banorte, BBVA Bancomer, HSBC, Bank of America y Banco del Bajío.

Pero, el 100 por ciento de los bancos han decidido que sí van a pasar a través del fideicomiso Fuerza México en colaboración y coordinación.

Solo está pendiente de firma.

Éste es el informe, señor Presidente.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Señor Presidente.

Lo que pasó en México permitió acreditar como dijera el Canciller, que México tiene muchos amigos en el mundo y, prácticamente, todos ellos se hicieron presentes en la emergencia y en la reconstrucción.

Y para darnos una visión de cómo el mundo ha participado en solidaridad con México, le pediríamos al señor Antonio Molpeceres, Coordinador Residente de la ONU en México nos presentara un breve reporte.

-SR. ANTONIO MOLPECERES: Bueno, muy buenos días a todas y a todos.

Señor Presidente.

Miembros de la mesa:

Hace un par de semana las Naciones Unidas conmemoramos 72 años de existencia. En aquel momento el mensaje con motivo de este aniversario, del Secretario General Antonio Gutiérrez hizo énfasis en los desafíos que afrontamos para construir un mundo pacífico, sostenible y justo. Desafíos que sólo se pueden superar si unimos fuerzas.

La creciente exposición a riesgo de desastres presenta al mundo un desafío sin precedentes. Tan sólo este año, el Caribe, el Continente Americano fueron azotados por fuertes huracanes que dejaron a millones de personas necesitadas de asistencias.

Las inundaciones en el Sureste Asiático han afectado a unos 40 millones de personas en Bangladesh, India y Nepal.

Y en África 20 países han declarado emergencias por sequía en los últimos 18 meses con grandes desplazamientos poblacionales.

Y aquí en México desde finales de agosto, el país sufrió siete ciclones, y los sismos del 7 y del 19 de septiembre afectaron severamente los estados del Centro y el Sur del país.

No quisiera omitir esta oportunidad para reconocer el esfuerzo y las acciones del pueblo mexicano frente a la emergencia.

El Estado mexicano y la sociedad civil respondieron de forma ejemplar para ayudar a la población afectada.

Ante este escenario de desastre, desde las Naciones Unidas acompañamos al Gobierno mexicano a través de una misión internacional que observó y asesoró en materia de coordinación, ayuda humanitaria y manejo de información.

A la fecha continuamos nuestro trabajo en el país en apoyo a la reconstrucción de las zonas afectadas.

En su mensaje con motivo del Día Internacional para la Reducción de los Desastres, el Secretario General, señaló: hemos avanzado mucho y hemos podido reducir la pérdida de vidas en desastres, gracias a los sistemas de alerta temprana, preparación y evacuaciones más eficientes.

La situación resultante de los sismos constituye una oportunidad para reconstruir mejor, incorporando la planificación del desarrollo, la gestión integral de riesgo.

Atendiendo su mandato en el Programa de Recuperación Temprana, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en México, a solicitud de los estados de Oaxaca, Puebla y Morelos, así como de la Ciudad de México, está acompañando a los programas de reconstrucción de las comunidades afectadas por los sismos, a fin de sentar mejores bases para el desarrollo sostenible y la resiliencia.

Esto se está realizando a través de asesoría de alto nivel a revisión de los planes estatales de recuperación, así como en el diseño, implementación y financiamiento de proyectos pilotos demostrativos de alto impacto y rápida replicabilidad en Oaxaca, Puebla y Morelos en materia de reactivación económica.

En la consecución de estos objetivos, el PNUD está buscando de manera activa la colaboración del sector privado, y ha establecido contactos preliminares con Fuerza México, la Fundación Carso y Citibanamex, entre otras organizaciones.

Igualmente, me es muy grato reconocer el trabajo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, con la presencia de su representante aquí presente, que está colaborando activamente en el apoyo psicoemocional, para la educación y retorno a clases después de las emergencias.

Como bien lo señala UNICEF, se debe priorizar el establecimiento de las aulas temporales, la rehabilitación o reconstrucción de escuelas.

Las necesidades específicas de resiliencia de los niños deben ser parte de cualquier plan de reconstrucción.

Todo el mundo gana en eso. Los niños mismos por poder seguir su educación, sus padres por no tener que atenderles a tiempo completo, y el país por tener niños mejor educados y con posibilidad de contribuir al desarrollo de México; además, de generar oportunidades de trabajo en la construcción de las escuelas.

Al mismo tiempo, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible cobran una importancia, una importante relevancia para asegurar que las acciones que emprendamos se encaminan a la reducción de brechas de inequidad y de vulnerabilidad, y permitan la construcción de un México más justo, más equitativo y más seguro para todas y todos.

El sector privado es un actor fundamental para lograr el desarrollo sostenible, las empresas pueden y, de hecho, contribuyen a través de la provisión de empleo, la prestación de servicios básicos, el financiamiento para infraestructura y la creación de soluciones innovadoras para los problemas que actualmente enfrentamos.

Así como el Terremoto de 1985 marcó la creación del Sistema Nacional de Protección Civil para México, los recientes sismos pueden servir para generar un sistema más fuerte y comprometido con el desarrollo sostenible.

Señor Presidente:

En nombre de la familia ONU con presencia permanente en México, le reitero nuestro compromiso para acompañar al Estado mexicano en asegurar un país más próspero y resiliente, y, como lo señala el espíritu de la Agenda 2030, sin dejar a nadie atrás.

Muchas gracias.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Señor Presidente, las muestras de generosidad que vimos al amparo de las consecuencias de los desastres naturales fueron múltiples, poniendo cada uno su granito de arena.

Vimos quien ponía el todo para ayudar, lo vimos en las comunidades, las comunidades de PROSPERA, que con desprendimiento y con generosidad de lo muy poco que tenían ponían mucho para acompañar los esfuerzos de quienes habían sido vulnerados en su patrimonio, en su tejido social.

Dentro de esos esfuerzos destaca el esfuerzo que hicieron la Fundación de Carlos Slim. Ofreció potenciar cinco veces a uno cada una de las recaudaciones.

El Subsecretario Galindo estuvo buscando la forma de meter los recursos del FONDEN para que salieran cinco veces a uno potenciados, pero ese fue el único límite que encontramos en las aportaciones que se recibieron.

Quisiéramos pedirle al ingeniero Slim, que ha tenido en éste, un despliegue muy transversal, muy puntual, en términos de acompañar los esfuerzos que se han venido haciendo desde el gobierno, nos platicara también brevemente, señor, su reporte.

-ING. CARLOS SLIM HELÚ: Gracias, señor Secretario.

Buenas tardes a todos.

Señor Presidente, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señoras Secretarías, señores Secretarios.

Señor Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, con el que hemos estado trabajando muy estrechamente, al igual que con otros gobernadores; señores gobernadores.

Señoras y señores:

Me es muy grato que a dos meses de estos sismos estemos trabajando juntos, Gobierno, iniciativa privada y sociedad civil.

El haber pasado dos meses y estar, prácticamente, ya calentando, habiendo estando calentando motores y ya listos con propuestas, cifras, y esta unidad con la que estamos trabajando, la verdad, creo que es una gran realidad de nuestro país.

Permítanme, bueno, ya empezó, permítanme presentar un video de lo que hemos estado haciendo y de lo que estamos haciendo, desde un principio, desde que ocurrió el sismo del 7 de septiembre.

Telmex y Telcel tienen un área especializada en desastres naturales y ayuda humanitaria que cuenta con equipos de emergencia, capacitación, personal capacitado y un buen grupo de voluntarios en toda la República.

Y de esta manera, desde que ocurrió el sismo, se actuó en dos sentidos:

En cuanto a tener lista la infraestructura funcionando, restableciéndola y normalizando los servicios de telecomunicaciones.

Y, por el otro, en las zonas afectadas llevando estos apoyos, que consistían en 16 plantas potabilizadoras de agua, con su propia energía, tiendas de campaña, como las que vemos en el video, 137 toneladas de víveres, material médico, etcétera, etcétera.

A su vez, el Grupo Carso envío a expertos en estructuras y construcción para hacer un recorrido en las zonas más afectadas de Oaxaca y Chiapas, que recorrieron varios municipios, revisando los efectos del sismo en viviendas, escuelas, centros de salud, mercados e iglesias, para hacer una evaluación y un reporte detallado.

Unos días después del primer sismo, en septiembre 13, hicimos la invitación a toda la población a que hiciera donaciones a Fundación y que por cada peso que se donara, íbamos nosotros a aportar cinco.

Eso, nos llevó, al cabo de unos casi 30 días, 27 días, a que recaudáramos en donativos, conjuntamente de la Fundación y de más de 217 mil donantes, dos mil 437 millones, 668 mil 811 pesos, 44 centavos.

Este dinero lo tenemos en un Fondo, el que llamamos México Unido. Y en ese fondo está el dinero en tanto se usa a tasa de cetes, ya sea porque esté invertido directamente o a través de la cuenta de cheques, también recibe esa tasa de cetes, para ir eficientando nuestra operación.

Posteriormente, tuvimos ese segundo temblor, con el epicentro diferente, muy cerca de la ciudad, que causó muchas víctimas, colapsó muchos inmuebles y hubo numerosas afectaciones estructurales, principalmente en la Ciudad de México y los estados vecinos.

La reacción Federal y del Gobierno de la Ciudad, así como la de los estados y, por supuesto, la sociedad civil fue muy rápida, muy decidida.

Ante este segundo embate de la naturaleza, en vez de tener miedo o temor, la reacción fue de solidaridad, valiente y la acción, la acción decidida de la población civil y de los gobiernos.

Ante este segundo sismo, la primera reacción fue el rescate con vida, la primera reacción y la primera acción fue buscar, rescatar con vida a muchas de las víctimas, lo cual posteriormente como señalaba el Secretario de Hacienda, hubo una gran y positiva acción mundial de varios países que mandaron a sus equipos de rescatistas a colaborar en esta tarea.

En esta primera tarea de rescate, Grupo Carso facilitó equipos de energía, equipos de alumbrado para que se trabajara en la noche, equipos de corte de acero y concreto para el mismo fin de rescate, herramientas.

Y estuvo, también, colaborando con un grupo de coordinadores, directores nuestros de construcción, colaboración tanto en la coordinación, en la planeación del trabajo como con trabajadores en la remoción de escombros.

Durante varios días, al igual que otras instituciones, ofrecimos servicios gratuitos de telefonía móvil, de telefonía pública, como señalaba el video, cinco mil 500 puntos de red WiFi gratuita con conectividad.

En los principales albergues instalamos equipos y les dimos conectividad.

Asimismo, las vías de comunicación en esos días fueron gratuitas la circulación por las mismas; la comunicación de las mismas.

Hablábamos de estos donativos de cinco más uno, o sea seis que se recaudaron, pero al mismo tiempo ofrecimos que no iba a ver ningún costo por parte de nuestros equipos, de nuestra maquinaria y de nuestro personal, principalmente, en el área de construcción, de directivos.

Y esto va a permitir que podamos realizar nuestra tarea sin gastos indirectos de obra, sin muchos de los costos que se tienen, que junto con los convenios de cooperación o con la cooperación que se haga con el Gobierno Federal, el Gobierno de la ciudad, los gobiernos de los estados y otras fundaciones, estos recursos serán mucho más efectivos y los tendremos optimizados para estas acciones de reconstrucción.

Estamos pensando no solamente que los, estamos incrementando a seis, sino que a través de este bajo ahorro de costos en los que estamos planteando operar en esa base, los efectos serán mayores.

Quisiera, para no hablar ya más de estas generalidades, pasar un poco a las acciones de reconstrucción en las que estamos involucrados, de momento.

En este proceso tenemos ya propuestas de proyectos de casas prototipo de dos y tres recámaras con posibilidad de aumentar un segundo piso, así como prototipos de escuelas primarias y secundarias con baños amplios, bibliotecas digitales y otras áreas de servicio.

Estos planos arquitectónicos, al igual que los estructurales y los planos de instalaciones, estarán disponibles en la Plataforma de Aprende, y en la página de la Fundación México Unido, para que puedan usarse sin costo.

Y estamos preparando unos cursos de autoconstrucción para que, a través de él, que, por supuesto, será gratuito tanto el curso como la conectividad, que serán gratuitos, puedan las personas que decidan por la autoconstrucción, no sólo aprender algo albañilería, etcétera, sino que tengan conocimiento de todas las etapas, desde las trabes de cimentación para evitar que vuelvan a ocurrir este tipo de cosas, hasta la terminación de la construcción.

También, en cuanto se refiere a la reconstrucción, en desorden lo voy a mencionar, empezaré con salud.

En este caso atendimos, después del sismo del día 19, los institutos nacionales de salud pública, en los que los evaluamos estructuralmente de manera somera, y procedimos al arreglo de los daños no estructurales que había.

En la evaluación no se encontraron estructuras visiblemente dañadas, pero se invitó a que se haga un estudio más a fondo.

Todos estos institutos de salud pública, así como el Hospital del Niño Morelense estarán terminados ya completamente en cuatro semanas.

Estamos, también, analizando conjuntamente con el Gobierno, el realizar una clínica de salud en Chiapas, que se está revisando, para haber si vale la pena ampliar con salas, con quirófanos para operaciones ambulatorias.

En lo que se refiere al patrimonio cultural, estamos en contacto con la Secretaría de Cultura, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Instituto Nacional de Bellas Artes, para restaurar daños en construcciones de este Patrimonio Cultural. Daños no estructurales.

Ya nos han encargado 47 inmuebles para su reparación, ya iniciamos 14, se están trabajando 14.

Asimismo, aparte de que la protección de este patrimonio cultural requiere, quizás, el apuntalamiento de muchos de ellos, también requiere de cubrir, proteger las bóvedas y techos de este patrimonio, lonas, las cuales hemos mandado 360 lonas de 12 por 12 metros, que se están instalando por parte de personal del INAH en varios de estos edificios del patrimonio nacional.

En cuanto a educación, hemos evaluado 97 escuelas, que no tienen daños estructurales, de las cuales 27 ya están en reparación. Hemos observado que varias carecen de escaleras de emergencia, entonces, se construirán escaleras de emergencia conjuntamente con esta reparación, que son reparaciones menores.

De mercados. Se está ya en pláticas con el gobierno de Oaxaca, para que el mercado de Unión Hidalgo lo podamos dejar funcionando, lo cual esperamos que una vez que se autorice esté funcionando antes de seis meses.

En Juchitán hemos estado trabajando en demolición y limpieza de escombros. Llevamos más de 15 mil toneladas, están trabajando ahí 10 equipos, adicionalmente a los camiones que están dando este servicio para mover los escombros a otros lugares.

En vivienda, conjuntamente con el Gobierno Federal y el Gobierno de la Ciudad de México, tenemos pláticas para construcciones de vivienda en estas zonas afectadas, tanto en el Istmo de Tehuantepec, como en la Ciudad de México, en el área de Xochimilco estamos estudiando, viendo con el Gobierno de la Ciudad estos proyectos, además de estar haciendo reparaciones menores en muchas otras viviendas donde no ha habido estos efectos, no se han visto afectadas estructuralmente esas propiedades.

Señor Presidente:

Quiero agradecer y felicitarlo por la iniciativa de este trabajo conjunto del sector privado, la sociedad civil y el Gobierno Federal, así como los gobiernos de los estados, y sólo decirle que estamos listos para acelerar nuestras actividades para este gran reto y proyecto nacional de la reconstrucción y la transformación de las áreas afectadas.

Muchas gracias.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Señor Presidente:

Habremos de escuchar dos intervenciones más. La primera de ellas, de un actor que fue muy importante en la coyuntura, que fue muy importante en la emergencia, y es que probablemente una de las instituciones más queridas y más reconocidas en materia de la sociedad civil en México, la Cruz Roja Mexicana. Y nos haría su reporte el Comandante Isaac Oxenhaut.

-COMANDANTE ISAAC OXENHAUT: Señor Presidente:

Muy buenas tardes.

Muy buenas tardes a todos.

La Cruz Roja Mexicana participamos en los sismos del día 7 y del día 17. Tuvimos la atención de 300 personas atendidas en atención prehospitalaria y en los hospitales de Cruz Roja.

En la emergencia del día 19, desplazamos 130 ambulancias y 25 unidades de rescate en la Ciudad de México.

Empezamos laborando con más de mil 200 elementos de la institución para la emergencia del día 19.

Y, tomando en cuenta el sismo del día 7 y del día 19, más de 31 mil voluntarios participaron en las labores, tanto de búsqueda y rescate, como en la atención a la población.

Hemos entregado más de cuatro mil 200 toneladas hasta el fin del mes de octubre, beneficiando a más de un millón de personas beneficiadas con esta ayuda.

Principales donantes. Podemos sacar una lista impresionante de los donantes, pero yo creo que el principal donante fue el pueblo de México. Fue impresionante la ayuda que en los 16 estados donde abrimos centros de acopio, nos llegaba esta ayuda, misma que ha sido entregada gracias a, Ejército mexicano, a la Marina, a la Policía Federal y a todos os Gobernadores de los estados afectados, que esta ayuda ha sido entregada en mano propia de todo el damnificado.

Qué hemos recibido.

Hasta el cierre de octubre de 2017, 240 millones de pesos, mismos que el flujo, si se dan cuenta, fueron los primeros días, tenemos todavía donativos en efectivo en puerta que estamos por recibir, tanto de la Cruz Roja americana, de la Cruz Roja canadiense y de otras instituciones y empresas nacionales.

Estamos haciendo los planes y acción para recibir esos fondos.

Hemos aplicado, de estos recursos, alrededor de 105 millones, tanto en la operación como en la compra de suministros; hemos comprado catres, hemos comprado tiendas de campaña, kits de cocina, que se están entregando.

Los resultados de las cuentas, los ingresos que son los 240, más las aplicaciones del operativo. Tenemos todavía un saldo de 135 millones, más lo que se va a seguir acumulando en estos próximos días de cuentas bancarias.

Aquí hay una cosa muy interesante. Hasta octubre 15, hemos entregado más de cuatro mil 700 toneladas de ayuda.

Yo les puedo decir que al día de ayer ya llevamos más de cinco mil 200 toneladas de ayuda entregadas a todos los estados afectados.

Asimismo, estamos dejando un remanente, no quiere decir que cerramos las operaciones en los estados; estamos dejando un remanente de 50 mil despensas en Juchitán, bajo el resguardo del Ejército Mexicano para las semanas futuras.

Nos salimos de Juchitán, precisamente, no porque cerremos la operación, sino por los daños que presenta el hangar del Ejército Mexicano, entonces, la operación continua.

Eso es lo que respecta a la Cruz Roja Mexicana, señor Presidente.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Muchas gracias al Comandante Isaac Oxehnhaut.

Y, escucharíamos, señor Presidente, la intervención por parte del Presidente del Consejo Mexicano de Negocios, del maestro Alejandro Ramírez Magaña.

-MTRO. ALEJANDRO RAMÍREZ MAGAÑA: Estimado, señor Presidente.

Distinguidos miembros del Gabinete del Gobierno de la República.

Señor Jefe de Gobierno.

Y señores Gobernadores.

Colegas Presidentes de organismos empresariales y compañeros empresarios.

Amigos de los medios de comunicación:

Los sismos de los pasados 7 y 19 de septiembre sacudieron las entrañas de la tierra, pero también las de nuestra conciencia cívica, dejaron tras de sí mucha destrucción, pero también nos abrieron la oportunidad de demostrar que podemos enfrentar la adversidad en unidad y con solidaridad.

En las visitas que tuve la oportunidad de hacer a algunas de las zonas afectadas, pude constatar dos cosas:

La enorme generosidad de la sociedad civil, de las empresas, de fundaciones, de universidades y organismos internacionales durante la emergencia, y la capacidad del Estado mexicano para auxiliar oportunamente a los damnificados, para mantener el orden, y para coordinar y facilitar el flujo de los apoyos.

Realmente fue motivo de orgullo ver a nuestras Fuerzas Armadas y autoridades de Protección Civil auxiliando a la población más afectada, participando en todo, desde las acciones de rescate y remoción de escombro, hasta el establecimiento de albergues y la preparación de alimentos.

La unidad y la solidaridad que la tragedia compartida suscitó es algo que debemos valorar y preservar, para esta etapa más ardua y compleja de reconstrucción que tenemos por delante.

Para las empresas que conformamos el Consejo Mexicano de Negocios, y para los organismos que conformamos el CCE, es un orgullo poder contribuir a las labores de reconstrucción, a través del fideicomiso Fuerza México.

A nombre del fideicomiso quisiera agradecerle, señor Presidente, por todo el apoyo que nos ha brindado, a través de la Secretaría de Hacienda, para ofrecernos información, contactos y facilitarnos el poder visitar las zonas de desastre, para que nuestros esfuerzos complementen de la mejor manera posible, las acciones que su Gobierno está realizando.

Hoy es mi responsabilidad informarle sobre el estado de las finanzas del fideicomiso, las acciones de reconstrucción que estamos implementando, y los criterios de transparencia que hemos establecido.

Sobre el primer punto, les informo que el fideicomiso Fuerza México ha recibido a la fecha: 224 millones de pesos, que se desagregan en 154 millones 554 mil pesos y tres millones 715 mil dólares.

Por otro lado, el fideicomiso está próximo a recibir los donativos de varias empresas más que suman, al menos, 150 millones de pesos adicionales. Y coordinará sus acciones con las de varias empresas y fundaciones corporativas aquí presentes, así como con la Asociación de Bancos de México.

Por el lado de donativos en especie. Estamos gestionado donaciones, tanto de materiales para construcción, como de miles de equipos para viviendas, en particular, de estufas y refrigeradores.

Sobre acciones de reconstrucción.

Les comparto que después de que el comité de expertos analizó la información geográfica de 109 municipios, tomando en cuenta las zonas de mayor afectación, la población con mayor índice de pobreza, la accesibilidad carretera y la disposición a colaborar de la comunidad, decidimos arrancar los primeros esfuerzos de reconstrucción en siete comunidades: San Pedro Tapanatepec, San Pedro Ixhuatán, San Francisco del Mar, San Mateo del Mar, Santa María Xadani, en el Estado de Oaxaca; así como en los municipios de Arriaga y Tonalá, en el Estado de Chiapas.

La forma en la que realizaremos dichas intervenciones variará de comunidad en comunidad, pero en todas se activará a la población local para trabajar en la reconstrucción, no sólo para que las intervenciones sean sensibles a las necesidades y preferencias de cada comunidad, sino, también, para coadyuvar a la reactivación de la economía local.

En ese primer grupo de comunidades se comenzará con la construcción de 350 viviendas, en donde la comunidad será copartícipe en la selección de materiales y en el diseño arquitectónico de las viviendas.

Finalmente, sobre los criterios de transparencia, me gustaría compartirles que el fideicomiso busca ser un ejemplo en esa materia, para lo cual ha incluido en su comité técnico a ciudadanos de reconocido prestigio y a expertos en materia de transparencia, como son Federico Reyes Heroles, fundador de Transparencia Mexicana y Presidente de Impunidad Cero, y Edna Jaime, Directora de México Evalúa.

Adicionalmente se firmó un convenio de colaboración con el Instituto Nacional de Acceso a la Información para que el fideicomiso incluya dentro de su comité técnico a un representante del INAI y dé a conocer en su portal electrónico distintos documentos, como el contrato, las reglas de operación, la integración del comité técnico y los estados financieros, entre otros.

Sabemos que hay mucho por hacer y que el tiempo apremia, sin embargo, aspiramos a que nuestro esfuerzo perdure en el tiempo y que no sólo reconstruya lo que fue destruido por los sismos, sino que mejore la calidad de vida de las comunidades en las que trabajaremos durante los siguientes tres años.

Estamos seguros que en este camino aprenderemos mucho; que el sector público, el privado y la sociedad civil nos complementaremos de manera importante y que descubriremos, como ya estamos haciendo, nuevas formas de organización y de colaboración.

Los sismos nos recordaron no sólo que la tierra está viva, sino que también está viva y más viva que nunca la voluntad de los mexicanos de unirse, no sólo ante la tragedia, sino entre la labor ardua y compleja de reconstruir comunidades y más ampliamente de reconstruirnos como sociedad.

Aprovechemos esta oportunidad para recordar que en unidad no hay sismo que no podamos enfrentar.

Muchas gracias.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Señor Presidente, este ejercicio dio cuenta de una muestra importante de los recursos, de la generosidad con el que se ha venido desplegando la sociedad civil y el sector privado.

En este resumen, en este reporte que le presentamos, hablamos de recursos que ya se tienen comprometidos o que habrán de comprometerse en las semanas subsecuentes por cerca de cuatro mil millones de pesos.

Todos ellos aportados por la sociedad, todos ellos aportados por el pueblo mexicano, en algunos casos por donativos que vienen de fuera; el 100 por ciento de ellos a donatarias mexicanas que sobre cada peso que habrán de ejercer habrán también de transparentar.

Tendremos los mexicanos claro, al amparo de los compromisos que aquí se han asumido, cada una de las fuentes de los ingresos que llegaron a las donatarias autorizadas y cada uno de los destinos que se les dieron a esos recursos.

Idéntico compromiso hemos asumido en los recursos presupuestales. En todos los casos se conocerá tanto la fuente, como el destino, y habremos de poder georreferenciar cada peso de los que se gastaron.

El ejercicio que hoy nos convoca da cuenta de lo que se pueden hacer juntos, sociedad y Gobierno, de cómo hemos venido caminando servidores públicos y ciudadanos para volcarnos en generosidad y en solidaridad con quienes fueron afectados por los sismos.

Su magnitud, su severidad, nos obligan a actuar de forma distinta, empezando por la instrucción que diera usted de que sus servidores públicos se desplazaran físicamente al lugar de los siniestros para, permanentemente y, desde ahí, coordinar las labores.

En ese esfuerzo, la coordinación que hemos recibido de la Secretaría de Gobernación, en el caso puntual de Oaxaca y de Chiapas, de la Secretaria Robles y del Secretario Miranda; pero todos los servidores públicos que aquí están representados, tuvieron a su cargo la coordinación de un municipio, de una comunidad.

Y ahí estuvieron tiempo completo, viviendo en la comunidad y de la mano de quienes habían sido afectados, para coordinar los esfuerzos de la forma en que usted nos lo solicitó.

Desde el principio, convocó a la sociedad civil. Hoy, aquí estamos para dar muestra de lo que juntos, sociedad y Gobierno, podemos hacer. Y atentos, señor Presidente, a sus instrucciones y su valoración.

Muchas gracias, señor Presidente.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)