La manera en la que las familias en nuestro país se organizan en la actualidad ha ido cambiando junto con las características culturales y económicas. Existen distintas razones por las cuales las familias quedan a cargo únicamente del papá o de la mamá, algunas de ellas son el divorcio, la separación, el abandono o por viudez de ellas o de ellos.

¿Qué pasa cuando el papá queda como único responsable del crecimiento de los hijos o las hijas?

Ellos se enfrentan a situaciones similares a las que se enfrentaría una mamá soltera: horarios de trabajo poco flexibles, suplir las necesidades del hogar con un solo sueldo, acudir a citas médicas y escolares, los cuidados que los hijos y las hijas requieren y el mantenimiento y las labores del hogar.

Son ellos también los encargados de las cuestiones afectivas y disciplinarias hacia los niños y las niñas, aspectos que son repartidos normalmente entre madre y padre, por lo que implica un mayor esfuerzo durante la crianza. 

Como resultado de estas experiencias está el surgimiento de una nueva paternidad, un modelo en el que el involucramiento del papá al 100% en los cuidados de las hijas e hijos se vuelve cosa de todos los días.

En este tipo de participación masculina dentro de la familia, de lado la figura de disciplina o de sustento económico que tradicionalmente se le atribuye a los hombres, y vemos que asumen una nueva forma de relacionarse con su familia, dando como resultado hijos e hijas socialmente sanos y con alta autoestima.

En la Conavim queremos dar reconocimiento a todos esos papás que han asumido el reto y que dan todo de sí mismos por su familia.

Gracias, papás.

Si quieres saber más sobre Las Nuevas Paternidades lee nuestro blog de Nosotros Por Ellas:

http://www.gob.mx/nosotrosporellas/articulos/las-nuevas-paternidades-una-forma-activa-de-participar-en-la-crianza

Entérate de las políticas que tiene el Gobierno entorno a la patenidad.