La Ley de la Propiedad Industrial, la define como un signo que distingue productos y servicios cuyas cualidades u otras características han sido certificadas por su titular, tales como:

  • Los componentes de los productos;
  • Las condiciones bajo las cuales los productos han sido elaborados o los servicios prestados;
  • La calidad, procesos u otras características de los productos o servicios; y
  • El origen geográfico de los productos.

El titular de una marca de certificación es quien certifica, es decir, quien ejerce el control legítimo sobre el uso de la marca de certificación, con independencia del tipo de certificación de que se trate. La característica habitual de una marca de certificación es que el titular de la marca no es quien la utiliza, sino sus usuarios autorizados, con el propósito de garantizar al público destinatario que los bienes o servicios poseen una característica en particular.

La marca de certificación es indicadora de calidad de los productos o servicios en cuestión, en cuyo titular recae la obligación de controlar el uso de dicha marca y la obligación de imponer sanciones en caso de que este uso no fuese conforme a lo previsto en sus reglas de uso.

Consulta la Reforma del DOF en:

http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5523102&fecha=18/05/2018

¡Acércate al IMPI!