Los objetivos 90–90–90 están estimulando la acción global y salvando vidas. El África oriental y meridional se coloca a la cabeza al reducir las nuevas infecciones por VIH en casi un 30% desde 2010: Malawi, Mozambique, Uganda y Zimbabwe han reducido las nuevas infecciones por VIH en casi un 40% o más desde 2010. Aún se necesitan medidas conjuntas en niños, adolescentes, hombres y grupos de población clave, además de en determinadas regiones.

GINEBRA/PARÍS, 20 de julio de 2017 —ONUSIDA ha publicado un nuevo informe en el que se aprecia que, por primera vez, hay una inclinación de la balanza a nuestro favor: más de la mitad de las personas que viven con el VIH (53%) ahora tienen acceso al tratamiento del VIH y las muertes relacionadas con el SIDA se han reducido prácticamente a la mitad desde 2005. En 2016, 19,5 millones de los 36,7 millones de personas que viven con el VIH accedieron al tratamiento, y las muertes relacionadas con el SIDA habían caído de 1,9 millones en 2005 a 1 millón en 2016. Si continúa esta tendencia, llevaremos un rumbo favorable para alcanzar el objetivo global de los 30 millones de personas en tratamiento para 2020.

«Cumplimos el objetivo de 2015 de 15 millones de personas en tratamiento y estamos en situación de doblar ese número a 30 millones para cumplir el objetivo de 2020», declaró Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA. «Continuaremos fomentando los programas, para poder llegar a todo el que lo necesita y hacer honor a nuestro compromiso de no dejar a nadie atrás.»

La región que muestra un mayor progreso es el África oriental y meridional, que es la que resultó más afectada por el VIH y que representa a más de la mitad del total de personas que viven con el VIH. Desde 2010, las muertes relacionadas con el SIDA han caído un 42%. Las nuevas infecciones por el VIH han disminuido un 29%. Esto incluye una caída del 56% en las nuevas infecciones por VIH en niños durante el mismo periodo, Un notable logro resultante de las medidas de prevención y tratamiento del VIH, que está poniendo al África oriental y meridional en el buen camino hacia el fin de su epidemia de SIDA.

¿HACIA DÓNDE NOS DIRIGIMOS?

Estado de los objetivos 90–90–90

El informe, Ending AIDS: progress towards the 90–90–90 targets, ofrece un análisis detallado de la marcha de los trabajos y de los desafíos que plantea la consecución de los objetivos 90–90–90. Los objetivos se establecieron en 2014 para acelerar lo marcha de los trabajos y lograr que, en 2020, el 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico, el 90% de los seropositivos diagnosticados tengan acceso a terapia antirretroviral sostenida y el 90% de todas las personas en tratamiento antirretroviral gocen de supresión viral.

El informe refleja que en 2016 más de dos tercios (70%) de las personas que viven con el VIH ya conocían su estado serológico respecto al VIH. De los que conocen su estado, el 77% accedía al tratamiento y, de las personas en tratamiento, el 82% gozaba de supresión viral con lo que protegen su salud y contribuyen a prevenir la transmisión del virus.

África meridional y oriental, Europa central y occidental, y Norteamérica y Sudamérica están en el camino de la consecución de los objetivos 90–90–90 para 2020. En África oriental y meridional, el 76% de las personas que viven con el VIH conocen su estado serológico, el 79% de los que se saben VIH-positivos tienen acceso a terapia antirretroviral y el 83% de las personas en tratamiento tienen niveles indetectables de VIH; esto equivale a que el 50% de todas las personas que viven con el VIH en el África meridional y oriental gozan de supresión viral. El Caribe y Asia Pacífico también pueden alcanzar los objetivos 90–90–90 si se da un empujón extra a los programas.

Siete países ya han alcanzado los objetivos 90–90–90: Botswana, Camboya, Dinamarca, Islandia, Singapur, Suecia y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte; y otros muchos están cerca de conseguirlo.

«Acabar con el SIDA es posible: se trata de una aspiración compartida. Una aspiración y un compromiso que las ciudades pueden liderar promoviendo sociedades inclusivas para todos», expresó Anne Hidalgo, alcaldesa de París.

El impacto más significativo del fomento de los 90–90–90 estriba en la reducción de las muertes relacionadas con el SIDA, que se han reducido a casi la mitad en los últimos 10 años. Como consecuencia, la esperanza de vida ha aumentado notablemente en los países más afectados. En el África meridional y oriental, la esperanza de vida se incrementó en casi 10 años de 2006 a 2016.

«Las comunidades y las familias prosperan a medida que se hace retroceder al SIDA», explicó el Sr. Sidibé. «A medida que controlamos la epidemia, los resultados en salud mejoran y las naciones se hacen más fuertes».

90-90-90: mucho trabajo por hacer

Los avances hacia los objetivos 90–90–90 han sido, sin embargo, bastante pobres en Oriente Medio y el Norte de África, así como en Europa oriental y Asia central, donde las muertes relacionadas con el SIDA han aumentado un 48 y un 38% respectivamente. Dentro de estas regiones hay excepciones que demuestran que, cuando se llevan a cabo acciones conjuntas, se producen buenos resultados. Por ejemplo, Argelia incrementó el acceso al tratamiento del VIH del 24% en 2010 al 76% en 2016, Marruecos del 16% en 2010 al 48% en 2016 y Bielorrusia del 29% en 2010 al 45% en 2016.

A nivel global, los avances han sido significativos, pero todavía queda mucho trabajo por hacer. Alrededor del 30% de las personas que viven con el VIH sigue sin conocer su estado serológico, 17,1 millones de personas que viven con el VIH no tienen acceso a la terapia antirretroviral y más de la mitad de todas las personas que viven con el VIH no gozan de supresión viral.

Eliminación de nuevas infecciones por VIH en niños

La solidaridad global que pretende poner freno a las nuevas infecciones por VIH en niños ha dado resultados. Alrededor del 76% de las mujeres embarazadas que viven con el VIH accedieron a medicación antirretroviral en 2016, un notable aumento respecto al 47% de 2010. Las nuevas infecciones por VIH en niños se han reducido a la mitad a nivel global, de las 300 000 [230 000–370 000] de 2010 a las 160 000 [100 000–220 000] de 2016. Cinco países muy afectados: Botswana, Namibia, Sudáfrica, Swazilandia y Uganda, ya han superado el hito de diagnosticar y proporcionar terapia antirretroviral de por vida al 95% de las mujeres embarazadas y lactantes que viven con el VIH.

Las nuevas infecciones por VIH disminuyen, pero no lo suficiente

El informe también muestra que las nuevas infecciones por VIH están disminuyendo a nivel global, pero no al ritmo necesario para cumplir los objetivos globales. En todo el mundo, las nuevas infecciones por VIH disminuyeron un 16% de 2010 a 2016, hasta colocarse en 1,8 millones [1,6 millones–2,1 millones]. Estas reducciones se estimaron en 69 países, en la mayoría de los cuales se ha fomentado el acceso al tratamiento, a la vez que aumentaba la disponibilidad de servicios combinados de prevención del VIH y, en algunos países, el uso del preservativo. No obstante, se ha detectado un alarmante aumento de las nuevas infecciones por VIH en Europa oriental y Asia central.

Tuberculosis

Los logros en la respuesta global contra la tuberculosis y el VIH han supuesto una reducción del 33% de las muertes por tuberculosis entre las personas que viven con el VIH. A partir de 2015, solo el 11% de los 10,4 millones de casos de tuberculosis detectados a nivel global se dio en personas que viven con el VIH. No obstante, casi el 60% de los casos de tuberculosis en personas que viven con el VIH no se diagnosticaron ni trataron.

Se buscan trabajadores sanitarios de la comunidad

Ending AIDS pone de manifiesto que la prestación de servicios cerca del lugar de residencia y trabajo será un factor clave en el fin de la epidemia de SIDA. ONUSIDA está impulsando una iniciativa, que recientemente recibió el apoyo de la Unión Africana, para reclutar y formar 2 millones de trabajadores sanitarios de la comunidad en África, con el fin de seguir reforzando la capacidad de los sistemas de salud para prestar servicios de atención sanitaria por toda la región.

«Cuando se llevan acercan servicios sanitarios a la casa de la gente, la salud de familias y de las comunidades se transforma», afirmó el Sr. Sidibé. «Los trabajadores sanitarios de la comunidad se convertirán en la columna vertebral de sistemas de salud fuertes y resistentes por todo África».

«No estoy sola viviendo con el VIH, somos millones los que estamos decididos a acabar con el SIDA», declaró Christine Kafando, trabajadora de salud de la comunidad y fundadora de Association Espoir pour Demain. «Tenemos la voluntad de hacerlo y debemos seguir uniendo esfuerzos».

¿EN QUÉ SE HA PERDIDO EL RUMBO?

Tratamiento para niños que viven con el VIH

Solo el 43% de los niños que viven con el VIH tienen acceso a terapia antirretroviral, en comparación con el 54% de adultos. Ending AIDS también revela que no menos de dos tercios de los niños menores de dos años reciben un diagnóstico tardío y comienzan el tratamiento con inmunodeficiencia avanzada, lo que resulta en una alta mortalidad en niños de este grupo de edad. Se necesitan más medidas para diagnosticar y tratar a los niños que viven con el VIH.

Se está dejando atrás a los jóvenes

Los jóvenes (15–24 años) están rezagados en múltiples frentes: conocimiento del VIH, pruebas del VIH, tratamiento y prevención. Los jóvenes siguen estando en alto riesgo de infección por el VIH, especialmente las mujeres jóvenes del África Subsahariana. El número de nuevas infecciones por VIH en mujeres jóvenes del África subsahariana es un 44% mayor que en hombres jóvenes de la misma edad y región. Alrededor de 610 000 nuevas infecciones por VIH se dieron en jóvenes de 15–24 años de edad; el 59% de esas nuevas infecciones se dio en mujeres jóvenes de entre 15 y 24 años.

En Malawi, Zambia y Zimbabwe, la mitad de los jóvenes no conoce su estado serológico y más de la mitad no tiene acceso al tratamiento del VIH. Solo el 36% de los hombres jóvenes y el 30% de las mujeres jóvenes del África subsahariana tiene conocimientos básicos sobre como protegerse del VIH. Las evaluaciones del impacto poblacional del VIH (PHIA) llevadas a cabo en Malawi, Zambia y Zimbabwe y promovidas por el Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del SIDA descubrieron que menos del 50% de los jóvenes que viven con el VIH es consciente de su estado serológico, en contraste con el 78% de los adultos entre 35 y 59 años.

No se llega a los hombres

El informe revela que menos del 50% de los hombres jóvenes saben cómo protegerse de la infección por VIH, que los hombres tienen menos probabilidad de ser conocedores de su estado serológico y de iniciar el tratamiento que las mujeres y que menos del 50% de los hombres que viven con el VIH tiene acceso a antirretrovirales. Muchos hombres diagnosticados con VIH reciben un diagnóstico tardío y solo inician el tratamiento cuando caen enfermos, lo que los hace más propensos a morir de enfermedades relacionadas con el sida que las mujeres. El número de muertes por enfermedades relacionadas con el SIDA fue un 27% menor en mujeres que en hombres.

Poblaciones clave

Fuera del África subsahariana, las poblaciones clave y sus parejas sexuales representaban el 80% de las nuevas infecciones por el VIH en 2015 e, incluso en el África subsahariana, las poblaciones clave representan el 25% de las nuevas infecciones por VIH. El informe subraya que los esfuerzos por llegar a las poblaciones clave con servicios integrales de atención a pacientes de VIH son esenciales y que se necesita un enfoque combinado que incluya servicios de reducción de daños.

Regiones en el mal camino

Europa oriental y Asia central son las únicas regiones del mundo donde tanto las nuevas infecciones por el VIH como las muertes relacionadas con el SIDA están aumentando. Las nuevas infecciones por VIH aumentaron de 120 000 [100 000–130 000] en 2010 a 190 000 [160 000–220 000] en 2016. Los usuarios de drogas inyectables representaron el 42% de las nuevas infecciones por VIH en la región. En la Federación de Rusia, los casos de VIH registrados recientemente aumentaron un 75% de 2010 a 2016. En varios de los otros países de la región; incluyendo Albania, Armenia y Kazajstán; la epidemia también está experimentando un rápido crecimiento.

Aunque el acceso al tratamiento del VIH en Europa oriental y Asia central ha crecido más del doble en los últimos seis años, todavía solo el 28% de las personas que viven con VIH tiene acceso a terapia antirretroviral, a pesar de que dos de cada tres personas que viven con el VIH conocen su estado serológico. Las muertes relacionadas con el sida han aumentado un 38%.

En Oriente Medio y Norte de África, solo un poco más de la mitad de personas que viven con el VIH conocía su estado serológico, con menos de la mitad de ellos en tratamiento. Solo una de cada cinco personas que viven con el VIH gozaba de supresión viral.

ONUSIDA ha trabajado con Médicos Sin Fronteras y la Unión Africana en un plan de recuperación para África central y occidental, pues van muy a la zaga respecto al resto del continente. Solo el 42% de los 6,1 millones de personas que viven con el VIH en la región conocía su estado serológico, solo el 35% tenía acceso a tratamiento y solo una de cada cuatro personas que vive con el VIH gozaba de supresión viral en 2016.

«Me gustaría reiterar nuestro apoyo al plan de recuperación para África occidental y oriental, puesto en marcha por ONUSIDA al que ahora se han unido varios socios. La adopción de este plan por parte de los jefes de estado de la Unión Africana es un paso esencial para la movilización y la implementación eficiente del plan en los países de la región», declaró Michèle Boccoz, embajador francés en la lucha contra el SIDA.

Los recursos para luchar contra el SIDA siguen congelándose

Los recursos para dar respuesta al SIDA permanecen congelados. A finales de 2016, alrededor de 19 mil millones USD se pusieron a disposición en países de ingresos bajos y medios, de los que los recursos domésticos representaban el 57% del total. Se estima que para 2020 serán necesarios 26 mil millones USD para la respuesta global al VIH.

«Estamos maximizando el uso de cada dólar disponible, pero aún nos faltan 7 mil millones USD», afirmó el Sr. Sidibé. «Una mayor asistencia internacional, un incremento de la financiación doméstica, sistemas de financiación innovadores y una programación efectiva pueden acabar con la epidemia del SIDA para el 2030.»


Se estima que en 2016:

  •   19,5 millones de personas utilizaban antirretrovirales
  •   36,7 millones [30,8 millones–42,9 millones] de personas vivían con el VIH.
  •   1,8 millones [1,6 millones–2,1 millones] se infectaron por primera vez con el VIH1,0 millones [830 000 –1,2 millones] de personas murieron de enfermedades relacionadas con el SIDA

Ending AIDS: progress towards the 90–90–90 targets se puede descargar en unaids.org. ONUSIDA ejerce de líder global y de centro de información de datos de programas relativos al SIDA. Se puede acceder al conjunto de datos completo en http://aidsinfo.unaids.org/

 

ONUSIDA