Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas

Asesoría Jurídica Federal

Dirección General Adjunta de Atención a Víctimas de Delitos

Dirección de Área de la Unidad de Análisis Forense

________________________________

Opinión Técnica 03/2018:

Condiciones de almacenamiento de restos humanos en el

Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses

10 de diciembre de 2018

________________________________

Índice de contenidos

Antecedentes

1. Hallazgos en la visita al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses

1.1 Entrevistas

1.1.1 Área de Fotografía forense

a) Recursos humanos

b) Intervenciones y dictámenes que realizan

c) Recursos materiales

d) Acreditaciones

e) Observaciones adicionales

1.1.2 Área de Criminalística

a) Recursos humanos

b) Intervenciones y dictámenes que realizan

c) Recursos materiales

d) Acreditaciones

e) Observaciones adicionales

1.1.3 Área de Antropología forense

a) Recursos humanos

b) Intervenciones y dictámenes que realizan

c) Recursos materiales

d) Acreditaciones

e) Observaciones adicionales

1.1.4 Área de Genética forense

a) Recursos humanos

b) Intervenciones y dictámenes que realizan

c) Recursos materiales

d) Acreditaciones

e) Observaciones adicionales

1.1.5 Medicina forense

a) Recursos humanos

b) Intervenciones y dictámenes que realizan

c) Recursos materiales

d) Acreditaciones

e) Observaciones adicionales

1.2 Inspección de las condiciones del anfiteatro y de los contenedores refrigerantes móviles

a) Inspección del anfiteatro

b) Inspección de los contenedores refrigerantes móviles

2. Estándares forenses para el manejo y conservación de restos humanos con apego a derechos humanos

Fuentes de información

3. Conclusiones y recomendaciones

a) Conclusiones

b) Recomendaciones

i. Generales

Recursos humanos

Recursos materiales

Coordinación interinstitucional

ii. Específicas

Genética forense

Criminalística

Antropología forense

Fotografía forense

Medicina forense

Conclusión general

________________________________

Antecedentes

Mediante Decreto del Congreso del Estado, el 08 de junio de 1998 fue creado el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, organismo público descentralizado del Poder Ejecutivo del Gobierno del Estado de Jalisco, con patrimonio y personalidad jurídica propios.

Desde su creación, el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses ha contribuido a la procuración y administración de justicia mediante su intervención en el procedimiento penal a través de diferentes especialidades forenses.

En septiembre de 2018 se dio a conocer en diversos medios de comunicación la aparición de un contenedor refrigerante móvil, a simple vista la caja de un tráiler, en el municipio de Tlaquepaque, Jalisco, que contenía restos humanos que el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses depositó ahí debido a la falta de infraestructura para el resguardo de cuerpos no identificados. 

De acuerdo con información proporcionada por el gobierno del estado, el 31 de agosto de 2018, el entonces titular del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses autorizó que el director del Servicio Médico Forense trasladara la caja refrigerante con restos humanos que se encontraba en el Instituto a una bodega ubicada en la colonia La Duraznera, en el municipio de Tlaquepaque, considerando que ese lugar era el idóneo para su permanencia.

La cámara refrigerante permaneció en la bodega ubicada en La Duraznera desde el 31 de agosto hasta el 14 de septiembre, cuando el Director de Recursos Materiales de la Fiscalía General se comunicó con la Fiscalía Central para informarle que la caja refrigerante sería retirada de la bodega debido al reclamo de la Presidenta Municipal de Tlaquepaque y de los vecinos de la colonia. 

Ante esta situación, la Fiscalía Central instruyó al personal trasladar la caja refrigerante a la bodega de evidencias de dicha institución, localizada en la zona industrial de Guadalajara, sin embargo, el mismo 14 de septiembre el Director de Recursos Materiales de la Fiscalía General le informó a la Fiscalía Central que la caja refrigerante no cabía en la bodega de evidencias, ya que sus dimensiones eran superiores a la puerta de ingreso, por lo que la Fiscalía Central ordenó realizar las acciones pertinentes para que la caja pudiera ingresar. No obstante, no fue posible que la caja refrigerante ingresara a la bodega de evidencias, razón por la que se acordó con el proveedor de las bodegas conseguir algún otro lugar en el que pudiera estar provisionalmente la caja refrigerante en lo que los trabajos de ampliación de la puerta de ingreso concluían.  

Por lo anterior, el Director de Recursos Materiales de la Fiscalía General trasladó la caja refrigerante al municipio de Tlajomulco de Zúñiga, lugar en el que se atascó debido a las condiciones físicas del terreno. 

Finalmente, el 17 de septiembre la Secretaría General de Gobierno instruyó al personal de la Fiscalía General y de la Fiscalía Central para que regresara la caja refrigerante a las instalaciones del Instituto Jalisciense.

Debido a los hechos sucedidos, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas realizó una visita al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses los días 21 y 22 de septiembre de 2018 para conocer las condiciones de almacenamiento de restos humanos que se reportaron.

  1. Hallazgos en la visita al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses

La visita que se realizó los días 21 y 22 de septiembre de 2018, tuvo como objetivo primordial conocer las condiciones en las cuales se almacenan los restos humanos. Particularmente, para observar las características del almacenamiento en los contenedores refrigerantes móviles.

A la visita acudieron el Comisionado Ejecutivo, el Director General de Vinculación Interinstitucional, la Directora General Adjunta de Atención a Víctimas de Delitos de la Asesoría Jurídica Federal, la directora de área encargada del personal forense, así como tres científicas forenses adscritas a la Asesoría Jurídica Federal.

Para poder proporcionar una opinión técnica, se realizaron las siguientes actividades: 

  1. Entrevistas al personal pericial de las áreas de: Fotografía, Criminalística, Antropología, Genética y Medicina forense del Instituto Jalisciense.
  2. Inspección del anfiteatro y de los contenedores refrigerantes móviles en los que se encuentran los restos humanos.

A continuación, se expone la información obtenida con la visita.

  1.  Entrevistas

1.1.1 Área de Fotografía forense

  1. Recursos humanos

El área de Fotografía forense refirió que cuenta con un equipo pericial integrado por cinco personas que emiten en promedio 50 dictámenes al mes, relacionados con asuntos del área metropolitana del estado de Jalisco. Sus guardias de trabajo tienen una duración de 24 horas de labores por 72 de descanso. 

  1. Intervenciones y dictámenes que realizan

 

En cuanto a las intervenciones que realizan, refirieron que a petición del agente del Ministerio Público elaboran las secuencias fotográficas del lugar de investigación, la fijación fotográfica de indicios, el análisis de videos, entre otras.  A partir de 2013, el área no realiza las tomas fotográficas del protocolo de necropsia, sin embargo, apoya en la impresión de estas.  

  1. Recursos materiales

Al momento de la visita, el área refirió contar con 16 cámaras: una cámara modelo 30 D, nueve cámaras modelo 60 D, y seis cámaras modelo 70 D. Dichas cámaras son réflex digitales profesionales marca Canon, modelo Eos (30 D 8.2 mega pixeles, 60 D 18 mega pixeles y 70 D 20.2 mega pixeles). 

 La información del área es almacenada en servidores donde es posible visualizar el contenido de cada secuencia fotográfica, la cual está asociada a la carpeta de investigación correspondiente, así mismo, cada fotografía cuenta con un número de registro.  

  1. Acreditaciones

El área no refirió contar con alguna acreditación o certificación.

  1. Observaciones adicionales

El área refirió que, por cuestiones de operatividad, el número de cámaras con las que cuenta es insuficiente, pues algunas se encuentran en mal estado. Así también, que se requieren disparadores automáticos y tripiés para condiciones especiales.

1.1.2 Área de Criminalística

a) Recursos humanos

De acuerdo con la información proporcionada, el área de Criminalística, al momento de la visita, estaba integrada por un personal pericial de 13 criminalistas, quienes atendían en promedio cuatro o cinco asuntos por semana.

b) Intervenciones y dictámenes que realizan

La intervención que realizan relacionada con el manejo de restos humanos consiste en realizar la fijación fotográfica de los cadáveres localizados en el lugar de la investigación, los cuales son embalados y remitidos al Servicio Médico Forense donde son tomadas las fotografías de media filiación y los indicios ubicados en el cuerpo.  También dijeron contar con una bitácora de registro de cada intervención, en la cual están descritos los datos del personal pericial designado para intervenir, el lugar al que acuden y los resultados que obtienen. Esta información puede ser visualizada por el personal adscrito a otras áreas y, a su vez, es compartida con la Fiscalía del estado, misma que les proporciona un número de registro para su investigación.

c) Recursos materiales

De acuerdo con la información proporcionada, el área de Criminalística, al momento de la visita, refirió contar con los siguientes recursos materiales: 

  • 15 cámaras réflex profesionales digitales, marca Canon, modelo Eos, en regular estado.
  • 10 kits básicos para procesamiento del lugar de los hechos, que están en buen estado, así como igual número de kits para el revelado de huellas dactilares latentes.
  • Una cámara 360° Lizart Q que está en buen estado.
  • Tres cámaras de vaporización para revelado de huellas latentes.
  • Insumos, reactivos, bolsas de embalajes, etiquetas, brazaletes, guantes, trajes Tyvek, etc.
  • Un Crime Site para revelado de huellas. 

d) Acreditaciones

En cuanto a las acreditaciones, cuentan con la acreditación ISO 17020 para el procesamiento del lugar de homicidios, así como la fijación y documentación fotográfica.  

e) Observaciones adicionales

El área no proporcionó información adicional.

1.1.3 Área de Antropología forense

a) Recursos humanos

El área de Antropología se encuentra integrada únicamente por un perito en materia de Arqueología forense con especialización en Antropología. 

b) Intervenciones y dictámenes que realizan

Las intervenciones y dictámenes que realiza el perito son: identificación de restos humanos y animales, en donde se establece, a través de la microscopía ósea un análisis comparativo de elementos del esqueleto de vertebrados; determinación de dimorfismo sexual, en donde se establece el sexo en restos óseos humanos a partir de los rasgos morfológicos; estimación de la edad, en donde se señala la edad humana al momento de la muerte de la persona a través del estudio de componentes óseos; y estimación de la talla, en donde se reconstituye la estatura humana a través del estudio de los principales huesos largos del cuerpo humano, con la aplicación de tablas y fórmulas.

c) Recursos materiales

De acuerdo con la información proporcionada, el área de Antropología, al momento de la visita, refirió contar con los siguientes recursos materiales:

  • Planta y tarja para análisis de restos (área húmeda).
  • Mesas de análisis (área seca).
  • Tres ollas para maceración y limpieza de muestras.
  • Un vernier de 6 pulgadas.
  • Un vernier de 12 pulgadas.
  • Un georradar GPR (búsqueda de fosas).
  • Tres varillas T para búsqueda de fosas.
  • Siete equipos de excavación forense (palas, pico y material para documentación métrica).

-       Dos juegos de pinzas fórceps para extracción dental, esto para estimación de edad. 

d) Acreditaciones

El área refiere que no cuenta con acreditaciones.

e) Observaciones adicionales

El área no proporcionó información adicional.

1.1.4 Área de Genética forense

a) Recursos humanos

El área de Genética forense cuenta con un equipo pericial de 10 personas adscritas al laboratorio. 

b) Intervenciones y dictámenes que realizan

El área refiere que realizan perfiles genéticos de los indicios generados en el lugar de los hechos; perfiles genéticos de personas detenidas, lesionados, cadáveres; y perfiles genéticos de familiares en busca de personas fallecidas sin identificar, así como pruebas de paternidad y maternidad. También emiten dictámenes periciales en el laboratorio de genética cuando hay procesamiento de muestra de ADN. 

En los casos donde solo se realiza confronta con la base de datos sin necesidad de procesamiento de muestra, lo que emite el laboratorio es un informe pericial. El área puede trabajar ADN nuclear, mitocondrial y cromosoma “Y”. Cuenta con base de datos para confrontas. También trabaja en muestras controladas (sangre en papel FTA e hisopos bucales) de manera indistinta. Puede obtener perfil genético de hueso, ADN de contacto, de cabello, dientes, etc.

El personal pericial de esta área no sale a campo, las muestras en personas vivas las puede tomar personal del área médica y del laboratorio químico.

c) Recursos materiales

De acuerdo con la información proporcionada, el área de Genética, al momento de la visita, refirió contar con los siguientes equipos:

  • Un Automate y dos equipos Maxwell: actualmente son utilizados para la extracción de material genético. También pueden usarse como purificadores semiautomáticos para el tratamiento de restos óseos y otros indicios biológicos.  
  • QIAsymphony: utilizado para la extracción de ADN en forma automatizada; tiene una capacidad para procesar 190 muestras en ocho horas, sin embargo, carecen de los reactivos necesarios para su funcionamiento.
  • Mencionaron que ya tomaron medidas para el funcionamiento del equipo. 
  • Dos ABI PRISM 3130 Genetic Analyzer: secuenciadores que no están en funcionamiento debido a que no están incluidos en la acreditación con la que el laboratorio cuenta. 
  • Dos equipos 3500 Series Genetic Analyzer: secuenciadores que están en funcionamiento y que cuentan con una capacidad para procesar en forma simultánea hasta dos placas con 96 pocitos de muestra cada una.  

d) Acreditaciones

En cuanto a las acreditaciones, el laboratorio cuenta con la acreditación internacional emitida por la ANAB (ANSI- ASQ National Accreditation Board), bajo la norma ISO 17025.  

e) Observaciones adicionales

La capacidad de procesamiento, en el caso del Automate, es de una a 13 muestras en un periodo de 40 minutos; por otra parte, el equipo Maxwell procesa hasta 16 muestras en un periodo de 27 minutos. En ambos aparatos debe restarse, al número de muestras, los tubos correspondientes a los controles positivos y negativos o blancos que se deben utilizar, lo que reduce la capacidad de procesamiento de los equipos.   

Los perfiles obtenidos son revisados y el genómico (ADN extraído) queda bajo resguardado del laboratorio para su posterior análisis en caso de que existiera la necesidad de volver a procesar la muestra. Es importante recalcar que para el análisis de ADN se utilizan las regiones no codificantes, en la cuales se analizan pares de bases de pequeña longitud en las cuales hay secuencias repetidas (Short Tándem Repeats, STR por sus siglas en inglés), el número de repeticiones es identificable gracias a kits comerciales; en los últimos años el análisis de STRs se ha robustecido al emplear un mayor número de marcadores genéticos que permitan identificar individuos, disminuyendo la probabilidad de coincidencia al azar. En el caso del laboratorio del Instituto Jalisciense, se emplean kits comerciales que utilizan 24 marcadores, que permiten una identificación plena con una baja probabilidad de coincidencia al azar con cualquier otra persona de la población. 

En relación con los cadáveres que se encuentran al interior de los dos contenedores, el personal destacó que se cuenta con un respaldo de estas muestras en el laboratorio, además de que se han obtenido los perfiles genéticos de algunas de ellas, mismos que no han sido ingresados en las bases de datos ni se han integrado los informes correspondientes dada la carga de trabajo y los movimientos de personal que se realizaron en el laboratorio tras el hallazgo de los contenedores.  

En términos de identificación y bases de datos, el Instituto Jalisciense colabora con la Procuraduría General de la República, quien remite los perfiles genéticos que se cotejan con las bases de datos del Instituto. La estrategia para la identificación de los cadáveres también implica que los perfiles obtenidos por los servicios periciales de esta entidad federativa sean ingresados al banco de datos para posteriormente confrontarse con los registros que tiene la Procuraduría General de la República.

1.1.5 Medicina forense

a) Recursos humanos

El área de Medicina forense refirió que cuenta con un equipo pericial de 12 personas, organizadas en siete turnos, los cuales incluyen guardias nocturnas. Cada cambio de guardia se registra para trazabilidad.

b) Intervenciones y dictámenes que realizan

En relación con el procedimiento para realizar la identificación de restos humanos, el personal refirió que se realiza el protocolo de necropsia, la toma de huellas, muestras de ADN y fotografías, datos que son registrados en una base. La duración de las necropsias es variable debido a que dependen de las circunstancias del caso, sin embargo, se estima que, en un turno de ocho horas, un médico o médica forense puede realizar dos, máximo tres necropsias.

Anualmente se llevan a cabo aproximadamente 4000 necropsias. La fijación fotográfica del protocolo de necropsia la realiza el área, lo que incrementa los tiempos de actuación.   

c) Recursos materiales

El Instituto Jalisciense elabora las necropsias con estuches de diagnóstico, que tienen una antigüedad superior a los tres años, además, se dispone de una sierra oscilante tipo Stryker para necropsia, sin embargo, no es utilizada debido a que las hojas de la sierra son costosas y no pueden ser compradas, por lo cual se utilizan sierras circulares industriales y taladros industriales. 

En el anfiteatro se encuentran seis planchas disponibles y dos charolas que utilizan como transfer en casos de contingencias. Dentro de las cuestiones que deben mejorarse en el anfiteatro, el personal entrevistado refirió que el sistema de desagüe requiere ser modificado, que la esterilización del instrumental es realizada con cloro y no con antisépticos especiales, y que no cuentan con un mecanismo adecuado para el control de plagas, principalmente cucarachas y moscas.

El anfiteatro del edificio central del Instituto Jalisciense es el que atiende a la zona metropolitana. Cuentan con delegaciones en diferentes municipios. 

La capacidad con la que cuentan los anfiteatros en las delegaciones regionales es la siguiente:

  • Colotlán: Capacidad para almacenar hasta cuatro personas fallecidas sin reclamar.
  • Lagos de Moreno: Capacidad para almacenar hasta 38 personas fallecidas sin reclamar.
  • Tepatitlán de Morelos: Capacidad para almacenar para 6 personas fallecidas sin reclamar.
  • Ocotlán: Capacidad para almacenar para 22 personas fallecidas sin reclamar.
  • Ciudad Guzmán: Capacidad para almacenar para 10 personas fallecidas sin reclamar.
  • El Grullo: Capacidad para almacenar para 20 personas fallecidas sin reclamar.
  • Puerto Vallarta: Capacidad para almacenar 18 personas fallecidas sin reclamar. 
  • Magdalena: Capacidad para almacenar 10 personas fallecidas sin reclamar.

d) Acreditaciones

El área refiere estar en trámite, desde febrero de 2018, de la acreditación ANAB.

e) Observaciones adicionales

En lo que se refiere al procedimiento efectuado para garantizar la preservación y conservación de los restos humanos nos indicaron que realizan las acciones siguientes: 

  • Tratamiento del cadáver, que implica la limpieza del cuerpo. 
  • Colocación de una etiqueta de identificación en los tobillos.  
  • Uso de bolsa roja para residuos biológico-infecciosos.
  • Colocación de una manta.
  • Emplaye del cadáver.
  • Bolsa negra de criminalística.
  • Colocación de cinchos para dar forma de figura humana, y  
  • Colocación de etiquetas y placas metálicas en los últimos embalajes.  

Los cuerpos cuentan con registro de cadena de custodia y están asociados a la carpeta de investigación por la cual ingresaron al Instituto Jalisciense. 

Es importante mencionar que las bolsas utilizadas no son específicas para el almacenamiento de cadáveres, sin embargo, estas fueron mandadas a fabricar con un grosor específico previendo que fueran resistentes para el traslado de los cuerpos. En días previos a la entrevista, les fueron proporcionadas 400 bolsas para cadáveres, así como placas metálicas para grabar los datos de identificación, material donado por la Cruz Roja Internacional. También informaron que previo al embalaje fueron tomadas muestras para estudio genético de cada cadáver, incluida una contramuestra de la clavícula.  

En el anfiteatro indicaron que habían dado inicio al proceso de los cadáveres que se encontraban al interior de los contenedores. Dicho proceso incluye el archivo básico, la notificación al agente del Ministerio Público sobre su salida del Instituto Jalisciense y la solicitud de intervención a la Secretaría de Salud para el seguimiento del procedimiento. Refirieron que la autoridad ministerial estaba presente para la colocación del último embalaje para su posterior traslado al panteón.  

El personal adscrito al Servicio Médico Forense fue el encargado de realizar el traslado de los cadáveres a los contenedores. Posteriormente, la Fiscalía del estado ordenó su traslado al cementerio, sin embargo, no fueron realizadas evaluaciones sanitarias para llevar a cabo dicho procedimiento. Únicamente se tiene registro de las temperaturas de los contenedores a través de la bitácora del Instituto Jalisciense y la trazabilidad de aquellos registros que fueron solicitados por el Ministerio Público. 

De acuerdo con lo que nos indicaron, los cuerpos almacenados en el contenedor cuentan con una línea de identificación que se compone de lo siguiente:  

  • Protocolo de necropsia. 
  • Filiación descriptiva. 
  • Fotografía con fines identificativos. 
  • Necrodactilia. 
  • Muestras para perfil genético.  
  • Registros de cadena de custodia.  
  • Integración de los dictámenes emitidos en relación con el caso.

Sin embargo, refirieron que existen algunos restos de los que no se han registrado los datos de genética y las periciales emitidas en torno al caso específico. 

En cuanto al almacenamiento de restos humanos, refirieron que el anfiteatro cuenta con capacidad para almacenar 100 restos en gavetas individuales, sin embargo, al momento de la visita los contenedores se encontraban 122 cuerpos almacenados, por lo que tuvieron que acondicionar otros espacios con divisiones y aire acondicionado a fin de evitar apilar los restos.  

Los restos humanos son movidos de las cámaras en función del tiempo que han pasado ahí, sin embargo, no existe un tiempo preestablecido de permanencia de los restos, ni que permita saber en qué momento deben ser movidos de las cámaras o contenedores con exactitud. Al momento de la visita, refirieron que los restos más antiguos eran del año 2016. En este sentido, indicaron que el Ministerio Público es el encargado de determinar cuántos y qué restos deben ser retirados de la institución por lo que, una vez que salen del Instituto Jalisciense quedan bajo su resguardo. También es responsable del resguardo de las pertenencias encontradas en los restos humanos. Cada cadáver que sale de las instalaciones del Instituto Jalisciense cuenta con su respectiva acta de defunción. 

Por lo tanto, la permanencia de los cadáveres en los contenedores concluye cuando son reclamados o bien, cuando el Ministerio Público ordena su inhumación.  

El personal del Instituto Jalisciense comentó que, al día de la visita, contaba con condiciones para inhumar 150 restos humanos que cuentan con un registro de archivo básico, así como que en el municipio de Coyula se han realizado aproximadamente 262 inhumaciones, sin embargo, éstas no pudieron continuar debido a que las criptas no estaban delimitadas ni acondicionadas, así como por la inseguridad de la zona. De acuerdo con la información proporcionada, desde 2013 el Instituto Jalisciense informó de la falta de capacidad para el almacenamiento de restos por lo que, sería el Consejo Estatal de Seguridad Pública quien daría una solución. En 2016 comenzó la renta de los contenedores, medida emergente que le fue informada a la Fiscalía; además, refirieron que en 2018 fue incluida en el presupuesto la adquisición de una bodega para almacenamiento. 

Como resultado de los acontecimientos ocurridos en relación con los contenedores refrigerados, refirieron que en el Servicio Médico Forense del Instituto Jalisciense serán contratadas 18 personas para el ingreso y manejo de los restos humanos.

1.2   Inspección de las condiciones del anfiteatro y de los contenedores refrigerantes móviles

a)   Inspección al anfiteatro 

Al momento de la inspección, el día 22 de septiembre de 2018, según información proporcionada por el Servicio Médico Forense, se encontraban 122 cuerpos de personas fallecidas sin identificar en el anfiteatro.

No se observaron medidas específicas para evitar la contaminación cruzada, dado que el anfiteatro no cuenta con un área especial en la cual se puedan formar de manera separada los restos humanos que están en fila para pasar a las seis planchas disponibles para la práctica de la necropsia, por lo cual se apilan en una mesa de trabajo o plancha móvil.

b)  Inspección a los contenedores refrigerantes móviles

La inspección se realizó siguiendo las medidas en materia de criminalística de ingreso, tránsito y protección. Intervinieron la Directora General Adjunta de Atención a Víctimas de Delitos, quien es perita en Criminalística, así como tres científicas forenses adscritas a la Asesoría Jurídica Federal; quienes cuentan con los conocimientos técnicos y científicos para ingresar a un lugar donde se encuentran restos humanos.

Es importante señalar que la inspección fue solo para observar las condiciones, no así para realizar un procesamiento criminalístico completo.

Se inspeccionaron dos contenedores refrigerantes móviles.

En el primer contenedor refrigerante se refiere que, al momento de la visita, se encontraban almacenados 273 restos humanos[1]. De acuerdo con lo observado en el termómetro digital del contenedor, lo cual se fijó fotográficamente, este se encontraba a una temperatura de 36.3 grados Fahrenheit, equivalentes a 2.38 grados Celsius.

De la inspección realizada, el equipo forense observó lo siguiente:

  • El contenedor presenta una cantidad considerable de materia pútrida en el suelo. 
  • En algunos de los restos humanos colocados en los contenedores se observó una ficha identificativa en un brazalete. Adicionalmente, algunos contaban con etiquetas, tanto en el cuerpo como en el embalaje.
  • Algunos restos se observaron embalados conforme al procedimiento descrito por el área médica, por lo que hace al embalaje exterior, es decir, se observaron la bolsa negra y los cinchos, cinta adhesiva o mecates. En otros, se había roto la capa exterior de embalaje.  Otros tenían como capa exterior la bolsa roja referida por el área médica. Las bolsas plásticas de color negro se observaron de un grosor adecuado. 
  • Los restos humanos se encuentran apilados unos sobre otros en las partes laterales del contenedor, aproximadamente hasta la mitad de este, dejando un pasillo estrecho en medio para transitar. A partir de la mitad, se encuentran apilados en todo lo ancho del contendor por lo cual no es posible ingresar hasta el fondo. Según lo observado, en el fondo se encuentra una hielera, la cual, nos refirieron que contiene miembros seccionados[2]que también están sujetos a una investigación.
  • En la inspección se observó una numeración colocada en las paredes del contenedor, del fondo al exterior, ascendente, del número uno al nueve, en ambos lados. Lo anterior fue referido como parte del sistema de localización de los restos.
  • El contenedor no tiene iluminación interior.
  • El contenedor no tiene ventilación ni sistema de control de olores.
  • El contenedor no tiene estantes o estructuras similares que eviten que los restos estén apilados, así como que faciliten su localización.

En el segundo contenedor se refiere que, al momento de la visita, se encontraban almacenados 49 restos humanos. De acuerdo con lo observado en el termómetro digital del contenedor, lo cual se fijó fotográficamente, este se encontraba a una temperatura de 50 grados Fahrenheit, equivalentes a 10 grados Celsius[3].

De la inspección realizada, el equipo forense observó lo siguiente:

  • El suelo del contenedor no presentaba materia pútrida.
  • En el suelo del contenedor se observaron tarimas de madera a lo largo de los laterales de este.
  • Algunos restos se encontraban embalados conforme a la descripción del área médica, cuyo embalaje exterior consiste en una bolsa negra con cinchos o cinta adhesiva para darle forma humana. Otros, la mayoría, se encontraban embalados en bolsas de cadáver blancas con cierre y asas, a las cuales les colocaron placas metálicas con sus datos, así como cinchos de plástico o mecates.
  • El embalaje de uno de los restos que se encontraban en bolsas negras estaba roto y el cuerpo expuesto, por lo que presentaba aparentes lesiones producidas por la acción de la energía térmica en los tejidos dérmicos.

-       En el segundo contenedor no se observó un sistema de numeración en el interior.

-       Aunque en cantidad permite una mejor distribución, algunos están apilados unos encima de otros.

  1. Estándares forenses para el manejo y conservación de restos humanos con apego a derechos humanos

A nivel internacional, el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Organización Panamericana de la Salud, los institutos forenses de diversos países y la INTERPOL han emitido guías y manuales que contienen estándares de debida diligencia, así como buenas prácticas para el manejo y conservación de restos humanos. A nivel nacional, nuestra legislación también contempla directrices sobre el manejo de los restos humanos, encaminadas al respeto de los derechos humanos de las víctimas.

A continuación, como base de las conclusiones y recomendaciones que se realizarán más adelante, se enlistan en forma general, los principales estándares:

  1. Realizar todos los procedimientos respetando los derechos de las víctimas y sus familiares, proporcionando información clara del proceso en todo momento.
  2. Realizar el procesamiento de los cadáveres con respeto y dignidad.
  3. Los laboratorios de genética forense que tengan bajo su resguardo el procesamiento de cientos o miles de muestras en contextos de violencia o conflictos armados deben contar con instalaciones amplias o en su caso, externalizar el trabajo, remitiendo a otros laboratorios acreditados, en forma documentada y ordenada, una cantidad de dichas muestras para su procesamiento con debida diligencia. 
  4. Contar con un registro de trazabilidad de los cadáveres que no han sido identificados.
  5. Debido a la complejidad que conlleva el manejo simultáneo de múltiples indicios en contextos de identificación de personas desaparecidas, los laboratorios deben contar con altos estándares de calidad a fin de que la obtención, interpretación, comparación, tratamiento y procesamiento de las muestras sea confiable, reproducible y metodológicamente adecuado. 
  6. Tomar como referencia en lo que corresponda, los estándares de calidad que existen para los laboratorios de ensayo y calibración que se encuentran contenidos en las normas internacionales ISO 17020, ISO 17025 y la norma ILAC G19.
  7. Utilizar programas informáticos, así como bases de datos previamente validados que agilicen el proceso de comparación entre los perfiles genéticos que se desean cotejar. 
  8. Realizar una adecuada coordinación inter e intrainstitucional para desarrollar una logística que garantice el cumplimiento de los estándares mínimos de calidad durante el manejo de las muestras biológicas para identificación en las etapas de recolección, conservación y transporte.
  9. Realizar un adecuado registro de la cadena de custodia que permita documentar las actuaciones y personas que intervinieron en todas las etapas del procesamiento de las muestras y la trazabilidad del indicio.
  10. Diseñar una estrategia de trabajo que permita distribuir las capacidades institucionales para evitar descuidar los casos menores que se presenten, en aras de atender los casos en los que exista 
  11. Realizar la fijación fotográfica de las señas particulares y características específicas e individualizantes, de las prendas y la media filiación, como requisito mínimo indispensable en todos los casos.
  12. Trabajar de forma coordinada entre las áreas forenses de: Identificación lofoscópica, Odontología, Genética, Antropología, Medicina y Fotografía, principalmente, con la finalidad obtener la mayor cantidad de información para determinar la identidad de los restos o bien, contar con los elementos indispensables para su posterior confronta con las bases de datos.
  13.  Realizar la toma de muestras biológicas en todos los restos humanos con fines identificativos. Las muestras recomendadas para el análisis son: sangre, órganos dentarios, cabellos, las provenientes de elementos óseos y otros tejidos.
  14. En cuanto al traslado de cadáveres, contar con personal calificado para el manejo de restos humanos, así como vehículos de uso exclusivo para tal fin que sean adecuados y estén previamente autorizados por las autoridades competentes. 
  15. En cuanto a las necropsias hay que considerar: 
  • Toma de fotografías de media filiación, intra-orales, señas particulares, prendas y objetos personales de acuerdo con las especificaciones técnicas recomendadas. 
  • Examinar y registrar la presencia o ausencia de señas particulares ya sean congénitas o adquiridas. 
  • Toma y registro de huellas dactilares con los requisitos mínimos para su cotejo posterior. 
  • Toma de muestras para la obtención del perfil genético y posterior cotejo. 
  • Toma de radiografías, en caso de que se disponga de equipo.

 

  1. Registrar en una base de datos electrónica el ingreso y egreso de los restos humanos que sean procesados en el Instituto. 
  2. En caso de utilizar contenedores refrigerantes tomar en cuenta los siguientes aspectos: 
  1. Que el lugar en el que va a permanecer la cámara refrigerante cuente con las condiciones climáticas adecuadas para la conservación en buen estado del contenedor, así como evitar moverla constantemente.
  2. Que tengan una dimensión de aproximadamente seis a 12 metros, que cuenten con la capacidad de mantener temperaturas que oscilen entre los dos y cuatro grados Celsius, cuenten con la electricidad y combustible que requieren, estén iluminadas, estén alejadas de áreas residenciales, permitan el fácil acceso para vehículos y personal especializado en la materia y sean utilizados de manera provisional. 
  3. Cumplir las siguientes medidas sanitarias que permitan la adecuada conservación de los restos humanos: limpiar minuciosamente los contenedores, cubrir el piso con material plástico o impermeable, cubrir o tapar las placas de circulación, así como los logotipos o rótulos de las empresas propietarias de los vehículos. 
  4. Resguardar los restos humanos en bolsas para cadáveres, etiquetarlos y embalarlos de manera adecuada. En este proceso deberá preverse el uso de materiales resistentes al agua que permitan la conservación de la información registrada.
  5. Colocar los restos humanos al interior de los contenedores con una distancia de separación de al menos 0.4 metros entre cada uno de ellos y evitar colocarlos uno sobre otro. 
  6. Contar con las medidas que permitan localizar y ubicar los restos humanos al interior de los contenedores refrigerantes, registrar en una bitácora a las personas encargadas de supervisar que el interior del contenedor cuenta con las condiciones óptimas, y que al exterior existan condiciones de seguridad necesarias para evitar su alteración.

Los puntos antes señalados son las acciones mínimas indispensables que deberán realizarse, por lo que no constituyen una limitante para realizar aquellas otras acciones necesarias de acuerdo con las circunstancias del caso, así como para solicitar la intervención de otras áreas forenses que se requieran.

________________________________

Fuentes de información

  • Cohen, Roberto Víctor; Bosio, Luis Alberto, Muro, Marcelo Rodolfo, Manejo seguro de cadáveres. Guía para equipos de salud, Argentina, 2017, disponible en: http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000001148cnt-manual-manejo-cadaveres2018.pd.
  • Comité Internacional de la Cruz Roja, Guía Práctica para recuperación y análisis de restos humanos, Perú, 2017.
  • Comité Internacional de la Cruz Roja, Personas desaparecidas: análisis forense de ADN e identificación de restos humanos, Ginebra, 2010, disponible en: https://www.icrc.org/spa/assets/files/other/icrc_003_4010.pdf.
  • Gisbert Calabuig, Juan Antonio, Medicina legal y toxicología, Barcelona, Elsevier Masson, 2004.
  • Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Identificación de cadáveres en la práctica forense, Bogotá, Colombia, 2009.
  • Krenzer, Udo, Compendio de métodos antropológico forense para la reconstrucción del perfil osteo-biológicos, Tomo I, Guatemala, 2006.
  • Ley en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, Nueva Ley publicada en el Diario Oficial de la Federación el 17 de noviembre de 2017.
  • Ley General de Salud, Diario Oficial de la Federación, última reforma DOF 12-07-2018.
  • Loukas, Marios, Benninger, Brion, Tubbs, Shane R., Guía fotográfica de disección del cuerpo humano, Elsevier, España, 2013.
  • Márquez Morfín, Lourdes, Ortega Muñoz Allan, Colecciones esqueléticas humanas en México: excavación, catalogación y aspectos normativos, México, 2011.
  • Morgan, Oliver, La gestión de cadáveres en situaciones de desastre: guía práctica para equipos de respuesta, Organización Panamericana de la Salud, 2009, disponible en: https://www.paho.org/disasters/index.php?option=com_docman&view=download&category_slug=books&alias=50-la-gestion-de-cadaveres-en-situaciones-de-desastre&Itemid=1179&lang=en   
  • Norma Oficial Mexicana NOM-036-SCFI-2016, Prácticas comerciales, requisitos de información y disposiciones generales en la prestación de servicios funerarios. 
  • Obligaciones de los proveedores de servicios funerarios, 8.1.3., Diario Oficial de la Federación, 5 de enero de 2017. 
  • Organización Panamericana de la Salud, La gestión de cadáveres en situaciones de desastre: guía práctica para equipos de respuesta, segunda edición, Ginebra, 2016, disponible en: https://www.icrc.org/es/publication/la-gestion-de-cadaveres-en-situaciones-de-desastre-guia-practica-para-equipos-de
  • Organización Panamericana de la Salud, La gestión de cadáveres en situaciones de desastre: guía práctica para equipos de respuesta, segunda edición, Ginebra, 2016, disponible en: https://www.icrc.org/es/publication/la-gestion-de-cadaveres-en-situaciones-de-desastre-guia-practica-para-equipos-de
  • Pérez Esquerdo, Jaime, Pelayo de la Fuente, Guillermo, Transporte judicial de cadáveres en España, Revista española de medicina legal, Barcelona, España, 35(2).

________________________________

  1. Conclusiones y recomendaciones

  1. Conclusiones

La capacidad del anfiteatro de la sede central del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses ha resultado insuficiente para el adecuado almacenamiento de los restos humanos que se encuentran bajo su resguardo. 

Esta situación se agrava por la falta de personal y recursos materiales con los que cuentan para poder hacer un proceso de identificación en tiempo que evite la congestión del proceso de entrega o inhumación de los restos. 

También se observa una falta de coordinación por parte de la Fiscalía, para poder realizar los trámites jurídicos indispensables para la entrega o inhumación correspondiente, lo que genera que los restos se acumulen en el anfiteatro.

De acuerdo con lo referido por personal del Instituto Jalisciense, los restos humanos almacenados en los contenedores móviles con sistema de refrigeración cuentan con la aplicación del protocolo de identificación, es decir, la toma de muestras y fotografías correspondientes.

De acuerdo con lo observado, los restos humanos almacenados en los contenedores móviles con sistema de refrigeración se encuentran a una temperatura adecuada para su conservación, así como con un embalaje que, en casi todos los casos, se observó adecuado. 

Sin embargo, la cantidad y organización de los cuerpos incumplió con lo establecido en las guías y manuales para el manejo de cadáveres. Debido a lo anterior, las condiciones en las que se encuentran son inadecuadas, principalmente, por dos aspectos:

El primero, porque atenta contra la dignidad de las personas que están en proceso de búsqueda o identificación de sus familiares y seres queridos, para quienes la imagen de restos humanos apilados unos sobre otros, resulta dolorosa y representa un trato poco respetuoso, victimizándolas de manera clara.

El segundo, porque representa riesgos técnicos en diversos aspectos, como la posibilidad de que exista contaminación cruzada entre los restos humanos, así como la alta probabilidad de que se pierda el control y registro de estos. Esto no solo afecta a la adecuada identificación sino a la obtención de información importante para el procedimiento penal, en los casos correspondientes. 

Aun cuando el personal del Instituto Jalisciense manifestó que contaban con una estrategia lógica para la ubicación y localización de los restos humanos en las cámaras de refrigeración, esta no previó las circunstancias del movimiento natural al que estarían sometidos al momento de realizar el traslado fuera del Instituto. Esto también se aprecia en la ruptura de algunos embalajes, lo cual incumple con los estándares referidos.

Si bien se observa un esfuerzo forense por cumplir con dichos estándares, el Instituto Jalisciense no cuenta con los recursos humanos ni materiales para poder garantizarlos. Tampoco se observa una correcta coordinación con la Fiscalía ni con el Gobierno del estado.

Por lo tanto, las acciones realizadas por el personal forense para la identificación, conservación y resguardo de los restos humanos fueron insuficientes ya que, el estado de Jalisco, al momento de la visita y en todos los niveles, no contaba con una estrategia forense capaz de resguardar y conservar el gran número de restos humanos bajo los estándares científicos y de derechos humanos. 

La ausencia de esta estrategia conllevó a que la recuperación, identificación, notificación y entrega de los restos a los familiares de las víctimas se realizara sin el suficiente rigor científico y técnico, así como sin el respeto y trato digno que merecen las víctimas y los propios restos. 

b)   Recomendaciones

  1. Generales

Con base en lo previamente expuesto, esta Dirección General Adjunta emite las siguientes recomendaciones: 

Recursos humanos

Que el gobierno del estado proporcione al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses los recursos humanos que hagan posiblerealizar un proceso de manejo e identificación de restos humanos con debida diligencia, tomando en cuenta que el personal pericial que ahí labora también realiza otros tipos de intervenciones dentro del procedimiento penal. Lo anterior debe estar basado, preferentemente, en un diagnóstico de las condiciones del Instituto, el cual deberá realizarse de manera periódica, por lo menos dos veces al año.

Recursos materiales

Ampliar los espacios del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses destinados al almacenamiento de restos humanos, así como de los que se destinan para el resguardo de las muestras para identificación.

Proporcionar al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses todos aquellos equipos e instrumentos o herramientas que requieren las diferentes áreas forenses para que puedan realizar un proceso de identificación de los restos humanos con debida diligencia.

Lo anterior debe estar basado, preferentemente, en un diagnóstico de las condiciones del Instituto, el cual deberá realizarse de manera periódica, por lo menos dos veces al año.

Coordinación interinstitucional

El Gobierno del estado deberá diseñar una estrategia de coordinación interinstitucional que permita mejorar la comunicación y flujo de la información, así como la definición de roles en el proceso de almacenamiento, resguardo, identificación, entrega o inhumación de los restos humanos, en el cual se deberá señalar la importancia de la debida diligencia de la Fiscalía General del estado de Jalisco, al ser responsable de conducir las investigaciones e indicar la disposición final de los restos.  

El Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses deberá contar con la información actualizada respecto del número de muestras recibidas, procesadas y resguardadas por el Instituto, con la finalidad de conocer la capacidad de este para dar respuesta con debida diligencia a las demandas de la autoridad. Lo anterior requerirá de la participación de las diversas áreas periciales que lo conforman.

La Fiscalía General del Estado de Jalisco debe realizar una evaluación sobre los procedimientos y plazos para la disposición de los restos humanos, con la finalidad de evitar la saturación sistemática de los espacios de resguardo con los que cuenta el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.  

Es necesario que la Fiscalía General del Estado establezca una estrategia efectiva para agilizar las investigaciones que realice respecto los hechos constitutivos de delito en donde se encuentren cadáveres o restos humanos sin identificar.

Crear una base de datos o una herramienta tecnológica eficiente que permita compartir la información obtenida de los análisis forenses con las fiscalías estatales y con las autoridades federales con el objetivo de lograr la identificación con debida diligencia de los restos humanos resguardados en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses o que hayan sido inhumados en esta entidad federativa. Esta base de datos debe ser compartida con las Comisiones Ejecutivas de Atención a Víctimas estatales y la federal, de manera directa o a través de las fiscalías o procuradurías correspondientes.

Crear un mecanismo de asistencia técnica forense a nivel internacional en el que participen las víctimas, organizaciones especializadas en el tema y demás instituciones del gobierno, con el objetivo de crear un sistema que permita agilizar el proceso de identificación y entrega de restos humanos a los familiares. 

  1. Específicas

  Genética forense

  Recursos humanos

 1. Continuar con las evaluaciones periódicas de acuerdo con los estándares establecidos en la norma ISO 17025, con el objetivo de verificar que el personal pericial tenga las competencias requeridas para obtener perfiles genéticos a partir del procesamiento de muestras biológicas.  

  2. Contratar al menos 12 personas que funjan como peritos en Genética forense con la finalidad de contar con los recursos humanos necesarios para incrementar la capacidad de procesamiento de las muestras. 

  Recursos materiales

  3. Fortalecer la capacidad de procesamiento del laboratorio de Genética forense del Instituto Jalisciense con la adquisición de, al menos, el siguiente equipo: 

  • Dos equipos para extracción y purificación automatizada de ADN tipo Maxwell 16,
  • Un equipo para la extracción y purificación de ADN proveniente de restos óseos tipo Automate; 
  • Un equipo para cuantificación (tipo Stratagene de Agilent Technologies o RT-PCR 7500 de Applied Biosystems); 
  • Un equipo para realizar la electroforesis capilar tipo Hitachi 3500.
  • Reactivos necesarios para el funcionamiento de todos equipos. Adicionalmente, se debe contar con reservas de reactivos suficientes para casos emergentes.

   El equipo adquirido debe cumplir con las condiciones técnicas y operativas especificadas por el       sistema de acreditación para que puedan utilizarse en las labores periciales.

  4. Ampliar el espacio con el que cuenta actualmente el laboratorio de Genética forense tomando en consideración los estándares de calidad recomendados en la norma ISO 17025, con la finalidad de separar las áreas de procesamiento y así evitar la contaminación de las muestras.

  5. Construir, equipar y acreditar al menos otro laboratorio de Genética forense en el estado de Jalisco, según lo establecido en las normas ISO 17020 e ISO 17025, lo que permitirá reducir la carga de trabajo del laboratorio de la sede del Instituto Jalisciense. Para determinar la ciudad o municipio en el que se deberá localizar, se debe contar con un diagnóstico que muestre qué zona debe seleccionarse estratégicamente.

   El nuevo laboratorio deberá contar, al menos, con los siguientes aparatos:

  • Dos equipos para extracción y purificación de ADN tipo Maxwell 16; 
  • Un equipo para extracción y purificación de ADN obtenido de restos óseos tipo Automate;
  • Un equipo para extracción y purificación de material genético tipo QIASimphony; 
  • Dos equipos para la cuantificación del material genético tipo RT PCR; 
  • Cinco termocicladores para llevar a cabo la amplificación; y 
  • Dos secuenciadores que cumplan con los estándares sugeridos por la entidad acreditadora del laboratorio del Instituto Jalisciense, con la finalidad de que puedan emplearse en el análisis de indicios para la posterior obtención de los perfiles de ADN.

Coordinación interinstitucional

Revisar las bases de datos que existen actualmente en el Instituto con la finalidad de generar una base única en materia de Genética forense que contenga los perfiles genéticos y demás datos que faciliten la colaboración intra e interinstitucional con Policía Federal, la Procuraduría General de la República y demás procuradurías estatales, para la eficaz identificación de los restos humanos.

 

  Criminalística

  Recursos materiales

                1. Adquirir equipamiento adecuado para el traslado de los indicios localizados en el lugar de la            investigación que incluya, al menos: 

  • - Tres vehículos de uso exclusivo para el personal del área de Criminalística;
  • - Dos laboratorios móviles de criminalística; y 
  • - Tres ambulancias. 

    Lo anterior para la adecuada conservación y preservación de los indicios, así como para garantizar su integridad durante el traslado a los laboratorios. 

 

   Antropología forense

   Recursos humanos

      1.  Contratar, al menos, cuatro personas que funjan como peritos en Antropología física con conocimientos en el área forense, con la finalidad de contar con los recursos humanos necesarios para atender la demanda laboral del área.

      2. Contratar a una persona que funja como perito en Arqueología forense.

      3. En caso de que el personal de Antropología física y Arqueología no cuente con la especialidad forense, el gobierno del estado deberá proporcionar los recursos para que se especialice el área.  

            Recursos materiales

4. Adquirir, al menos, cuatro estuches antropométricos para la reconstrucción del perfil osteo-biológico, mismos que deberán contar mínimamente con los siguientes instrumentos:

  • Compás de corredera o vernier.
  • Compás de ramas curvas.
  • Cinta retráctil cuadrada.
  • Cinta métrica.
  • Antropómetro.
  • Segmómetro.
  • Regletas.
  • Tabla osteométrica.
  • Craneóforo cúbico.
  • Mandibulómetro.
  • Báscula.
  • Plicómetro.
  • Escuadras.
  • Calibrador.

  5. Adquirir al menos 200 cajas de cartón plastificadas para el almacenamiento de los elementos óseos.

    6. Acondicionar un espacio específico para el almacenamiento de los elementos óseos. Este espacio deberá contar con estanterías de acero inoxidable, sistema de ventilación, sistema de iluminación y un mecanismo para el control de plagas.  

   Fotografía forense

   Recursos humanos

  1. Habilitar un área de Fotografía forense conformada por dos personas por turno en cada una de las     12 delegaciones del Instituto Jalisciense.

   Recursos materiales

   2. Para habilitar las áreas en cada delegación, contar con al menos:

  • - 12 cámaras digitales réflex;
  • - 12 equipos de cómputo; y 
  • - 12 impresoras que puedan imprimir material fotográfico.

Es decir, por lo menos una cámara, un equipo de cómputo de uso exclusivo del área de Fotografía forense y una impresora que pueda imprimir material fotográfico, en cada una de las delegaciones. 

  3. Para la sede central del Instituto, así como para las delegaciones, contar con disparadores automáticos compatibles con el equipo y tripiés.

 

Medicina forense
Recursos humanos
  1. Crear un equipo multidisciplinario, para cada turno, integrado por, al menos una persona de cada una de las siguientes áreas: Identificación lofoscópica, Antropología, Medicina, Química, Fotografía y Genética. Este equipo deberá estar adscrito al Servicio Médico Forense y tendrá como objetivo agilizar la obtención de información de los cadáveres o restos humanos disminuyendo con ello el tiempo para realizar el protocolo de necropsia, la toma de muestras, la fijación fotográfica y el registro de la información en las bases de datos.
  2. Contratar al menos 10 personas trabajadoras sociales que recaben la información de las áreas correspondientes, así como de las personas que acudan a realizar el proceso de búsqueda e identificación de los restos de sus familiares y seres queridos, la cual deberán sistematizar en una base de datos homologada que se actualice en tiempo real.
Recursos materiales

    2. Acondicionar un espacio al interior del anfiteatro para la adecuada preservación de los restos humanos que están en espera de que les sean practicadas la necropsia, la toma de muestras y la fijación fotográfica, con la finalidad de    dichos restos estén debidamente separados entre sí y con ello, se evite la contaminación cruzada.

    3. Contar con un espacio para el almacenamiento de restos humanos a los que les hayan sido practicadas la necropsia, toma de muestras y fijación fotográfica. Este deberá estar fabricado de acero inoxidable, con capacidad para al menos 200 cuerpos, con un sistema de control de temperatura, un sistema de enfriamiento por difusor, estanterías diseñadas para cargar hasta 200 kg y sistema de desagüe
    4. Realizar un control de plagas especial para anfiteatros de manera trimestral y contar con el debido registro de estos.
    5. Contar con reactivos industriales especiales para la desinfección del instrumental necro quirúrgico utilizado, así como la limpieza de las estaciones de trabajo. 
    6. Adquirir al menos un autoclave de tipo industrial para la esterilización del instrumental de necro cirugía o un esterilizador quirúrgico de microondas.
    7. Adquirir, al menos, cinco cámaras fotográficas digitales con sistema réflex con sus respectivos lentes de 18 a 35 mm y memorias de almacenamiento de 64 GB, exclusivas para el área de Medicina forense.
    8. Adquirir, al menos, ocho sierras de osteotomía manual de doble hoja, así como ocho sierras osciladoras tipo Stryker para efectuar el protocolo de necropsia, así como adquirir periódica y oportunamente los repuestos de las hojas de las sierras.

     9. Adquirir, al menos, diez estuches de disección que sean utilizados para realizar las necropsias, mismos que deberán contar mínimamente con los siguientes instrumentos: 

  • - Tijeras de disección.
  • - Tijeras de iris.
  • - Cizallas de osteotomía liston.
  • - Cizallas de costilla.
  • - Cizallas de osteotomía planas. 
  • - Fórceps de osteotomía liston.
  • - Cincel de councilman.
  • - Pinzas de tejido.
  • - Pinzas de curas de punta gruesa.
  • - Pinzas para cartílagos.
  • - Fórceps hemostático de halstead tipo mosquito.
  • - Fórceps dura strip. 
  • - Abrecráneo Virchow.
  • - Mazo para huesos.
  • - Martillo con gancho para necropsia. 
  • - Director de aguja acanalado. 
  • - Mangos y hojas de bisturí, 
  • - Pinzas (con o sin dientes).
  • - Periostótomos con sonda y espátula.
  • - Osteotómos de hoja estrecha.

   10. Adquirir al menos dos estaciones de necropsia de acero inoxidable con: 

  • -  Lavabos de agua fría y caliente.
  • - Mangueras con prevención de flujo inverso.
  • - Sistema de drenaje rápido y positivo.
   11. Adquirir dos mesas de necropsia móviles de acero inoxidable con sistema de drenaje y control de elevación. 
   12. Adquirir al menos 500 bolsas para el almacenamiento de cuerpos de vinilo de alta resistencia con un grosor mínimo de 20 mil (unidad de medida en el sistema inglés que consiste en la milésima de una pulgada), costuras cerradas mediante calor, cremallera central, áreas específicas para el resguardo de documentos, cuyas dimensiones deberán contemplar restos humanos de adultos, niñas, niños y adolescentes o personas de talla baja, y lactantes. Esta cantidad se sugiere para cubrir un periodo de seis meses.
   13. Adquirir al menos 500 bolsas de polietileno de color rojo traslúcido de calibre 200, cuyas dimensiones contemplen restos humanos de adultos, niñas, niños y adolescentes o personas de talla baja, y lactantes. Esta cantidad se sugiere para cubrir un periodo de seis meses.
   14. Adquirir al menos 500 cubiertas de vinilo blanco de alta resistencia con un grosor mínimo de 5 mil, cuyas dimensiones deberán contemplar restos humanos de adultos, niñas, niños y adolescentes o personas de talla baja, y lactantes. Esta cantidad se sugiere para cubrir un periodo de seis meses.
Coordinación interinstitucional
   15. Diseñar una estrategia en conjunto con la Fiscalía, que permita el adecuado manejo y entrega de restos humanos a las autoridades responsables de determinar su destino final. 
 

________________________________

Conclusión general

La situación que ha llevado a la crisis que se manifestó puede ser el resultado de diversas variables, sin embargo, resulta indispensable señalar que en la trayectoria del Instituto Jalisciense no había ocurrido una situación de esta magnitud, por lo cual es viable pensar que el aumento de las muertes violentas de personas en el estado de Jalisco ha tenido un impacto significativo en la capacidad de las estructuras administrativas. 

Tomando en cuenta lo anterior, así como la situación actual del país, esta Dirección General Adjunta manifiesta una grave preocupación por la capacidad de los institutos forenses y servicios periciales en materia de almacenamiento de restos humanos en condiciones dignas y adecuadas para su preservación, así como la capacidad de identificación de dichos restos con debida diligencia. 

El trato que se le da a los restos humanos constituye un estándar tanto de derechos humanos, como de precisión técnica para una investigación científica de los hechos.

Da esta forma, resulta imperante que los gobiernos de los estados proporcionen y garanticen a los servicios periciales e institutos forenses, los recursos necesarios para poder cumplir con los estándares, como parte fundamental de los derechos de las víctimas.

ATENTAMENTE

Ana Pamela Romero Guerra

Directora General Adjunta de Atención a Víctimas de Delitos

_____________________________________________________

[1]El número de restos almacenados en el contenedor no pudo ser verificado en la inspección dadas las condiciones de estos.

[2]Esto no pudo ser verificado por el equipo forense.

[3]El equipo forense presenta duda respecto de la temperatura reportada en el termómetro digital del segundo contenedor, pudiendo ser posible que esta fuera menor a la registrada en dicho termómetro.