Como parte del compromiso compartido entre Estados Unidos y México sobre competitividad económica y seguridad ciudadana, delegaciones de ambos países sostuvieron hoy, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, la VI Reunión del Comité Ejecutivo Bilateral para la Administración de la Frontera Siglo XXI (CEB).

En 2010, México y Estados Unidos emitieron la Declaración sobre la Administración de la Frontera Siglo XXI y se comprometieron a asegurar que la frontera común contribuya a promover la competitividad económica y mejorar la seguridad, a través del movimiento eficiente, rápido y legítimo de bienes y personas.

Por primera vez desde la creación del CEB, este mecanismo bilateral de alto nivel celebró su encuentro en una ciudad fronteriza para discutir acciones específicas a ser instrumentadas en los meses siguientes, con el propósito de continuar desarrollando la región fronteriza con un enfoque estratégico, integral y de largo plazo.

La reunión fue copresidida por los secretarios ejecutivos del comité: Sergio Alcocer Martínez de Castro, subsecretario para América del Norte de la cancillería mexicana; Amy Pope, asistente especial del presidente y directora de Seguridad Transfronteriza del Consejo de Seguridad Nacional; y Ricardo Zúñiga, asistente especial del presidente y director para Asuntos Hemisféricos de la Casa Blanca. Participaron también funcionarios de las dependencias federales competentes de ambos países.

Al concluir la reunión, se emitió el informe 2013 del Comité Ejecutivo Bilateral para la Administración de la Frontera Siglo XXI, que destaca el progreso sustantivo alcanzado desde el último encuentro.

Por ejemplo, Estados Unidos y México coordinaron proyectos de infraestructura en puertos de entrada, incluyendo la apertura de cinco carriles hacia el norte en el puerto de entrada El Chaparral-San Ysidro, que conectan a las ciudades de Tijuana y San Diego; el inicio de la construcción de la sección mexicana de la Conexión Peatonal Aeroportuaria en el Aeropuerto Internacional de Tijuana, así como el inicio de la construcción del nuevo puente internacional Guadalupe-Tornillo, y la extensión del puente internacional Los Tomates-Veterans, concluida en abril de 2014.

México y Estados Unidos amplían la cooperación en materia de aplicación de la ley entre la Policía Federal y la Patrulla Fronteriza, a lo largo de corredores fronterizos clave para incrementar la seguridad en la región.

Se alcanzó un progreso significativo en la instrumentación de los Protocolos de Prevención de Violencia Fronteriza, así como en el intercambio de información. Ambos gobiernos identificaron como prioridades de la mayor importancia, disuadir y prevenir la violencia fronteriza, incluyendo mediante el diálogo constructivo sobre el uso de la fuerza, y continuar fortaleciendo los esfuerzos coordinados de aplicación de la ley.

México y Estados Unidos construirán sobre los logros sustantivos ya alcanzados en la administración de nuestra frontera común. México continuará instrumentando el programa Viajero Confiable que agiliza el procesamiento para los viajeros previamente autorizados en determinados aeropuertos mexicanos.

Ambos gobiernos coordinan, también estrategias de gestión de tránsito para permitir el procesamiento expedito de comerciantes confiables en los dos países. Se fortalecerá la competitividad a través de la reducción en los tiempos de espera y el avance hacia el reconocimiento mutuo de los programas de viajeros confiables de América del Norte, tales como NEXUS, Global Entry y el Programa Viajero Confiable, como fue acordado durante la Cumbre de Líderes de América del Norte.

Este año también se avanzará de manera significativa en proyectos de infraestructura, tales como la conclusión del nuevo puente internacional Guadalupe-Tornillo, el puerto de entrada Nogales-Mariposa y el puente ferroviario Matamoros-Brownsville.

Reconociendo la importancia de las consultas públicas, el CEB sostuvo un encuentro con actores clave de ambos lados de la frontera en el que tuvo lugar una fructífera discusión que contribuirá en la identificación de proyectos y áreas adicionales en los que ambos gobiernos podrían profundizar la competitividad económica, facilitar el comercio y los flujos migratorios legítimos, ampliar el desarrollo fronterizo y fortalecer la seguridad pública.



14046467176 24521b208d.jpg