Canciller José Antonio Meade: Vamos a empezar este breve mensaje agradeciendo de manera muy destacada a Colombia que hizo posible este encuentro entre la Alianza del Pacífico y el MERCOSUR.

Es una reunión importante que congrega, en un espacio de diálogo y de buena voluntad, dos mecanismos de integración que tienen una profunda empatía en sus objetivos últimos en términos de generar un espacio de convivencia más armónico en la comunidad de estados que aquí nos congregamos.

Un objetivo muy pragmático de generar mejores condiciones de vida para nuestros ciudadanos y una posibilidad de encuentro en donde pudimos exponer, no solamente el funcionamiento y la estructura de la Alianza, sino los principales entregables que se han venido logrando en este espacio reciente de creación en los últimos tres años.

Oportunidad también de conocer, de primera mano, no solamente la estructura sino el grado de avance de muchos de los temas que integra la agenda cotidiana de MERCOSUR, habiendo coincidido en la importancia de que este diálogo se preserve, habiendo coincidido en la importancia de que el diálogo se dé reconociendo la buena voluntad y los objetivos que ambos estamos persiguiendo.

Tuvimos la oportunidad y le agradecemos mucho al canciller Timerman su calidad de presidente pro tempore de MERCOSUR, la posibilidad que tuvimos amplia y abundante de compartir lo que ambos estamos haciendo y de tratar de identificar entre ambos espacios posibles de diálogo, insisto, en la lógica de generar mejores condiciones de vida para la comunidad y los ciudadanos que integramos y que en este espacio representamos.

Muchas gracias a la canciller Holguín, al canciller Heraldo Muñoz, al canciller de Perú, a los cancilleres de Paraguay, Uruguay, Argentina y de Venezuela y de Brasil por esta concurrencia, este espacio de diálogo igualmente representado por Bolivia, todos entonces, los estados de MERCOSUR y todos los de la Alianza en una señal clara de hermandad, de buena voluntad y de afecto.