En relación con el caso de la menor guanajuatense restituida a Estados Unidos el pasado viernes 17 de abril, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informa:

Como Autoridad Central en el marco de la Convención de La Haya sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores, la Cancillería, a través de la Dirección General de Protección a Mexicanos en el Exterior (DGPME), recibió en 2007 la solicitud de retorno de una menor que fue sustraída de Estados Unidos por su padre. En ese momento, la información disponible apuntaba a que la  niña podría encontrarse en Tacatzcuaro, Michoacán, por lo que el expediente fue remitido al Tribunal Superior de ese estado.

En marzo de 2015, la Autoridad Central estadounidense informó que la madre había viajado a Guanajuato y había identificado a la menor, lo que confirmaba que se trataba de su hija a quien había buscado por ocho años. Dentro de la información proporcionada, se dieron datos del nombre con el que se habría registrado a la menor en México y sus señas particulares.

Derivado de ello y en acatamiento a los estándares internacionales fijados en materia de restitución internacional contenidos en las Guías de Buenas Prácticas emitidas por la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado, la juez de la causa solicitó la intervención de la INTERPOL para que  presentara a la menor y, en audiencia ante el juzgado, se determinara su identidad y la procedencia de su restitución a Estados Unidos.

El  17 de abril se llevó a cabo la audiencia respectiva, derivado de lo cual se ordenó la restitución de la menor a su lugar de residencia habitual. Sin embargo, familiares de la menor expresaron que se trataba de una niña distinta y solicitaron la intervención de diversas autoridades para aclarar la situación.

Cabe anotar que la SRE únicamente funge como facilitador del inicio del procedimiento judicial y coordina la colaboración entre autoridades nacionales para lograr la restitución de los menores sustraídos. 

Durante la audiencia participa personal de la Cancillería únicamente para verificar que se cumpla con la Convención. La SRE no representa a ninguna de las partes, por lo que no ofrece pruebas ni interviene salvo para esclarecer temas de la Convención.

En el caso de la menor en cuestión y ante la controversia suscitada respecto a su identidad, de manera inmediata la DGPME activó los protocolos de rigor y solicitó la intervención de los Consulados de México en Laredo y Houston así como de la Autoridad Central estadounidense y el Centro para Niños Desaparecidos y Explotados, a fin de garantizar el bienestar de la menor, de facilitar la comunicación telefónica con los familiares en México y de realizar pruebas de ADN para comprobar que se trataba de la niña sustraída.

Los resultados de la prueba practicada el lunes 20 de abril resultaron negativos respecto a la madre que solicitó la restitución, por lo que de manera inmediata se procedió a operar la repatriación de la menor, quien arribará a nuestro país en las próximas horas, acompañada de personal consular.

La Cancillería reitera su compromiso con el cumplimiento con los tratados internacionales y las determinaciones judiciales que les dan contenido, particularmente en lo que respecta a los Derechos Humanos de la niñez y el cumplimiento con la obligación adquirida al ratificar la Convención sobre los Derechos del Niño, que en su artículo 11 contempla que “Los Estados Partes adoptarán medidas para luchar contra los traslados ilícitos de niños al extranjero y la retención ilícita de niños en el extranjero".