• Como actor con responsabilidad global, México refrenda su vocación multilateral y promueve el papel estratégico del transporte marítimo en el desarrollo de la economía mundial


En el marco de la 28ª Asamblea de la Organización Marítima Internacional (OMI) que se celebra en Londres y que concluirá el próximo 4 de diciembre, México fue reelecto como miembro del Consejo de la Organización para el periodo 2014-2015.  México resultó reelecto con el mayor número de votos de todos los países candidatos de la región de América Latina y el Caribe, lo que demuestra el reconocimiento mundial de  nuestro compromiso con la defensa y promoción de los intereses de la comunidad marítima internacional.

El Embajador Eduardo Medina-Mora, en su calidad de ex Embajador de México en el Reino Unido y ex Representante Permanente de México ante la OIM, fungió como Presidente de la  pasada 27ª Asamblea de la Organización, y en esta ocasión, acudió a Londres para concluir dicho mandato.  Cabe destacar que la exitosa gestión del Embajador Medina-Mora como Presidente de la Asamblea fue, sin duda alguna, instrumental para lograr la reelección de México al tiempo que reiteró la prioridad que nuestro país otorga a la labor de la Organización y el buen funcionamiento de sus órganos.

El Consejo de la OMI está conformado por 40 países, distribuidos en tres categorías atendiendo a su presencia marítima mundial.  Dicho Consejo es el órgano ejecutivo que se encarga de vigilar el trabajo de la OMI bajo la supervisión de la Asamblea; coordina las actividades de todos los órganos; considera el proyecto de programa de trabajo y fija las prioridades y criterios de este máximo foro marítimo universal.

México cuenta con una privilegiada situación geográfica que le permite conectarse con el mundo a través de los puertos ubicados en las Costas de los Océanos Pacífico y Atlántico, a lo largo de sus 11,122 Km. de litoral y 2,926,252 kilómetros cuadrados de superficie marítima, con acceso estratégico a las principales rutas de navegación de los Océanos Pacifico y Atlántico, incluyendo las del Golfo de México y el Mar Caribe.

Debido a esta condición y a través de su participación en el Consejo, México apoya el desarrollo de un esquema institucional que garantice y promueva la seguridad en las operaciones marítimas, la protección del medio marino, así como la celebración de acuerdos en la materia, que cuenten con un marco jurídico de responsabilidad internacional adecuado, justo y equilibrado.