El subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, embajador Juan Manuel Gómez Robledo, participó este jueves en París en la reunión del Grupo Núcleo del Congreso Mundial contra la Pena de Muerte.

Durante la inauguración del encuentro, Raphaël Chenuil-Hazan, director ejecutivo de la organización de la sociedad civil francesa Ensemble contre la Peine de Morte (ECPM), reconoció el papel que ha jugado México al interior del grupo así como la importancia que nuestro país otorga a la lucha contra la pena de muerte en el mundo.

El encuentro, auspiciado por el ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional de Francia, revisó los objetivos y estrategias del Grupo Núcleo, que busca acordar una agenda de encuentros multilaterales y bilaterales con funcionarios de alto nivel, tanto de los Estados “abolicionistas” como de los “no abolicionistas”. El propósito es fomentar el diálogo sobre la abolición universal de la pena de muerte.

La reunión se da en el marco del proceso preparatorio de la regional de Asia, a realizarse en Malasia en junio de 2015, y del VI Congreso Mundial, que tendrá lugar en Noruega en junio de 2016.

El papel que juegan las organizaciones de la sociedad civil en promover la difusión de este tema es fundamental para generar una discusión informada y responsable entre los ciudadanos y para alcanzar los objetivos del Grupo Núcleo, por lo que su involucramiento resulta estratégico.

México participa activamente en el Grupo Núcleo, el cual apoya abiertamente la movilización política de todos los Estados comprometidos con la abolición de la pena de muerte. Dicho grupo fue creado a iniciativa de la ECPM, que funge como secretariado permanente. Participan también Argentina, España, Francia, Mónaco, Noruega, Ruanda, Suiza y Turquía así como la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte, en calidad de observador.

Para México la pena de muerte implica la vulneración de múltiples derechos humanos al tratarse de una sanción cruel, inhumana y degradante que no sólo afecta a la persona sentenciada sino que también afecta a sus familiares. Por ello, la abolición o en su caso la moratoria de la pena de muerte, es un asunto al que brinda la mayor importancia.