El subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, embajador Juan Manuel Gómez Robledo, sostuvo este miércoles, en Ginebra, un encuentro de trabajo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, a fin de dialogar sobre la cooperación entre México y dicha oficina sobre los temas más importantes del presente período de sesiones del Consejo.

El subsecretario aprovechó el encuentro para actualizar al Alto Comisionado sobre los avances más recientes en México, particularmente en relación con el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero.

Al respecto, informó sobre el estado de la investigación y destacó la detención de 102 personas involucradas en los hechos, además del inicio de las labores del Grupo de Expertos Independientes designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como resultado del acuerdo de asistencia técnica firmado entre el los representantes de las víctimas, la CIDH y el Estado mexicano, a fin de fortalecer las acciones de búsqueda, investigación y atención a víctimas en torno a este caso.

De igual manera, detalló las medidas anunciadas por el presidente Enrique Peña Nieto para fortalecer los instrumentos jurídicos para la protección de los derechos humanos en México, al subrayar la presentación, ante el Congreso de la Unión, de iniciativas que permitan expedir leyes generales en materia de tortura y desaparición forzada; la redefinición del sistema de competencias penales a nivel constitucional así como el fortalecimiento de los protocolos y procedimientos de las autoridades investigadoras a fin de garantizar que éstos sean eficaces y oportunos.

Durante el encuentro, ambas partes destacaron el nivel de colaboración entre el gobierno de México y la Oficina del Alto Comisionado, y refrendaron su interés en continuar la cooperación a través de la representación que esa Oficina mantiene en México desde 2002.

Algunas de las áreas en las que se buscará profundizar el trabajo de la Oficina del Alto Comisionado incluyen la implementación del Programa Nacional de Derechos Humanos 2014-2018, la colaboración con las entidades federativas para el desarrollo de programas estatales de derechos humanos; y el fomento al intercambio de buenas prácticas en materias específicas de derechos humanos a través de la cooperación sur-sur.

Finalmente, México refrendó su apoyo para el fortalecimiento de la Oficina del Alto Comisionado y del Consejo de Derechos Humanos en los distintos foros deliberativos de las Naciones Unidas.