La participación de México en los mecanismos informales de concertación fue activa durante 2013, especialmente en el seno del G20, el G8 y el MIKTA integrado por México, Indonesia, Corea, Turquía y Australia.

El G20 es el principal foro de coordinación de políticas macroeconómicas entre las economías más importantes del mundo, que incluye a países desarrollados y emergentes. El grupo se reúne a nivel de líderes desde 2008 con el objetivo principal de hacer frente a la crisis económica internacional que inició ese año.

Durante este año, Rusia presidió el G20 y fue en ese marco que el presidente Enrique Peña Nieto participó en la Cumbre de Líderes de San Petersburgo. Uno de los resultados más significativos de la Cumbre fue el acuerdo para extender hasta 2016 el compromiso de no instrumentar medidas proteccionistas en materia de comercio, el llamado standstill. México fue un importante promotor de esta medida.

Otro resultado de importancia fue la adopción del Plan de Acción de San Petersburgo, para coordinar políticas económicas, fiscales y monetarias, a fin de contribuir a consolidar la recuperación de la economía e impulsar la creación de empleos.

Durante sus intervenciones, el primer mandatario destacó la importancia de coordinar políticas para fortalecer la economía internacional; además, compartió con sus homólogos el programa de reformas estructurales que México lleva a cabo a fin de aumentar su competitividad, y abogó por sumar esfuerzos para luchar contra el hambre y apoyar el acceso a financiamiento de calidad para las pequeñas y medianas empresas.

En 2013, durante el proceso preparatorio de la Cumbre de San Petersburgo, el subsecretario de Relaciones Exteriores, embajador Carlos de Icaza, participó en las cinco Reuniones de sherpas organizadas bajo la Presidencia rusa del Grupo. La participación de México tuvo como objetivos: 1) contribuir a apuntalar la recuperación de la economía internacional; 2) dar seguimiento a los acuerdos de la cumbre de Los Cabos; 3) impulsar temas que permitan equilibrar la agenda del G20 en favor de los países en desarrollo, como la lucha contra el hambre y el acceso a financiamiento para PyMEs; y 4) presentar la reforma financiera y las reformas estructurales que México está llevando a cabo.

Por otro lado, a invitación del Primer Ministro de Reino Unido, David Cameron, el presidente Peña Nieto participó en el almuerzo de trabajo de la Cumbre de Líderes del G8 en Lough Erne, Irlanda del Norte, el 18 de junio pasado. La Presidencia británica del G8 fijó tres prioridades para los trabajos del grupo este año, las llamadas tres T: impuestos (tax), transparencia (transparency) y comercio (trade).

El G8 es el foro de concertación informal que reúne a países desarrollados con una gran importancia política y económica internacional (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia). El grupo trata una agenda amplia de temas de interés global y ha desempeñado un papel preponderante en el establecimiento de normas internacionales en materia de comercio, finanzas y asistencia al desarrollo.

En sus intervenciones, el presidente Peña Nieto compartió los avances de México en la agenda de reformas estructurales que buscan aumentar la competitividad y prosperidad del país, y destacó las políticas públicas encaminadas a fortalecer la transparencia, la rendición de cuentas, el comercio y el combate a la evasión fiscal.

Finalmente, el pasado 26 de septiembre, en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, los ministros de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade Kuribreña; Indonesia, Marty Natalegawa; Corea del Sur, Yun Byung-se; Turquía, Ahmed Avutoglu, y Australia, Julie Bishop, celebraron la primera reunión de trabajo del nuevo espacio denominado MIKTA (por el acrónimo formado por los nombres de esos países en inglés).

El objetivo de la reunión fue evaluar la utilidad de contar con este espacio para fortalecer los vínculos entre sus miembros, intercambiar puntos de vista sobre el acontecer internacional y consultar y promover la coordinación en temas de interés común en foros internacionales de los que todos son miembros, como el G20. Los Ministros identificaron los asuntos que puedan integrar una agenda con experiencias compartidas y mejores prácticas, a partir de sus similitudes.

Como primer paso, los gobiernos de estos cinco países acordaron revisar y actualizar la estructura institucional bajo la cual opera su relación política, económica y de otras áreas de cooperación. Los ministros destacaron que, como países emergentes grandes y democracias consolidadas, desempeñan un papel constructivo en sus respectivas regiones y representan economías abiertas que promueven el libre comercio y la inversión extranjera.

Como parte de los acuerdos, se convino que México coordine las labores del “espacio MIKTA” durante un año, hasta el inicio del 69º Periodo Ordinario de Sesiones de la AGONU, y organice un retiro de cancilleres en 2014 para seguir delineando el contenido de MIKTA.