El Gobierno de México expresa su reconocimiento al acuerdo judicial alcanzado hoy por una coalición de organizaciones de la sociedad civil estadounidense con el estado de Alabama, derivado de su impugnación de la ley HB56 de dicha entidad. Este acuerdo suspende permanentemente secciones de la ley que buscaban criminalizar la migración y abrían espacios para su posible aplicación indebida por parte de autoridades locales.

Entre las cláusulas que han quedado sin efecto, destacan la autorización a la policía local para verificar el estatus migratorio durante detenciones de tránsito; la prohibición a migrantes indocumentados de ser contratados o solicitar trabajo en la vía pública;  la penalización por alojar y transportar a personas indocumentadas, y las restricciones al acceso de menores a escuelas públicas.

La ley fue promulgada en junio de 2011 y parcialmente suspendida por cortes federales en agosto de ese mismo año. Este grupo de organizaciones y el Gobierno de Estados Unidos presentaron demandas contra la legislación.

El Gobierno de México ha acompañado las acciones legales emprendidas mediante escritos de "Amigo de la Corte", con el apoyo de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay. Asimismo, ha reforzado la presencia consular en el estado de Alabama, la difusión de información útil sobre actualidad migratoria, y el diálogo con la sociedad civil.

La Secretaría de Relaciones Exteriores, a través de la Embajada de México en Estados Unidos y el Consulado General en Atlanta, dará seguimiento a la instrumentación de este acuerdo. El Gobierno de México reitera su compromiso con la protección de los mexicanos en el exterior, independientemente de su condición migratoria.