El Gobierno de México reconoce la decisión de la Suprema Corte de Luisiana de invalidar la ley estatal R.S. 14:100.13, que buscaba criminalizar la conducción de un vehículo sin contar, además, con prueba de estancia legal.

En mayo de 2013 México presentó un escrito de “Amigo de la Corte”, con el respaldo de Guatemala, Honduras y Nicaragua, en apoyo al recurso interpuesto contra esta norma.

La Suprema Corte de Luisiana concluyó que, de acuerdo con lo resuelto por la Suprema Corte de Estados Unidos en el caso Arizona vs United States, el registro de extranjeros es materia federal. Por lo tanto, declaró inválida la ley por violar la cláusula de supremacía constitucional.

México continuará desplegando todas las medidas necesarias y acudiendo a todas las instancias disponibles para asegurar el respeto de los derechos de los mexicanos, independientemente de su calidad migratoria.