La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informa que esta mañana la Corte Federal de Malasia ratificó la sentencia de pena de muerte dictada a los nacionales mexicanos Luis Alfonso, Simón y José Regino González Villarreal, quienes fueron detenidos por la Policía Real de Malasia el 4 de marzo de 2008 en la ciudad de Johor, Bahru, acusados de tráfico, producción y distribución de narcóticos.

El gobierno de México lamenta la imposición de la pena de muerte a los hermanos González Villarreal y, con pleno respeto a la legislación interna de Malasia, ratifica su posición contraria a la aplicación de la pena de muerte.

De conformidad con la práctica local, se espera que la sentencia no se ejecute de inmediato. Ante el resultado, los abogados consideran solicitar una revisión del fallo para agotar todas las instancias jurídicas en la defensa de los hermanos González Villarreal.

A lo largo de estos siete años, la Cancillería y su embajada en Malasia han brindado protección y asistencia consular a los connacionales y sus familiares. En este sentido se han llevado a cabo diversas gestiones entre las que destacan múltiples visitas a los centros de detención para asegurar el adecuado trato a los detenidos así como acciones ante las autoridades malasias en favor de su salud y mejores condiciones de reclusión.

A la familia González Villarreal se le ha informado de manera permanente acerca del desarrollo del caso así como de la situación física y anímica de los detenidos. De la misma forma, se ha brindado apoyo a los familiares que han viajado a Malasia para asistir a las audiencias.

En el ámbito legal, desde la detención de los connacionales en marzo de 2008 y durante las etapas judiciales de primera instancia, en mayo de 2012, y de apelación, en agosto de 2013, la Cancillería ha velado por el debido proceso a través de la contratación de un abogado consultor que ha apoyado a la Embajada de México en Malasia para garantizar un adecuado seguimiento del caso, así como los servicios de un abogado especialista en asuntos penales con el fin de coadyuvar en la labor de defensa de los abogados elegidos por los propios hermanos Villarreal. Personal de dicha representación diplomática, incluido el propio embajador de México, han estado presentes en todas las audiencias sostenidas a lo largo del proceso judicial.

En el ámbito político y diplomático, se han realizado gestiones ante autoridades malasias de diferentes niveles, tanto en México como en aquel país, a las que se les ha expresado reiteradamente la posición de nuestro gobierno en contra de la pena capital.

Estas acciones continuarán y se recurrirá a distintas instancias locales e internacionales que están en contra de la aplicación de la pena de muerte.  

La Secretaría de Relaciones Exteriores, a través de la Embajada de México en Malasia, garantiza la asistencia consular en favor de los hermanos González Villarreal y realizará todas las acciones necesarias para que su petición de clemencia pueda ser considerada de manera favorable.

El Gobierno Federal reitera su compromiso con la protección de los derechos de los mexicanos en el exterior que enfrentan un proceso penal sin prejuzgar su culpabilidad o inocencia.