A través de las misiones permanentes de nuestro país ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA), México depositó los instrumentos para oficializar el retiro de reservas a instrumentos de derechos humanos que amplían la protección de los mismos en casos de expulsión de extranjeros y justicia militar, que originalmente fueron formuladas por nuestra nación al vincularse a diversos tratados.

El embajador Jorge Montaño, representante permanente de México ante la ONU, entregó las notas diplomáticas que dirigió el canciller José Antonio Meade Kuribreña al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, con lo que formalizó el retiro de las reservas en materia de expulsión de extranjeros, que habían sido formuladas por nuestro país en torno a los siguientes tratados internacionales:

•Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, adoptada por la Conferencia de Plenipotenciarios de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados y de los Apátridas, celebrada en Ginebra, del 2 al 25 de julio de 1951.

•Convención sobre el Estatuto de los Apátridas, adoptada por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Apátridas, celebrada en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, del 13 al 23 de septiembre de 1954.

•Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 16 de diciembre de 1966.

•Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares, adoptada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas el 18 de diciembre de 1990.

En tanto, el embajador Emilio Rabasa, representante permanente de México ante la OEA, entregó a José Miguel Insulza, secretario general de la organización, las notas diplomáticas que le dirigió el canciller Meade, con objeto de retirar distintas reservas vinculadas con los derechos en casos de expulsión de extranjeros y sobre la justicia militar, que habían sido formuladas por nuestro país en torno a los siguientes tratados interamericanos:

•Convención sobre Condiciones de los Extranjeros, adoptada en La Habana, Cuba, el 20 de febrero de 1928.

•Declaración para el Reconocimiento de la Competencia Contenciosa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, según la Convención Americana sobre Derechos Humanos “Pacto de San José de Costa Rica”, 1969.

•Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, suscrita en la ciudad de Belém do Pará, Brasil, el 9 de junio de 1994.

El retiro de estas reservas da seguimiento puntual al paquete de iniciativas en materia de derechos humanos presentadas en octubre de 2013 por el presidente Enrique Peña Nieto, y es parte de los compromisos de México en la segunda evaluación de nuestro país por parte del Mecanismo de Examen Periódico Universal de la ONU.

Además, el retiro de la reserva a la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas se derivó del cumplimiento de nuestro país a la sentencia emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Radilla Pacheco.

El retiro de las reservas señaladas, cuyos decretos promulgatorios serán publicados en los próximos días, constituye un avance en la protección de los derechos humanos en México en torno a la armonización de la legislación nacional conforme a nuestros compromisos internacionales.