Presidenta Teresa Jiménez; primera vicepresidenta, Nina (inaudible); segundo vicepresidente, José Blanco Rojas; honorables miembros de la Delegación del Parlamento Europeo; la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea; y miembros del Parlamento, muchas gracias por invitarme a esta primera reunión ordinaria en esta delegación parlamentaria.

Distinguidos europarlamentarios, permítanme iniciar mi mensaje con una referencia expresa a un asunto de gravedad lastima, que indigna a la sociedad mexicana y al gobierno: durante la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre, un grupo de estudiantes normalistas fueron atacados en Iguala, Guerrero, por policías municipales coludidos con la delincuencia organizada.

El gobierno de México condena rotundamente estos hechos. Rechazamos y reprobamos, en los términos más enérgicos, la desaparición de los 43 jóvenes normalistas y la muerte de 6 personas. Estos atroces hechos son contrarios a los principios y normas más fundamentales del derecho y la convivencia social, de las convicciones democráticas del Estado mexicano.

En respuesta a estos actos de barbarie, como los calificó nuestro propio jefe de Estado, el presidente de México ordenó de inmediato al gabinete de seguridad la movilización en todas las instancias de seguridad en procuración de justicia para localizar a los estudiantes; para asistir a los familiares de las víctimas; para proteger a los ciudadanos de Iguala; para detener y juzgar a todos los responsables a fin de que no quede el más mínimo resquicio para la impunidad.

La búsqueda de estos 43 jóvenes y el apoyo a sus familia, está en el centro de nuestras acciones. Las autoridades mexicanas están trabajando de manera cercana con los familiares, con sus representantes y sus abogados, a quienes se les ha dado un rol de coadyubzancia en el acceso total a las investigaciones.

De manera paralela, el gobierno de la República ha realizado una intervención de fuerzas federales en 13 municipios del estado de Guerrero, a fin de garantizar la seguridad de los habitantes de la zona, así como restablecer en el lugar el estado de derecho. Asimismo, se ordenó la evaluación de todos los integrantes de estos cuerpos policiacos y la revisión del armamento a su cargo. La transparencia es fundamental.

En el Congreso de la Unión ambas cámaras legislativas formaron comisiones parlamentarias, integradas por todos los partidos políticos, para dar seguimiento puntual al avance de las investigaciones. La Procuraduría General de la República ha mantenido informados a los medios de comunicación, nacionales y extranjeros, sobre los avances de las investigaciones. El gobierno federal ha mantenido una estrecha comunicación y cooperación con diversas estancias de Naciones Unidas.

Con ese mismo espíritu, junto con los familiares de las víctimas, hemos solicitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que brinde apoyo técnico y acompañe la investigación de este terrible caso.

Como informó recientemente el procurador general de la República, también se ha establecido contacto con el Comité Internacional de la comisión. Igualmente, a petición de los familiares se cuenta con la coadyuvancia de peritos argentinos.

Las pruebas arrojadas por las investigaciones, hasta hoy, han conducido a la detención y consignación de 52 individuos, entre los que se encuentran elementos de seguridad pública de los municipios vecinos, de Iguala y de Cocula; funcionaros locales; así como miembros de la delincuencia organizada. Destaca la detención del líder máximo del grupo delictivo predominante en la zona.

Este crimen no frenará los avances que hemos alcanzado en materia de derechos humanos, refrendados en el Programa Nacional de Derechos Humanos 2014-2018, y retoma las recomendaciones internacionales, asegura la participación de la sociedad civil y contempla un mecanismo independiente de seguimiento y evaluación. Por el contrario, profundizará y multiplicará la determinación del gobierno de México de respetar los derechos humanos y protegerlos en todo el país.

La consolidación y el fortalecimiento del estado de derecho, compromisos destacados del gobierno mexicano, suponen, por un lado, hacer frente al crimen organizado, y por el otro, reforzar las instituciones de los tres órdenes de gobierno. Estamos recabando esfuerzos para avanzar en la implementación del mando único policial en todas las entidades del país, así como en mejores herramientas de depuración y control para los elementos de seguridad.

Con este propósito el gobierno no sólo moderniza sus sistemas de inteligencia y mejora la coordinación entre el mando y las fuerzas del orden, igualmente se encuentra empeñado en una profunda reforma de los sistemas de procuración e impartición de justicia. El combate a la delincuencia organizada será con instrumentos jurídicos y con apego al estado de derecho. Adicionalmente, se realiza un esfuerzo ambicioso para prevenir el delito a través del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia.

Quiero resaltar aquí la naturaleza y la fortaleza democrática de la sociedad, del gobierno mexicano y de sus instituciones, y subrayar, una vez más, la determinación y nuestro deber principal frente la sociedad mexicana de esclarecer los hechos, juzgar a los responsables de acuerdo al marco jurídico internacional, que es plenamente congruente e incorpora los estándares internacionales. México continúa su camino hacia una sociedad más justa, más próspera y más incluyente.

Honorables europarlamentarios, el día de hoy este parlamento conocerá un proyecto de resolución, en el que se condenan estos inaceptables hechos y se detallan las acciones inmediatas que ha tomado el gobierno de México para localizar a los estudiantes desaparecidos, para esclarecer los hechos y para detener y juzgar a los responsables, de conformidad con las instrucciones del presidente de México, en coordinación con los familiares de los desaparecidos y las instancias internacionales que le están dando seguimiento a este tema.

Esta iniciativa del Parlamento Europeo nos alienta en la continua búsqueda de un régimen de justicia. Y la seguridad de los mexicanos se erige en el respeto de los derechos humanos. Igualmente, México comparte el llamado a poner un alto a la impunidad y a la delincuencia organizada, conociendo al mismo tiempo los desafíos que enfrentamos en el firme compromiso que tenemos para aportar la seguridad y la procuración de justicia del país.

Agradecemos a este parlamento por acompañar la determinación del presidente Peña Nieto de investigar este delito, castigar a los responsables e impulsar los cambios necesarios para que hechos como estos no vuelvan a ocurrir. Reconocemos, igualmente, que el Parlamento Europeo respalde hombro a hombro al pueblo de México en su lucha contra el crimen organizado.

Como bien lo señala este proyecto de resolución, México es un aliado estratégico de la Unión Europea y continuaremos trabajando juntos para fortalecer nuestras instituciones, todos los órdenes de gobierno y consolidar el estado de derecho.

Honorables europarlamentarios, el derecho internacional, así como la cooperación y participación de México en los organismos y mecanismos internacionales de derechos humanos, ha sido fundamental para avanzar hacia un marco normativo que nos permita alcanzar el pleno estado de derecho y el pleno goce de derecho, por parte de nuestros ciudadanos, así como fortalecer paulatinamente las instituciones de nuestro país, sobre todo aquellas entidades federativas, localidades, donde la debilidad y vulnerabilidad institucional ha sido más patente.

La relación entre México y la Unión Europea es cercana y entrañable. Estamos unidos por rasgos de historia, de cultura y por valores en común. Juntos hemos construido una firme base para encausar la prosperidad y la creatividad de nuestras sociedades con convicción democrática y proyectar nuestra visión común, centrada en la dignidad humana y de desarrollo continuo.

Nuestra relación es amplia, profunda e institucionalizada, abarca múltiples sectores y ha sido un vector para intercambios más estrechos, incluidos en los más diversos campos. Continuar avanzando en el fortalecimiento y la actualización de los instrumentos que tenemos a nuestra disposición en la relación bilateral, es fundamental para aprovechar las oportunidades de los miembros, para fortalecer nuestros valores compartidos y para fructificar la prosperidad común en favor de nuestras sociedades.

Nuevamente, deseo a esta delegación parlamentaria mutuo éxito y reitero nuestra voluntad para apoyarlos en el desarrollo de su valioso trabajo, en la construcción de una relación aún más estrecha y fructífera entre México y la Unión Europea.

Muchas gracias.