Muy buenos días. Mis agradecimientos a todos y cada uno de ustedes por haber asistido la mañana de hoy a esta ceremonia, por el trabajo que las diferentes estancias de la ONU, y las diferentes estancias del gobierno federal, pusieron para alcanzar estos resultados. Es una relación, la de México y la ONU, intensa e histórica. La ONU ya calificaría para el programa 65 y Más, en México, a partir de este año.

Y estos 65 años, han sido años en donde se ha generado una cultura de trabajo, una cultura de confianza, que nos ha permitido juntos, a la ONU y a México, identificar espacios comunes, a potenciar el trabajo que juntos podemos hacer en beneficio de México, pero a través de la ONU aprovechar y potenciar también la experiencia de México en beneficio del mundo.

Las Naciones Unidos han encontrado, entre otras vocaciones, una vocación para encontrar, en lo local, en las soluciones locales, experiencias útiles para apuntar a la reflexión global alrededor de problemáticas que nos son comunes.

Este evento, además, ilustra lo importante que es, en la cooperación, el que lo que hagamos dentro de los principios de política de política interior, que sea firme soporte de lo que hagamos fuera en el despliegue de nuestra política exterior.

Otra perspectiva, la ONU en México, el trabajo de cada una de sus diferentes instancias, el trabajo de Marcia, tiene una labor dual. Por un lado sus oficinas en el país fungen como puentes entre México y el mundo, identificando en el mundo lo que puedan aportar para que en los temas en los que estamos trabajando en México puedan ser más exitosos, pero también encontrando, dentro de las políticas exitosas en México, elementos útiles para aportar en el proceso de construcción y soluciones globales.

Se aprecia en este acto, se aprecia en las contrapartes del gobierno mexicano, a las organizaciones de la ONU, justamente esta vinculación entre la política interior y la política exterior. Puede uno enmarcar, en lo que vamos a firmar con la FAO, un ánimo de generar condiciones para un México más incluyente, pero también para un México más próspero, sin duda para un México que vaya acreditando su responsabilidad global y para un México que se compromete también con sus ciudadanos a generar mejores espacios de educación.

Ese mismo hilo conductor está atrás de lo que queremos, juntos, construir con el Fondo de Población de Naciones Unidas; con ONU Hábitat, reconociendo esta realidad cada vez más urbana y los retos que eso implica; y con la UNICEF, que si bien todavía no califica para el 65 y Más, ya le podrían dar descuentes en el INAPAM, y con quien celebramos aquí en la cancillería justo esos 60 años de una permanencia muy fructífera, un trabajo muy comprometido y muy acreditado para la niñez de México y la niñez del mundo.

De nuevo agradezco mucho la presencia y el trabajo de todos y cada uno de ustedes. Estas firmas se inscriben dentro del marco de cooperación de las Naciones Unidas para el Desarrollo, y le van dando concreción a esta agenda temática que identificamos y que nos varía nuestros trabajos durante esta administración. Y resultado de estos trabajos es que hoy podemos concretar la agenda de estas cuatro agencias de la ONU con sus contrapartes mexicanas.

Si les parece entonces a Marcia, a Juan Manuel y a cada una de las instancias que habrán de participar en la firma, los invitaría a que procediéramos en nuestra presencia, la de Marcia, la mía y la del subsecretario, a que firmáramos los instrumentos a que nos ha convocado esta reunión.

De nuevo felicitándoles y agradeciéndoles.

Buenos días.