Senador Luis Miguel Barbosa Huerta, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República. Señoras y señores senadores:

Agradezco, una vez más, la oportunidad de este encuentro con el Senado de la República. En esta sesión hemos podido identificar, desde mi punto de vista, una amplia gama de puntos de vista compartidos.

Como se ha sostenido hoy, la política exterior debe ser un espacio de unidad, de identidad y de convergencia: unidad en la defensa de los intereses nacionales que incluyen, como aquí ha quedado claro entre otros, velar por el buen nombre de México, trabajar por nuestra seguridad y en el entorno internacional impulsar el bienestar de los mexicanos dentro y fuera del país, promover las actividades productivas y comerciales que generan prosperidad y bienestar en México; identidad como mexicanos en torno a nuestros valores fundamentales, los valores que están plasmados en nuestra constitución y que son nuestro patrimonio común; convergencia en las posiciones que como resultado del diálogo podemos construir juntos para fortalecer la labor diplomática de México.

Mi comparecencia forma parte del diálogo que la Secretaría de Relaciones Exteriores mantiene de manera continua con esta honorable cámara sobre los retos y las oportunidades que el escenario internacional presenta a nuestro país.

Mis intervenciones han estado encaminadas a rendir cuentas claras de los retos enfrentados, los logros alcanzados, y los objetivos aún por realizar en la promoción y defensa de los intereses de México en el exterior.

Las grandes directrices de la política exterior del gobierno de la República están plasmadas en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 y en el Programa Sectorial de la Secretaría de Relaciones Exteriores para el mismo período.

Contamos con metas claras, instrumentos definidos y cuadros profesionales que están comprometidos con la alta responsabilidad de representar a México ante el resto del mundo.

Se ha dicho con frecuencia que México es un país de múltiples pertenencias.

En efecto, la geografía nos hizo parte de América del Norte y de América Central, nos dio extensos litorales en el Atlántico y en el Pacífico. La historia nos legó estrechos vínculos culturales con los pueblos de América Latina y el Caribe. Y, en naciones de Europa y África, encontramos importantes raíces de nuestra sociedad y cultura. Nuestra estrategia económica ha propiciado crecientes lazos e intercambios con países de Asia-Pacífico y con otras regiones del mundo.

Geografía, historia y economía han sentado las bases de nuestra actual interacción con el mundo. Somos, sin duda, beneficiarios de ese conjunto de pertenencias forjadas a lo largo de varios siglos.

Y hoy, bajo el liderazgo del presidente Enrique Peña Nieto, tenemos el deber y el reto de transformar estas pertenencias en nuevas oportunidades. Se trata de construir, sobre la herencia recibida, nuevas bases para que México se desarrolle con plenitud.

En cada región enfrentamos retos diferentes y nuestra estrategia, como se ha hecho evidente a lo largo de esta sesión, se ha ajustado a las realidades y oportunidades que encontramos en el conjunto de nuestros vínculos diplomáticos.

A partir de una intensa agenda internacional y de las reformas transformadoras concretadas al interior del país, México despliega actualmente una labor diplomática orientada a ampliar y fortalecer la presencia del país en el mundo. Una labor diplomática que reafirma nuestro compromiso con el libre comercio, la movilidad de capitales y la integración productiva. Una labor diplomática que promueve el valor de la nación mediante la difusión económica, turística y cultural. Y una labor diplomática que vela por los intereses de los mexicanos en el extranjero.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se comprometió a que el mundo reconozca un México que es capaz de hacer frente a los complejos retos que enfrenta, de transformarse para bien.

Con las acciones realizadas en el último año, juntos estamos construyendo y contribuyendo a que México sea un actor conocido por su firme compromiso con sus responsabilidades globales y un país exitoso en abrirse nuevas y más amplias oportunidades de crecimiento y desarrollo.

Muchas gracias por su atención a lo largo de esta comparecencia.