Muchas gracias, muy buenos días, este es el primer encuentro que tenemos entre la Secretaría y sus delegados. La secretaría de Relaciones Exteriores tiene a su cargo, en término generales, cuidar el buen nombre de México en el mundo, y lo hace con una serie de objetivos y utilizando y desplegando un número importante de herramientas.

En esta administración del presidente Peña Nieto somos, además, uno de sus cinco ejes de gobierno. El presidente se planteó trabajar para un México incluyente, un México en paz, un México con educación con calidad, un México próspero y, además, el México que nos toca a nosotros construir y representar que es el México con presencia global.

El actuar de la secretaría incide, de manera directa, en este quinto objetivo, pero de manera indirecta también en los primeros cuatro. En lo que hace a la secretaría, lo que hemos buscado durante esta administración es que nuestra labor redunde también en apoyar el resto de los objetivos de política interior del presidente, que lo que hagamos contribuya a darle a los mexicanos prosperidad, que lo que hagamos se traduzca en un desarrollo incluyente y sostenible, que nuestra labor cotidiana se refleje en que se fortalezca el Estado de Derecho y se generen espacios de paz y seguridad.

Lo hemos tratado de hacer fuera, potenciando las pertenencias geográficas y económicas que tiene México.

Nuestras pertenencias geográficas son claves y hemos buscado acercarnos a ellas, una relación dinámica, amplia, importante con la zona del norte. Con Norteamérica, región con la que comerciamos más de un millón de dólares cada minuto, que implica más de un millón de cruces legales todos los días, y que tiene por razones de demografía y de aspectos energéticos, el potencial de convertirse en una región muy competitiva y muy dinámica.

Somos igualmente centroamericanos. Con Centroamérica ya comerciamos casi lo mismo que comerciamos con España, más de 10 mil millones de dólares todos los días. Implica una frontera con enormes retos, no solamente el de facilitar el comercio, la inversión, somos uno de los inversionistas más importantes en el mundo, sin que esto sorprenda en Centroamérica, el paso seguro de la migración, el trabajo cotidiano de una frontera que no está exenta de conflictos, el reto de zonas de enorme marginación y retraso, y la oportunidad de hacer de todo esto un elemento adicional de competitividad y desarrollo.

Somos también latinoamericanos por afición, por cultura, por raíces, y hemos tratado de hacer un trabajo que va desde el Pacífico, a través de la Alianza, hasta el Atlántico, fortaleciendo relaciones estratégicas como las que tenemos también con Argentina y con Brasil.

Deseamos mucho, y en esta administración hemos tratado de darle concreción, que el Caribe es nuestra tercera frontera. Solamente con Cuba tenemos mil 250 kilómetros de litorales, en ocasiones a menos de 100 millas de distancia de la Península de Yucatán.

Hemos buscado en el Caribe identificar retos y oportunidades que nos sean conjuntas para enfrentar los retos de manera coordinada y aprovechar de manera integral las oportunidades que el Caribe nos ofrece.

Compartimos la cuenca del Pacífico con la región asiática, una cuenca de gran dinamismo a la que México aporta y a la que México aspira también ser parte.

Y, finalmente, y más allá de nuestra geografía, tenemos una pertenencia con los países del G20, y en la revisión y en la profundidad de la relación con esos países encontramos algunas que están muy desarrolladas, y otras en las que tenemos que hacer enorme trabajo.

Siendo muy relevante todo este panorama que aquí describo, el día a día de la secretaría es el que llevan ustedes. En muchas ocasiones el único servicio de gobierno federal al que se acerca el ciudadano, es el que busca de cada una de nuestras 44 delegaciones, apoyadas en estas 160 oficinas de enlace, es justamente la búsqueda del pasaporte, además de orientación, atención y cooperación.

Todos los días, en las delegaciones que ustedes dirigen, se expiden más de 15 mil pasaportes, hay algunos delegados que expiden sólo cerca de mil, se dan aproximadamente 15 mil espacios de apoyo y de atención consular.

En lo que va de la administración se han expedido casi 3 millones de pasaportes, más o menos la tercera parte del saldo de pasaportes vigentes se han renovado en algunas de sus delegaciones en lo que va de la administración.

Y, además, pretendemos que nuestros delegados sean el rostro visible de la secretaría, que trabajen y se coordinen con estados y municipios, que nos den atención y apoyo en las zonas fronterizas, en donde les toca atender un altísimo flujo de personas con todo tipo de problemáticas.

Y hacer todo esto al tiempo que enfrentamos el enorme reto de consolidarnos como una instancia de servicio eficaz, como una instancia de servicio eficiente, que tratamos de modernizarnos para que seamos un buen medio de cooperación, un buen medio de promoción y un buen medio de apoyo en las comunidades que estamos insertos, en las que participamos y en las que trabajamos.

Por parte nuestra, por parte de la administración central de la secretaría, hay absoluta claridad de que tenemos que trabajar y así lo hemos venido haciendo, en dotarlos, dotar a las delegaciones de oficinas adecuadas que les permitan brindar este servicio de mejor manera, con mayores elementos de calidad.

Tenemos que fortalecer todo el tren del proceso de emisión de pasaportes y tenemos que hacerlo cuidando su seguridad, tenemos que hacerlo cuidando que se cumplan los estándares internacionales en esa materia.

Estamos preocupados por darles todos aquellos elementos necesarios para que, desde la delegación, se puedan dar mejores servicios y apoyos, no solamente en la expedición de pasaportes, sino en la labor destacada que hacen todos y cada uno de ustedes en materia de apoyo a servicios jurídicos, en materia de promoción económica, cultural, académica, turística, labores de asistencia y protección consular.

La gente dimensiona mucho el espacio público y lúdico de la secretaría, pero no se da cuenta del trabajo que hacen los delegados cuando tenemos un accidente en el tren fronterizo, cuando se separa y se repatria a un menor que no está acompañado, cuando se le da apoyo, en la delegación en el estado, a una visita que viene del extranjero, cuando se realiza un espacio que requiere su apoyo y dedicación en materia cultural, cuando se nos vincula con los jóvenes en espacios educativos.

Estamos elaborando, para darles este apoyo, indicadores específicos, procesos bien definidos que nos permitan no solamente identificar el trabajo que se está haciendo, sino poder difundirlo de mejor manera, poder destacar de mejor manera lo mucho que se está haciendo en nuestras delegaciones y poder dar cada vez mejores instrumentos para poderlos hacer.

Hemos estado, en este año y fracción, haciendo un diagnóstico realista y claro. Hemos venido identificando necesidades y subrayando, ante todo, que pese a estas necesidades, y teniendo claro los retos que tenemos, se ha cumplido con los plazos y se ha entregado el servicio de buena manera.

Ya el día de hoy hemos reubicado las delegaciones con sede en Acapulco, Aguascalientes, La Paz y Puebla. Estamos en el proceso de reubicar también Toluca, Guadalajara, León, Tepic, Pachuca, San Luis Potosí y Tapachula. Al paso al que vamos con este ritmo, habremos de fortalecer nuestra presencia física en la mayor parte de los estados antes de que termine la administración.

Seguiremos trabajando en la reubicación, en el mantenimiento y en el equipamiento de aquellas sedes que lo requieran, y nuestro compromiso con ustedes es que vamos a hacer lo necesario para que tengan los recursos suficientes para atender a la ciudadanía con compromiso y liderazgo. Esto implica un involucramiento de muchas áreas de la secretaría, con las que se coordinan ustedes de manera destacada.

En la reunión que hoy se coordinó tendrá, además, la participación de funcionarios y de expertos de afuera de la Cancillería que refleja también que los retos nuestros no se agotan ni se resuelven, solamente con los apoyos que tenemos en casa, sino que requerimos de apoyos y acompañamientos y hacemos trabajo internacional y doméstico para lograrlo.

El camino que tenemos hacia delante no va a ser fácil, pero si lo hacemos bien estará lleno de recompensas. La primera, la más importante, una ciudadanía que cuando se acerca a nuestras delegaciones, que cuando ve el emblema, el símbolo de la secretaría sepa que en esa instancia le van a dar el apoyo, el servicio y la protección que requiera.

De nuevo, felicito a quienes organizaron esta reunión, a quienes escogieron el puerto de Acapulco como su marco, porque estoy seguro que nos resultará útil, que implicará un buen espacio de acercamiento y de convivencia que les dará a ustedes mejores elementos de comprensión de cuál es la estrategia que queremos desplegar, que nos dará a nosotros mejores elementos y más calidad de lo que requieren para hacerlo de manera exitosa.

Terminaría haciéndoles un reconocimiento y un agradecimiento a todos y cada uno de quienes aceptaron la invitación de sumarse a este proyecto que encabeza el presidente Peña Nieto, de colaborar de manera cercana, integral con la secretaría, en que tenga certeza, todo mundo que se acerque a un espacio de la secretaría, de que será atendido en condiciones de excelencia.

Yo le reconozco su esfuerzo y su trabajo y, por parte nuestra, haremos lo que esté en nuestras manos para hacer que la gestión de ustedes y el liderazgo de ustedes en las oficinas que encabezan se acredite todos los días.

Muchas gracias y bienvenidos a esta primera Reunión Nacional de Delegados, espero que sigan organizando más, muchas gracias y muy buenos días.