Agradezco, por conducto del Secretario General de Gobierno Arturo Zamora, la hospitalidad brindada por el Gobierno de Jalisco, así como el honor que me han hecho los Senadores Raúl Cervantes y Teófilo Torres Corzo de invitarme a este foro.

Ser sede por segunda ocasión de la Reunión Anual del Foro Parlamentario Asia-Pacífico es una distinción muy importante para México.

Esta importante reunión es ocasión propicia para refrendar el compromiso de México de promover la cooperación entre las naciones de la región para contribuir a la paz, la estabilidad y la prosperidad en Asia-Pacífico.

Los parlamentos de la región latinoamericana han sido instrumento valioso para fortalecer la vinculación entre las subregiones de la cuenca del Pacífico.

Como lo dijo el Senador Raúl Cervantes Andrade, Presidente de la Mesa Directiva del Senado mexicano, en la inauguración de esta 22ª reunión anual, entre América Latina y el Asia Pacífico se han firmado más de 20 acuerdos de libre comercio desde el 2004, y un 80 por ciento ya se han implementado.

En particular, México ha tenido en los últimos años una participación cada vez más intensa en la región por el valor estratégico y el dinamismo que ésta tiene. Para lograrlo, los parlamentarios que participan en estas sesiones han intercambiado historias de éxito y puntos de vista sobre cómo superar desafíos.

Por su parte, también en el Senado de la República, la Comisión Asia-Pacífico ha desarrollado una actividad muy destacada en el diálogo y la promoción de los intereses de México en la región.

El Senador Teófilo Torres Corzo lo expresó claramente en su mensaje de bienvenida: cabe más en la mano abierta que en el puño cerrado, es decir, habrá más crecimiento y prosperidad en una visión de apertura y cooperación, que en el retraimiento económico.

En la Cámara de Diputados se han conformado grupos de Amistad Parlamentaria con diversos países del área.

Nos congratulamos que este Foro, cuya importancia se ha acrecentado a la par del crecimiento de la influencia política y económica de la región, haya celebrado su reunión anual en nuestro país, y muy especialmente que en él participen destacados representantes parlamentarios de los países de Asia-Pacífico.

Efectivamente, cuando este Foro inició sus trabajos en 1993, la Declaración de Tokio establecía que la región de Asia Pacífico debía responder con eficacia a las nuevas circunstancias del mundo de entonces, y construir sobre la base de un nuevo orden de estabilidad y prosperidad.

Poco después, en 1997, la Declaración de Vancouver era más directa al señalar que sólo se mantendría el dinamismo de la región como un motor eficiente de crecimiento global si se continuaba liberalizando y facilitando el comercio y la inversión en Asia Pacífico.

A todas luces, esas proyecciones se cumplieron y esa visión probó ser acertada. La región cuenta hoy con la fortaleza económica y el potencial para seguir mejorando el nivel de vida de sus poblaciones.

Los países miembros de este foro parlamentario forman una región con más de 2,820 millones de personas (40% del total) y ocupan casi la mitad de la superficie total del mundo.

De 1983 a la fecha, la región ha aumentado en 7.5 puntos su participación en la producción mundial [de 53% al 57%]. Este aumento es producto de un crecimiento anual promedio desde 1983 de 5.2%, comparado con el crecimiento de 4.4% que se observó a nivel mundial.

El hecho de que Asia-Pacífico se haya convertido en un motor de crecimiento económico de envergadura global se sustenta en que de 1980 a 1990, los países de Europa Occidental y EU concentraron el 40% del crecimiento económico mundial en términos de paridad de poder de compra, según el FMI. En contraste, de 2000 a 2010, las seis principales economías de Asia Oriental sumaron más del 40% del crecimiento global.

Asia-Pacífico es la región de mayor dinamismo comercial. El mayor exportador del mundo es China y dentro de las 8 mayores potencias exportadoras de encuentran 4 del litoral de Asia Oriental: China, Japón, Corea del Sur y Rusia.

La región es una zona con grandes oportunidades para la inversión y el comercio. El 57% de la inversión en capital a nivel mundial se realiza en esta región de vanguardia, y el compromiso de estos países con el libre comercio es evidente, pues 44% del comercio mundial se realiza en los países miembros.

Actualmente, cerca de dos terceras partes del consumo de energía se realiza en la región, un incremento importante con respecto al poco más de la mitad que se consumía en 1983 [de 57 a 63%, un aumento de10%]. En ese mismo año los habitantes de los países miembros contaban con 199 millones de líneas telefónicas y ahora este número alcanza casi los 700 millones.

Estas cifras también ponen en contexto la relevancia actual de la región y dan sustento al esfuerzo que estamos llevando a cabo y consolidar a Asia-Pacífico como región clave en la diversificación de los vínculos de México con el exterior.

Nuestra participación en los foros clave de la región así lo demuestra: Conferencia Anual 2013 del Foro Boao para Asia, en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC); el Consejo de Cooperación Económica del Pacífico (PECC) y el Foro de Cooperación América Latina-Asia del Este (FOCALAE).

Como lo adelantó ya el Secretario de Economía, México participa activamente en dos de los mecanismos y negociaciones de integración económica más importantes del mundo: la Alianza del Pacífico y el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

En la Alianza del Pacífico, Chile, Colombia, Perú y México hemos sumado esfuerzos y aprovechado nuestras complementariedades, para generar un espacio de libre movilidad de bienes, servicios, personas y capitales.

Buscamos que esta Alianza sea un puente de Latinoamérica con Asia-Pacífico. Actualmente China, Corea, Japón, Australia y Nueva Zelandia participan como observadores de la Alianza del Pacífico, y Singapur presentó en noviembre de 2013 su solicitud para ser observador.

Al revisar la contribución económica de la región, no sorprende que en todas las agrupaciones formales e informales de países de alto crecimiento y desempeño figuren con relevancia los países asiáticos: los “Eagles”, “Next 11”, los CIVETS…

De ahí también el impulso que hemos buscado darle al espacio propio de diálogo político de México con países como Indonesia, Turquía, Corea del Sur y Australia, grupo que hemos denominado MIKTA y cuyos miembros son compañeros adecuados de viaje en materia de reflexión e iniciativa.

México plenamente suscribe la visión que anima a este foro y perseverará en su esfuerzo por fortalecer la colaboración con países del Asia Pacífico cuya experiencia es valiosa y oportuna.

En todos estos logros y en el esfuerzo que continuaremos desplegando, hemos contado siempre con el acompañamiento constructivo y cercano del Congreso de la Unión.

México seguirá compartiendo con las naciones representadas en este Foro sus conocimientos derivados de su evolución histórica reciente y de su acción internacional, tanto bilateral como multilateral. Conminamos a todos sus miembros a cooperar de esta misma manera y por ello les estamos agradecidos.

El Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto reitera que estará atento y brindará su apoyo a los trabajos y objetivos del Foro.

Por mi parte, expreso mi reconocimiento para nuestros senadores y diputados, y mi apoyo para la importante labor parlamentaria que realizan a favor de México y de su desarrollo, y para impulsar a nuestro país como un actor globalmente responsable y solidario.

Muchas gracias.