El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, concluyó hoy su visita de trabajo a la ciudad de Washington, D. C., que tuvo como objetivo fortalecer la coordinación entre México, Estados Unidos y Canadá para que América del Norte sea la región más dinámica y competitiva.

De cara a la Cumbre de Líderes de América del Norte, que se celebrará en México el mes próximo, el secretario Meade participó en la reunión trilateral de cancilleres. Acordó con sus homólogos de Estados Unidos, John Kerry, y de Canadá, John Baird, enfocar los esfuerzos de los tres gobiernos para impulsar la prosperidad compartida e incluyente.

Además, destacó los beneficios de ampliar la agenda regional a nuevos ámbitos, como la educación, ciencia, tecnología e innovación. Se analizaron también temas globales de interés común.

En su encuentro bilateral con el secretario Kerry, se pasó revista al cumplimiento de los acuerdos alcanzados durante la visita a México del presidente Obama en mayo de 2013. Se reafirmó el compromiso de ambos gobiernos con el diálogo económico en temas estratégicos y con los objetivos del Foro Bilateral sobre Educación Superior, Innovación e Investigación (FOBESII).

El canciller Meade reconoció las acciones del gobierno de Estados Unidos para buscar el cumplimiento del fallo Avena de la Corte Internacional de Justicia, a la vez que expresó profunda preocupación por la decisión del estado de Texas de mantener la fecha de ejecución del nacional mexicano Edgar Tamayo.

En la reunión con el ministro Baird se acordó intensificar el diálogo del alto nivel entre ambos países, en congruencia con la intensidad y profundidad de los vínculos bilaterales. Se dio seguimiento también a los pasos acordados para atender temas específicos en la relación, como el requisito de visa a nacionales mexicanos y asuntos de índole comercial.

El canciller Meade sostuvo un almuerzo de trabajo con miembros del Consejo de las Américas, organización empresarial que promueve los negocios y el desarrollo en el continente. Habló sobre el momento que vive México, la solidez de sus instituciones democráticas, su estabilidad económica y las reformas estructurales que fueron aprobadas por el Congreso de la Unión durante el primer año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, y destacó las oportunidades que México ofrece para el comercio y la inversión productiva.

América del Norte genera cerca del 30% de la producción mundial, así como 13.2% de las exportaciones globales y tiene una población total de alrededor de 470 millones de personas. En los últimos 20 años, bajo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el comercio intrarregional aumentó 265% y el año pasado superó la cifra histórica de un billón de dólares (un millón de millones).