Como resultado de años de estrecha coordinación entre los gobiernos federales de México y Estados Unidos, y con la participación y apoyo central de las autoridades estatales y locales, el 16 de agosto de 2013 se finalizarán algunos componentes del proyecto de ampliación y modernización del puerto fronterizo de Tijuana-San Ysidro. Estas modificaciones incrementarán la capacidad de las filas del puerto fronterizo y facilitarán los flujos de pasajeros que cruzan la frontera.

A las 12:00 horas del viernes 16 de agosto, México abrirá cinco nuevos carriles en dirección norte en el antiguo acceso conocido como Puerta México, con el objeto de canalizar el tráfico hacia las casetas de inspección existentes de Estados Unidos. Se incrementará considerablemente la capacidad de las filas en el puerto, reduciendo los embotellamientos en las calles de Tijuana.

De manera simultánea, Estados Unidos abrirá, por primera vez, los 25 carriles de inspección hacia el norte, los cuales estarán disponibles durante un periodo de prueba. Los usuarios pueden anticipar tiempos de espera reducidos durante este periodo, ya que se contará con personal suficiente para operar todas las casetas disponibles, los carriles de tráfico regular y del programa Ready Lane. A partir del lunes 19 de agosto, a las 8 de la mañana, algunos carriles serán cerrados de manera escalonada para construir una cubierta de acero.

México se encuentra próximo a finalizar el nuevo edificio peatonal en la parte este del puerto fronterizo. Una vez que inicie operaciones, en octubre de 2013, este nuevo acceso hacia el sur agilizará el cruce de peatones que ingresan a México.

Los gobiernos federales de México y Estados Unidos, reiteran su compromiso para continuar trabajando en mejorar la infraestructura a lo largo de nuestra frontera común, que es un componente clave para el desarrollo social y económico de la región Tijuana-San Diego y de ambas naciones.

El proyecto de ampliación y reconfiguración del puerto fronterizo, el cruce fronterizo de pasajeros más transitado del mundo, es una de las más altas prioridades de la agenda bilateral.