El gobierno de México lamenta la decisión del Gran Jurado del Condado de Tarrant, Texas, en el sentido de no presentar cargos en contra de Robert Clark, oficial del Departamento de Policía de Grapevine, quien disparó y privó de la vida al ciudadano mexicano Rubén García Villalpando, cuando éste se encontraba con las manos arriba y desarmado al momento de su detención.

El gobierno de México, respetuoso del proceso judicial estadounidense, reitera su firme llamado a que se revisen los protocolos del uso de la fuerza letal por las agencias de aplicación de la ley en Estados Unidos ante los repetidos incidentes fatales que se han presentado en los últimos meses en perjuicio de ciudadanos mexicanos.

En este sentido, se ha instruido a nuestra embajada que se reúna a la brevedad con las autoridades del área de Derechos Civiles del Departamento de Justicia para abordar este tema.

El gobierno de México, a través del Consulado General en Dallas, continuará brindando asistencia jurídica y acompañamiento a la familia del fallecido en el curso de la demanda que se ha presentado por la vía civil ante tribunales estadounidenses, en relación con la probable responsabilidad por su muerte.